El castigo sin venganza: 045

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 045 de 124
El castigo sin venganza Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LUCRECIA:

            Tu discurso me ha causado
            lástima y admiración;
            que tan grande sinrazón
            puede ponerte en cuidado.
            ¿Quién pensara que casado
            fuera el duque tan vicioso,
            o que no siendo amoroso,
            cortés, como dices, fuera,
            con que tu pecho estuviera
            para el agravio animoso?
            En materia de galán
            puédese picar en celos,
            y dar algunos desvelos,
            cuando dormidos están
            el desdén, el ademán,
            la risa con quien pasó,
            alabar al que la habló,
            con que despierta el dormido;
            pero celos a marido,
            ¿quién en el mundo los dio?
            ¿Hale escrito vuestra alteza
            a su padre estos enojos?

CASANDRA: No, Lucrecia; que mis ojos

            sólo saben mi tristeza.

LUCRECIA: Conforme a la naturaleza

            y a la razón, mejor fuera
            que el conde te mereciera
            y que contigo casado,
            asegurado su estado,
            su nieto le sucediera.
               Que aquestas melancolías
            que trae el conde, no son,
            señora, sin ocasión.


El castigo sin venganza de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III