El castigo sin venganza: 049

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 049 de 124
El castigo sin venganza Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


FEDERICO:

            Muy bien tu ingenio y tu valor me exhorta.
            Señor, cuando centellas rutilantes
            escupe alguna fragua, y el que fragua
            quiere apagar las llamas resonantes,
            moja las brasas de la ardiente fragua;
            pero rebeldes ellas, crecen luego,
            y arde el fuego voraz lamiendo el agua.
            Así un marido del amante ciego
            templa el deseo y la primera llama;
            pero puede volver más vivo el fuego;
            y así, debo temerme de quien ama;
            que no quiero ser agua que le aumente,
            dando fuego a mi honor y humo a mi fama.

DUQUE:

            Muy necio, conde, estás e impertinente.
            Hablas de Aurora, cual si noche fuera,
            con bárbaro lenguaje e indecente.

FEDERICO:

            Espera.

DUQUE:

            ¿Para qué?

FEDERICO:

            Señor, espera.
Vase el DUQUE

BATÍN:

            ¡Oh qué bien has negociado
            la gracia del duque!


El castigo sin venganza de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III