El castigo sin venganza: 058

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 058 de 124
El castigo sin venganza Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CASANDRA:

            Detén, Federico ilustre,
            las lágrimas; que no ha dado
            el cielo el llanto a los hombres,
            sino el ánimo gallardo.
            Naturaleza el llorar
            vinculó por mayorazgo
            en las mujeres, a quien,
            aunque hay valor, faltan manos.
            No en los hombres, que una vez
            sólo pueden, y es en caso
            de haber perdido el honor,
            mientras vengan el agravio.
            ¡Mal haya Aurora, y sus celos,
            que un caballero bizarro,
            discreto, dulce y tan digno
            de ser querido, a una estado
            ha reducido tan triste!

FEDERICO:

            No es Aurora; que es engaño.

CASANDRA:

            Pues, ¿quién es?

FEDERICO:

            El mismo sol;
            que de esas auroras hallo
            muchas siempre que amanece.

CASANDRA:

            ¿Que no es Aurora?

FEDERICO:

            Más alto
            vuela el pensamiento mío.


El castigo sin venganza de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III