El castigo sin venganza: 075

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 075 de 124
El castigo sin venganza Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CASANDRA:

            Pues oye una antigua historia;
            que el amor quiere valor:
            Antíoco, enamorado
            de su madrastra, enfermó
            de tristeza y de cuidado.

FEDERICO:

            Bien hizo si se murió;
            que yo soy más desdichado.

CASANDRA:

            El rey su padre, afligido,
            cuantos médicos tenía
            juntó, y fue tiempo perdido;
            que la causa no sufría
            que fuese amor conocido.
            Mas Eróstrato, más sabio
            que Hipócrates y Galeno,
            conoció luego su agravio;
            pero que estaba el veneno
            entre el corazón y el labio.
            Tomóle el pulso y mandó
            que cuantas damas había
            en palacio entrasen.

FEDERICO:

            Yo
            presumo, señora mía,
            que algún espíritu habló.

CASANDRA:

            Cuando su madrastra entraba,
            conoció en la alteración
            del pulso, que ella causaba
            su mal.


El castigo sin venganza de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III