El celoso prudente (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Personas
Pág. 001 de 153
El celoso prudente


El celoso prudente Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• El REY de Bohemia
• SIGISMUNDO, príncipe
• Don SANCHO, caballero
• LISENA, dama


• DIANA, dama
• LEONORA, princesa
• FISBERTO, viejo
• ALBERTO, infante


• ENRIQUE, marqués
• GASCÓN, lacayo
• CAROLA, criada
• ORELIO, criado


• LAURINO,criado
• FULCIANO, criado
• ACOMPAÑAMIENTO




>>>

Escena I
Pág. 002 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


Salen LISENA y DIANA.
LISENA tiene en la mano un librillo
de cera blanca encendido,y en la otra
un papel que DIANA quiere quitarle
LISENA:

               No has de verle. Sueltalé;
               que ya pecas de cansada.
               Mira que le rasgaré.

DIANA:

               ¿Tú has de encubrirme a mi nada?
               Bien lo que me amas se ve.
               ¡Tú a tal hora en el jardín
               sola, con luz y papel,
               sin que yo sepa a qué fin!
               ¿Merece saber mas de él
               que yo esta murta y jazmín?
               Si de testigos te enojas,
               que hablar puedan en tu mengua
               cuando cuentes tus congojas,
               yo solo tengo una lengua,
               e infinitas estas hojas.
               Murmurar las siento aquí
               con cualquier aura liviana,
               y debe de ser de ti;
               porque siendo yo tu hermana,
               no te osas fiar de mí.
               Lisena, suelta el papel
               o dime lo que contiene
               y a quien estimas en él.


<<<
>>>

Pág. 003 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


LISENA:

               Ni que lo sepas conviene
               ni una letra has de ver de él.

DIANA:

               ¿No soy tu hermana mayor?

LISENA:

               ¿Qué importa aquí el parentesco
               donde el secreto es mejor?

DIANA:

               Pues que verle no merezco,
               venta será del honor;
               que por ser de mí estimado
               en el extremo que entiendes,
               a encubrirle te ha obligado.

LISENA:

               Bien sé, hermana, que pretendes
               que te diga mi cuidado;
               y por eso hablas ansí,
               aunque en diverso conceto
               estoy acerca de ti;
               y pues te guardo el respeto
               que tú me pierdes a mí,
               ni de esa suerte me trates
               ni por fuerza saber quieras
               lo que es.


<<<
>>>

Pág. 004 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


DIANA:

               Cuando te recates
               de que sepa tus quimeras
               y encubras tus disparates,
               como en cosas del honor
               no toquen, no soy curiosa;
               mas soy tu hermana mayor.
               Ésta es hora sospechosa;
               el papel, encubridor
               de algún liviano suceso;
               la luz, señal que procuras
               publicar tu poco seso;
               que el yerro que se hace a escuras
               alivia a la afrenta el peso;
               el sitio no conveniente
               para quien profesa honor
               y el riesgo que corre siente;
               caviloso tu temor,
               o al menos impertinente
               pues has dado en recelarte
               de mí con tan necio extremo.
               Soy tu sangre, tengo parte
               en tu mal o bien, y temo
               no haya venido a engañarte
               quien a tal hora provoca
               tus deseos inconstantes;
               que una travesura loca
               es mal de participantes
               que a todo un linaje toca.


<<<
>>>

Pág. 005 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


LISENA:

               En mejor reputación
               esté mi fama contigo.
               No sé yo por qué razón
               me das antes el castigo
               que mi culpa la ocasión.
               Mis pensamientos, si en ellos
               se han fundado los enojos
               con que intentas ofendellos,
               tan altos son, que tus ojos
               no han de alcanzar ni aun a vellos.
               Si eres mi mayor hermana,
               y temes que he de ofenderte,
               trátame mejor, Diana;
               y si malicias, advierte
               que la malicia es villana
               y que, aunque en los nacimientos
               tu edad más respetos cobra,
               te aventajo en pensamientos,
               pues del valor que les sobra
               te puedo dar alimentos.
               Si aquí a tal hora me ves,
               advierte, aunque maliciosa,
               crédito a quimeras des,
               que no hay hora sospechosa,
               si la persona no lo es.
               Y que como no la esmalta
               el sol, de los cielos vida,
               por si algún temor me asalta,
               vengo con luz encendida,
               supliendo lo que le falta,
               señal que no ha de temerse
               cosa indigna de mi ser
               y que de mí ha de creerse,
               que aun de noche no sé hacer
               cosa que no pueda verse.


<<<
>>>

Pág. 006 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


LISENA:

               Este papel que ha causado
               la inquietud que en ti se ve,
               aunque le hayas injuriado,
               basta que en mi mano esté,
               para estar calificado.
               Y el sitio, pues yo le piso,
               da nuevo ser a su ornato
               y a tus sospechas aviso
               y, aunque culpes mi recato
               porque llamarte no quiso,
               no importa; que él es discreto,
               y yo basto a dar valor
               contra tu ruin conceto,
               a sitio, noche, temor,
               la luz, papel y el secreto.

DIANA:

               Pues ¿puédesme tú negar,
               que enamorados desvelos
               no te han hecho trasnochar?

LISENA:

               Mas ¿si me pidieses celos?

DIANA:

               Bien sabes que no sé amar,
               y que hasta agora no ha habido
               quien me haya puesto en cuidado.

LISENA:

               Ya yo sé que te has querido
               alzar con el principado
               de la crueldad y el olvido
               y que cuantos quieren bien,
               una Anajarte alemana
               en tu severidad ven,
               siendo en el nombre Diana
               como en belleza y desdén.
               Y así yo que con temor
               ando de ver el extremo
               de tu intratable rigor,
               huyo de ti porque temo
               a quien nunca tuvo amor.


<<<
>>>

Pág. 007 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


DIANA:

               ¡Gracias a Dios que he sacado
               en limpio esta confusión!
               En fin, ¿amor te ha quitado
               el sueño, y como ladrón
               de noche te ha salteado?
               Ya, pues los principios sé,
               saber puedo lo demás.
               ¿Quién el venturoso fue,
               en cuyo papel estás
               deletreando su fe?
               Dime, Hermana, la verdad.
               Ea...

LISENA:

               Háceseme grave
               descubrir mi voluntad
               a quien, porque amar no sabe,
               es de ajena facultad.

DIANA:

               No tanto, que aunque no adore,
               ni tus desvelos imite,
               favorezca, escriba y llore
               ni la práctica ejercite
               vuestra teórica ignore.
               De amor sé la pasión ciega
               quizá mejor que quien tira
               sus gajes y al centro llega
               de su esfera; que quien mira,
               más alcanza que el que juega.
               Conservo mi libertad;
               mas no porque no consiento
               tu amorosa ceguedad
               eches al entendimiento
               culpas de la voluntad.
               Acaba; declárate.


<<<
>>>

Pág. 008 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


LISENA:

               ¿Haste de enojar conmigo?

DIANA:

               ¿Tan baja tu elección fue
               que estás temiendo el castigo
               si la prenda que amas sé?

LISENA:

               Antes es tan generosa
               que entiendo, en siendo sabida
               de ti mi elección honrosa,
               que me llames atrevida
               y me riñas envidiosa.

DIANA:

               ¡Válgame Dios! ¿Quién será
               este hipérbole de amor?
               ¡Para aqueste monte ya!

LISENA:

               Si el conde de Peñaflor
               fuese el que ocasión me da
               de estimarle, ¿qué dirías?

DIANA:

               Que a tu sangre corresponde
               el amor que en ella crías.

LISENA:

               ¿Y si fuese más que el conde?

DIANA:

               ¿Más que el conde? Desvarías.

LISENA:

               ¿Si Enrique de Oberisel,
               del rey privado y sobrino,
               me escribiese este papel...?
               ¿No es más galán? ¿No es más dino
               que el conde?

DIANA:

               Es monstro con él.
               La alemana bizarría
               se avergüenza en su presencia.
               ¡Dichosa tú, hermana mía!

LISENA:

               Si me amase una excelencia,
               en vez, de una señoría,
               con más razon te admiraras.


<<<
>>>

Pág. 009 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


DIANA:

               ¿Excelencia?

LISENA:

               El duque Arnesto
               ¿no puede, si en él reparas,
               amarme con fin honesto?

DIANA:

               Señales vas dando claras
               que estás loca. Un caballero
               es nuestro padre, leal,
               de noble sangre y acero
               que tuviera más caudal
               a querer ser lisonjero;
               y, por igualar su hacienda
               con la altiva inclinación
               que su valor me encomienda,
               doy desdeñosa ocasión
               a que amor de mí se ofenda;
               que a falta de fundamentos
               del oro, que no hace caso,
               ni admite merecimientos,
               por no casar mal, me caso
               con mis mismos pensamientos.
               Mira tú, siendo mi hermana,
               y no con mayor tesoro,
               si es la elección que haces vana
               cuando Amor con flechas de oro
               hiere, por lo que en él gana.
               Si el duque a amarte se mueve,
               tomará a censo tu honor;
               mas mira que si se atreve,
               no hay noble buen pagador
               ni es príncipe el que no debe.


<<<
>>>

Pág. 010 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


LISENA:

               ¿Basta a que de la grandeza
               de una excelencia admirar
               le dé ocasion la pobreza?
               Pues aun más te has de espantar
               cuando me llames alteza.

DIANA:

               Anda, necia.

LISENA:

               Ese retrato
Sácale
               antes que leas el papel,
               diga si verdad te trato.

DIANA:

               A Sigismundo veo en él.

LISENA:

               Y antes que pase gran rato,
               verás el original
               de ese gallardo traslado.

DIANA:

               En amor tan desigual
               donde el pincel ha firmado,
               recelo algún grande mal.
               Sigismundo es heredero
               de Carlos, rey de Bohemia;
               Tú, hija de un caballero,
               a quien la Fortuna premia,
               más en sangre que en dinero.
               El Rey espera a Leonora,
               de Hungría infanta, y tan bella,
               que hasta la envidia enamora,
               para que case con ella
               el príncipe que la adora.
               Por ella en Belgrado está
               su hermano el infante Alberto,
               y deben de llegar ya
               pues si el casamiento es cierto
               de quien retratos te da,
               ¿qué puedes tú pretender
               de tan desigual amor,
               ni qué alteza puede haber
               que no derribe tu honor,
               no siendo tú su mujer?


<<<
>>>

Pág. 011 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


LISENA:

               Satisfágate a esa duda
               ese papel, que ya puedes
               ver discreta y guardar muda
               para que segura quedes
               y Amor a mi dicha acuda.
               Y sin hacer más espantos,
               callando tu discreción,
               advierte en favores tantos
               que es carta de obligación
               pero no con "sepan cuantos";
               que en saberlo pocos, creo
               que el fin que espero verás
               y de mi honra el empleo.

DIANA:

               ¡Qué satisfecha que estás!

LISENA:

               Veráslo si lees.


<<<
>>>

Pág. 012 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


DIANA:

               Pues, leo.
Lee
               "Mi padre el rey, prenda mía,
               me da esposa y no sois vos,
               como si Amor, siendo dios,
               preciase estados de Hungría.
               Antes que llegue este día
               esta noche Amor concierta
               daros la posesión cierta
               que a Leonora os adelanta
               porque en viniendo la infanta,
               halle cerrada la puerta.
               La mano os tengo de dar
               sin poner mi amor por obra
               que no soy como el que cobra
               sin intención de pagar.
               Sólo os quiero asegurar
               que en honesto amor me fundo
               y que, desmintiendo al mundo,
               contra el gusto y el poder,
               sabe amar sin ofender
               a su esposa, --Sigismundo."


<<<
>>>

Pág. 013 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


DIANA:

               A tan segura firmeza,
               tan nunca visto valor,
               tan no esperada grandeza,
               ¿qué mucho triunfe tu amor
               de la mudanza y pobreza?
               Sólo Sigismundo es
               quien nombre puede adquirir
               de amante firme y cortés
               que el hacer junta al decir
               y da afrenta al interés.
               Ya por él perfeto queda
               el amor, a quien obliga
               a que estimarse en más pueda,
               que estaba lleno de liga
               como la baja moneda
               y en el fuego del valor
               con que su fama acredito
               sabe apartar del amor
               la mezcla del apetito
               para acendrarle mejor.
               A amar tu pobreza vino,
               quilatando su decoro;
               que amor desnudo y divino
               cuanto está más limpio de oro,
               tanto es más perfeto y fino.
               Injuria, hermana, me has hecho
               el tiempo que no me has dado
               cuenta de tu honra y provecho.


<<<
>>>

Pág. 014 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


LISENA:

               Aunque amor comunicado
               dicen que dilata el pecho,
               temí la envidia, Diana,
               que te pudiera causar.

DIANA:

               No es mi inclinación villana.

LISENA:

               No, mas es propio envidiar
               una hermana a la otra hermana.

DIANA:

               Pues ¿puédeme estar mal, di,
               que en Bohemia el reino goces?

LISENA:

               Ya lo ves.

DIANA:

               Pues que de mí
               lo que te quiero conoces,
               deposita desde aquí
               secretos dentro la esfera
               de mi pecho que, constante,
               verte ya reinar quisiera.

LISENA:

               Mal sabrás, no siendo amante,
               saber servir de tercera.

DIANA:

               Todo el ingenio lo alcanza.
               Mas dime, ¿qué tanto ha
               que entre el temor y esperanza
               el príncipe por ti está
               dando guerra a la mudanza?

LISENA:

               Que me quiere bien, ha un año
               me jura, y que yo lo sé
               un mes.

DIANA:

               ¡Sufrimiento extraño!
               ¿Y quién el Mercurio fue
               de este provechoso engaño?


<<<
>>>

Pág. 015 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


LISENA:

               Harto humilde, te prometo.
               Gascón, lacayo de casa,
               a falta de otro sugeto,
               es arcaduz por quien pasa
               nuestro amoroso secreto.
               El príncipe le ha pegado
               parte de su discreción
               y de él el alma fiado.

DIANA:

               Tiene buen humor Gascón.

LISENA:

               Bien conmigo lo ha mostrado;
               pues entre burlas y veras,
               introducir ha sabido
               en mi pecho estas quimeras.

DIANA:

               De ordinario, hermana, han sido
               las gracias lindas terceras.
               No desecha ripio Amor,
               que es dios muy aprovechado,
               pues al humilde favor
               de un hombre bajo, ha obligado
               de Sigismundo el valor.

LISENA:

               Y tanto, que él solo tiene
               de su secreto la llave.
               Con él solo a verme viene
               de noche; que otro no sabe
               la pena que le entretiene.
               De manera que es de día
               de nuestro padre criado
               de los de menor cuantía;
               pero de noche privado
               del que menosprecia a Hungría.


<<<
>>>

Pág. 016 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


DIANA:

               Milagros del amor son,
               que coronas atropella.
               ¿Y entra otro más que Gascón
               en la danza?

LISENA:

               Una doncella,
               a quien han dado ocasión
               mis desvelos de acecharme,
               sabe algo de esto también.

DIANA:

               No haces, pues, mucho en fiarme
               tu pecho, si otros le ven.

LISENA:

               No ha bastado el recatarme.

DIANA:

               ¿Fue Carola la curiosa?

LISENA:

               Sí, hermana; mas solo sabe
               que de mi pena amorosa
               es el dueño un hombre grave
               que me sirve para esposa;
               sin que del príncipe tenga
               ni sospecha ni noticia
               ni conmigo al jardín venga.

DIANA:

               Importa que a la malicia
               Amor discreto prevenga.
               Princesa has de ser, en fin.
               Y ¿por dónde te entra a hablar?

LISENA:

               Llave tiene del jardín.

DIANA:

               Seguro puede llegar,
               si eres tú su serafín.
               Y mi padre, estando ausente,
               no estorbará tu ventura,
               que el cielo, hermana, acreciente.


<<<
>>>

Pág. 017 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


LISENA:

               Mira qué alegre murmura
               este jardín, esta fuente;
               pues entre dientes me avisa
               que el príncipe viene ya.
               ¿No ves aumentar su risa?
               ¿No ves el olor que da
               el suelo en que flores pisa?
               Pues todas señales son
               de que Sigismundo ha entrado.

DIANA:

               ¡Sabrosa exageración!
Salen SIGISMUNDO y GASCÓN,
como de noche,
hablando en el fondo

SIGISMUNDO:

               La noche se ha desojado
               en ver mis dichas, Gascón.
               Ojos son esas estrellas,
               con que hecha un Argos pretende
               ver mi amor por todas ellas.

GASCÓN:

               Pues luminarias enciende,
               tus bodas anuncia en ellas.
 

SIGISMUNDO:

               Agradécele el favor
               con que a ayudarme ha venido
               vestida de resplandor.
               Dila algo.


<<<
>>>

Pág. 018 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


GASCÓN:

               En mi vida he sido
               culto versificador;
               mas pues tú lo mandas, vaya.
               Zarca antípoda de Febo
               que hecho este jardín Pancaya
               para alumbrarle de nuevo
               bordas de estrellas tu saya;
               tú que al amante prometes
               favores como al ladrón
               y acompañando corchetes
               como si fueras jubón
               estrellas traes por ojetes;
               tú que sustentas con ellas
               ya el favor y ya el desdén
               y miéntras brillas centellas
               haciendo el cielo sartén
               sus yemas rubias estrellas;
               bien pudiera, pues que vuelas
               con tan estrellado bulto
               decirte --y aun lo recelas--
               con cierto poeta culto
               que estás llena de viruelas
               o que como eres curiosa,
               entre el resplandor hechizo
               nos muestras la cara hermosa
               con tanto lunar postizo
               que ya pecas de pecosa;
               pero sólo digo, en fin,
               que más bella que otras noches
               vienes hoy a este jardín
               llena de dorados broches
               desde el copete al chapín
               y que de los cielos bellos
               donde es bien que te rotules,
               pudieras, a sufrirlo ellos
               por lo que tienen de azules,
               cortar cambray para cuellos.


<<<
>>>

Pág. 019 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               Anda, necio.

GASCÓN:

               Al uso es esto.

LISENA:

               ¡Ay Diana! Vesle allí.

DIANA:

               Despejarte quiero el puesto
               hasta que sepa de ti
               que soy de Amor tan honesto
               medianera.

LISENA:

               La luz mato.

DIANA:

               Haces bien. Aquí te espero;
               que siempre es cuerdo el recato.

LISENA:

               ¿Y el papel?

DIANA:

               Guardarle quiero,
               envuelto en él el retrato.
Échase DIANA en la manga
el retrato y el papel,
y apártase a un lado

LISENA:

               ¡Príncipe!

SIGISMUNDO:

               Lisena mía,
               ya es medio día, ya en verte
               se ausentó la noche fria.

GASCÓN:

               (Veremos de aquesa suerte (-Aparte-)
               estrellas al mediodía.)


<<<
>>>

Pág. 020 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               Recelos húngaros son
               los que el deseo apresuran,
               pues para satisfacción
               del amor que en ti aseguran,
               te entregan su posesión.
               Dicen que viene la infanta
               a injuriar merecimientos,
               mi bien, de hermosura tanta;
               y para que impedimentos
               con que Amor niño se espanta
               mi dicha no hagan dudosa,
               mi esperanza determina,
               Lisena del alma hermosa,
               que esta noche sea madrina,
               y tú mi adorada esposa.

LISENA:

               El crédito has restaurado,
               príncipe, que en los señores
               por no pagar se ha quebrado;
               pues siendo todos deudores,
               tú pagas adelantado.
               No estados podré ofrecerte
               cual la infanta, Sigismundo,
               aunque mi amor es de suerte
               que tiene cual mar profundo
               infinitos en quererte.
               Rey serás desde este día
               de un alma humilde que adora
               tu amorosa cortesía,
               puesto que envidio en Leonora
               no el amarte sino a Hungría.
               Mas ya que en estados reales
               más ilustre la haga Dios,
               consolaránse mis males
               en que a lo menos las dos
               somos en almas iguales,
               y en esto mi dicha fundo,
               más que ella en su real blasón
               pues siendo de Sigismundo,
               estimo más tu elección
               que las coronas del mundo.


<<<
>>>

Pág. 021 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               Paguen esa fe, Lisena,
               mis brazos, de Amor tusón.
               Noche alegre, quinta amena,
               si porque mis bodas son
               sin testigos, os dan pena,
               padrino el silencio sea;
               estos cuadros, reales salas,
               que himeneo alegre vea;
               las flores, telas y galas,
               que teja y vista Amaltea;
               mis deseos, convidados;
               músicos, aquestas fuentes
               y arroyos de Amor templados,
               que den tono a sus corrientes
               y hagan fugas por los prados;
               vos, jazmín, murta, arrayán,
               aromas que al aura pura
               fragancia en sus flores dan...


<<<
>>>

Pág. 022 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


GASCÓN:

               Y yo vendré a ser el cura
               o al ménos el sacristán.
               Deja el arroyo templado,
               el arrayán, murta y flor,
               viento, fuente, jardín, prado
               --que has de darle cuenta a Amor
               de ese tiempo mal gastado--
               y empieza tus aventuras;
               que si Amor anda con venda
               en fábulas y pinturas,
               es porque siempre encomienda
               al amante que obre a escuras.
               Estas violetas que ves,
               su tálamo os pueden dar,
               si agora alfombra a tus pies.
               Solos os quiero dejar;
               que al tronco de aquel ciprés
               me espera un sueño liviano,
               y darle dos filos quiero.
               Tahur es Amor tirano,
               este jardín tablajero;
               jugad los dos mano a mano,
               y tiraos como enemigos
               los restos; que yo os prometo
               que estáis picados, amigos.

Apártase GASCÓN


<<<
>>>

Pág. 023 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               Al Amor llamó un discreto
               escritura sin testigos.
               No hace su honesta lucha
               de anfiteatros caso
               donde mira gente mucha.
               Dadme pues...

LISENA:

               Príncipe, paso;
               que hay aquí quien os escucha.
               No solo os imaginéis;
               que mi ventura ha traído
               un testigo que estiméis
               y a serlo agora ha venido
               de la merced que me hacéis.
               Diana fue salteadora
               de los secretos de Amor
               y, aunque sus leyes ignora,
               ensalza vuestro valor
               y vuestra grandeza adora.
               Dadla licencia que os hable.

SIGISMUNDO:

               Gracias le debe este gusto
               por ella comunicable.

LISENA:

               A mi amor honesto y justo
               el cielo se muestra afable,
               pues todos le favorecen.
               Hermana, el príncipe os llama.


<<<
>>>

Pág. 024 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


Llega DIANA
DIANA:

               Tantas mercedes me ofrecen
               con que ensalce vuestra fama
               las glorias que os engrandecen,
               gran señor, que puesta en duda,
               para no haceros agravio,
               cuando a alabaros acuda,
               podré decir con un sabio
               que la copia me hizo muda.
               Que como la admiración
               es del silencio señal,
               me ha causado confusión
               el ver que un sujeto real,
               digno de veneración,
               cual vuestra Alteza, se agrada
               de realzar nuestra bajeza.
               Aunque no ignoro espantada
               ser propio de la grandeza
               el dar ser a lo que es nada.


<<<
>>>

Pág. 025 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               Vos lo habéis dicho tan bien,
               que a pesar de la opinión
               que culpa vuestro desdén,
               la hermosura y discreción
               hermanarse en vos se ven.
               Estimad vuestra ventura;
               que porque os llevéis la palma,
               quiere que rindáis segura
               con la discreción el alma,
               los ojos con la hermosura.
               Y no reinos, ni riqueza
               creáis que son el tesoro,
               Diana, de más grandeza.
               Los diamantes, plata y oro,
               se crían en la aspereza
               de una infrutífera sierra;
               las perlas que el mundo estima,
               una concha las encierra;
               la púrpura que sublima
               la vanidad de la tierra,
               es sangre de un vil pescado;
               las piedras que el sol congela,
               un monte las ha criado;
               las sedas de tanta tela,
               que dan soberbia al brocado,
               un gusanillo pequeño
               las hila de sus entrañas.
               Sacad su valor del dueño.
               Las monarquías extrañas
               que la ambición funda en sueño,
               tal vez dan blasones reales
               a un bárbaro sin razón;
               mas no dotes naturales
               de hermosura y discreción
               porque esos son celestiales.
               Y pues esto os engrandece,
               dejad la admiración ya;
               que mi elección apetece
               en más lo que el cielo da,
               que lo que la tierra ofrece.


<<<
>>>

Pág. 026 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


Sale CAROLA
CAROLA:

               (¡Válgame Dios por señora, (-Aparte-)
               por amor y por jardín!
               Desde que el sol el mar dora,
               hasta que con su carmín
               sale el alba a ser pintora,
               ¿desvelada y quimerista
               enjardinada has de estar?
               No hay quien al sueño resista,
               y ya de puro velar
               se me entorpece la vista.
               Divorcio hace con la cama
               Lisena, y da en jardinera;
               y con ser de un galán dama,
               y haberme hecho su tercera,
               sé que adora, y no a quién ama.
               Pues procúrese guardar
               de mí; que siendo mujer,
               bien pudiera adivinar
               que reviento por saber
               y, en sabiendo, por hablar.
               Escucharélos de aquí.


<<<
>>>

Pág. 027 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


GASCÓN:

               (Carola es ésta: tentarla
               quiero.) ¡Ah, mi reina!

CAROLA:

               ¡Ay de mí!
               ¿Quién es?

GASCÓN:

               Quien por adorarla,
               vive en ella y no esta en sí.
               Tierna comunicación
               a su señora entretiene
               aquí. ¿Habrá conversación?

CAROLA:

               ¿Luego él con su amante viene!

GASCÓN:

               Vengo por su motilón
               y por servidor leal
               de esa cara.

CAROLA:

               Apartesé;
               que ese nombre huele mal.

GASCÓN:

               Es de noche, y me vacié.

CAROLA:

               Diga "agua va," pesia tal,
               y hable más limpio, si intenta
               que no me vaya.

GASCÓN: Yo busco

               una trucha con pimienta,
               una viña con rebusco,
               y una huéspeda sin cuenta.

CAROLA:

               Pues yo, hermano, no pretendo
               a quien busca gangas muchas,
               y que me pesque defiendo,
               porque no se cogen truchas...
               Ya lo entiende.


<<<
>>>

Pág. 028 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


GASCÓN:

               Ya lo entiendo.

CAROLA:

               Si rebusco busca en viña,
               no hay en mí qué rebuscar;
               que estoy en cierne, y soy niña
               en agraz por madurar...

GASCÓN:

               (Si lo jura su basquiña...) (-Aparte-)

CAROLA:

               ...huéspeda soy; mas si intenta,
               cuando disgustos despueblo,
               comer, irse, y no hacer cuenta,
               pique; que cerca está el pueblo
               y no hay posada en la venta.

GASCÓN:

               Discretaza eres. Ser quiero
               perdigón de tu reclamo.
{{Pt|CAROLA:|
               ¿Quiero, dijo? ¡Ay qué grosero!
               Sepamos quién es su amo
               y quién es él; que me muero
               de este antojo, y, podrá ser,
               que algún monipodio hagamos.

GASCÓN:

               Vaya, pues has de saber...

CAROLA:

               ¿Tan presto nos tuteamos?

GASCÓN:

               Soy hombre y eres mujer.

CAROLA:

               ¿Quién son los dos? Que recelo
               que nos quieren dar papilla.


<<<
>>>

Pág. 029 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


GASCÓN:

               Caballeros, vive el cielo
               sino que éste lo es de silla
               y yo caballero en pelo.
               A medias gano salario
               de dos amos por su turno
               a quien sirvo de ordinario:
               de adelantado al diurno
               y a esotro de secretario.
               Causaráte maravilla
               este modo de servir;
               pues advierte que en Castilla
               por mí se vino a decir
               lo de aquella seguidilla:

               "Dime qué señas tiene,
               niña, tu hombre"
               "Lacayito de día
               bufón de noche."

CAROLA:

               Tan en ayuno me quedo
               de saber quién es, como antes.
               ¿Quién es su señor?

GASCÓN:

               No puedo
               decirlo; que en los amantes
               el secreto quita el miedo;
               mas si me das un favor,
               todo lo desbucharé.

CAROLA:

               ¿Qué quiere?

GASCÓN:

               ¿No hay cinta o flor,
               guante de la mano o pie,
               y otros dijes de amor?


<<<
>>>

Pág. 030 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


CAROLA:

               Diérale yo este listón;
               mas pediráme el que trato
               cuenta de él, y con razón.

GASCÓN:

               Lo contado come el gato.
               ¿Es el dichoso Gascón?

CAROLA:

               ¿Gascón? ¡Gentil desatino!
               ¿Yo amores con un gabacho
               que a casa en puribus vino?

GASCÓN:

               ¿En puribus?

CAROLA:

               Es borracho
               y anda en cueros como el vino;
               mas cúmplame aqueste antojo
               y hele aquí.

GASCÓN:

               Venga el listón;
               que ya de celos me enojo.
               ¿Ha de olvidar a Gascón,
               y escogerme á mi?

CAROLA:

               Sí escojo.

GASCÓN:

               ¿Olvidarále?

CAROLA:

               ¡Jesú!
               Dale ya por olvidado.

GASCÓN:

               ¿No es monazo?

CAROLA:

               De Tolú.

GASCÓN:

               ¿No es un puerco?

CAROLA:

               Socarrado.
               ¿Qué falta?

GASCÓN:

               Escupirle.

Escupe


<<<
>>>

Pág. 031 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


CAROLA:

               ¡Pu!

GASCÓN:

               (La mitad de tu apellido (-Aparte-)
               escupiste.) Digo pues,
               ya que obligarme has querido,
               que este caballero es...

CAROLA:

               ¡Ay Dios!

GASCÓN:

               ¿Qué sientes?

CAROLA:

               Ruido.
               ¡Lisena, señora mía,
               tu padre en casa!

LISENA:

               ¡Ay de mí!

SIGISMUNDO:

               ¿El pesar tras la alegría?

DIANA:

               Véte, gran señor, de aquí.

GASCÓN:

               (La fiesta se queda fría.) (-Aparte-)

SIGISMUNDO:

               Ya, mi bien, que sois mi esposa,
               no temo siniestro fin.
               Adiós, mi Diana hermosa.

LISENA:

               La puerta está del jardín
               abierta.

Vase SIGISMUNDO


<<<
>>>

Pág. 032 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


GASCÓN:

               Pues es forzosa
               la amistad que hemos trabado,
               ¿cómo te llamas?

CAROLA:

               Carola.

GASCÓN:

               Dolor de tripas me has dado;
               mas por esa causa sola
               traeré el cuello escarolado.
Vase GASCÓN.
Salen ORELIO, con una hacha encendida,
hablando aparte con FISBERTO, viejo

FISBERTO:

               ¿Hombre dices que salió
               del jardín?

ORELIO:

               ¿No ves abierta
               la puerta?

FISBERTO:

               Y con ella abrió
               sospecha a mi agravio cierta
               quien en él de noche entró.
               Alumbra. ¿Quién está aquí?

LISENA:

               ¡Oh, señor! Seas bien venido.

FISBERTO:

               Vine y vi; mas no vencí,
               pues miro el honor perdido
               que industrioso conseguí.
               ¿Qué hacéis las dos a tal hora
               y en tal sitio?

LISENA:

               Es el calor
               del sueño enemigo agora
               y huyendo de su rigor,
               pedimos alivio a Flora.


<<<
>>>

Pág. 033 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


FISBERTO:

               ¿Y abrístele, para echalle,
               la puerta?

DIANA:

               Lugar seguro
               es el jardín, sin cerralle,
               pues sale el postigo al muro
               y no a la plaza y la calle.
               Deja agora, señor, eso
               y dinos si traes salud.

FISBERTO:

               Que lo imaginé confieso;
               mas la falta de virtud
               quita la salud y el seso.
               La que yo tenía era cierta
               pero tan mal me ha tratado
               quien darme muerte concierta,
               que el honor me ha registrado
               el cierzo de aquella puerta.
               ¿Qué hombre fue el que salió
               por ella agora?

DIANA:

               ¿Qué dices?

LISENA:

               ¿Hombre aquí?

FISBERTO:

               Diréis que no
               pero lo que tú desdices
               colíjo en la cara yo.


<<<
>>>

Pág. 034 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


DIANA:

               Si no volviera por mí
               la opinión que de intratable
               en el mundo conseguí,
               temiera algún mal notable
               qe ver que me hables ansí.
               ¿Sabes que Bohemia sabe
               en lo que mi honor se precia
               sin que de humanarse acabe
               y que en opinión de necia
               estoy por honesta y grave?
               Pues ¿qué sospechoso humor
               quitarme intenta este nombre,
               sin estima de mi honor?
               La sombra no más de un hombre
               suele causarme temor.
               Mi hermana, ya es cosa cierta
               lo que su fama procura.
               No culpes jardín ni puerta.

FISBERTO:

               Sin puerta aun no está segura
               la honra en mujer y huerta,
               cuanto y más haciendo prueba,
               abriéndola, del rigor
               con que un viento se la lleva;
               que a Adán le quitó el honor
               estando en un jardín Eva.
               Estáis en jardín, y crece
               el deseo, y cuando vaya
               al natural que apetece,
               podréis decir que bien haya
               quien a los suyos parece.
               Carola, di la verdad.
               ¿Quién era el que estaba aquí?


<<<
>>>

Pág. 035 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


CAROLA:

               Yo, señor...
FISBERTO saca la daga

FISBERTO:

               De mi crueldad
               entenderás...

CAROLA:

               ¡Ay de mí!
               Uno de la vecindad
               buscaba--aquesto es sin duda--
               de parte de la comadre...
               deja la daga desnuda...
               para cierto mal de madre,
               unos cogollos de ruda.

FISBERTO:

               ¡Vive el cielo, que ha de ser
               hoy sepulcro este jardín
               vuestro, o tengo de saber
               qué hombre, o para qué fin
               acabáis de hablar y ver!

DIANA:

               Ya no se puede esperar
               tanta afrenta y vituperio.
               ¿Eso se ha de imaginar
               de mí? Iréme a un monasterio,
               y podráste asegurar.

FISBERTO:

               ¡Ah mujer, al fin lijera!


<<<
>>>

Pág. 036 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


DIANA:

               Por no serte inobediente,
               me voy.
Hace que se va,
y tiénela FISBERTO
de la manga donde
escondió el papel

FISBERTO:

               ¿Dirás que es quimera
               lo que yo he visto? Detente.
               ¿Qué papel es éste? Espera.
Sácale el papel y el retrato

DIANA:

               ¿Es nuevo traer papeles
               en la manga una mujer?

FISBERTO: ¿Cuándo tú traerlos sueles?

               ¡Bueno! ¿Estudios vengo a ver
               de plumas y de pinceles?
Lee
               Regalado está el papel,
               y el príncipe en su retrato
               se muestra amoroso y fiel.
               ¿Eres tú la del recato,
               la desdeñosa y cruel?
               ¿Creyendo a un príncipe estás,
               que mañana ha de casarse?
               ¡Bien tu sangre honrando vas!
               ¿Papeles que han de rasgarse
               cobras, cuando tu honra das?
               ¿Es más aquesta pintura
               de un papel en que trabaja
               el engaño, pues procura
               la deshonra en su baraja
               darte un rey sólo en figura?
               Da crédito a firmas fieles,
               funda en ella tus cuidados;
               sabrás, cuando más reveles,
               que a mujeres y a soldados
               paga un príncipe en papeles.
               ¿Eres tú la recatada?


<<<
>>>

Pág. 037 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


LISENA:

               (Ya lloro de mi secreto (-Aparte-)
               la dicha desbaratáda.)
Aparte a LISENA

DIANA:

               Por sacarte de este aprieto,
               tengo de ser la culpada.

FISBERTO:

               ¿Y tú, Lisena, a terciar
               en mi afrenta te enseñaste?
               ¡Bien te sabes estimar!

LISENA:

               Al punto que aquí llegaste,
               acababa yo de entrar,
               el hombre que salir viste,
               de mí debió de irse huyendo,
               el tiempo que tú veniste;
               mas de aquí saco y entiendo
               que en un engaño consiste
               cualquier vana hipocresía.
               Ya sabemos a qué fin
               se echaba a dormir de día
               por velar en el jardín
               cada noche.

DIANA:

               ¡Hermana mía...!


<<<
>>>

Pág. 038 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


LISENA:

               Creyó subir a lo sumo
               de la real autoridad
               y de aquí, a lo que presumo,
               crecen de su vanidad
               los humos, que al fin son humo.
               Di, necia, ¿locura tanta
               te hizo desvanecer
               por un papel que te encanta?
               ¡Por cierto, hermosa mujer
               para hacer punta a una infanta!
               Si mi padre ha de tomar
               venganza, y me cree a mí,
               a ti te había de quemar,
               y al retrato, porque así
               reinéis los dos a la par.
               Fuera un hecho sin segundo,
               si en pago de tu corona,
               os viese quemar el mundo:
               a ti por loca en persona
               y en retrato a Sigismundo.
               ¡En gentil reina había puesto
               Bohemia su monarquía!
               Castígala, señor, presto.
A DIANA aparte
               Perdóname, hermana mía,
               que me va la vida en esto.

Vanse LISENA y CAROLA


<<<
>>>

Pág. 039 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


FISBERTO:

               Quien loca imposibles prueba,
               y a subir se desvanece
               a donde el viento la lleva,
               cuando caiga, bien merece
               que cualquiera se le atreva.
               De ese retrato te asombra,
               si a cobrar tu seso vienes,
               pues si su esposa te nombra
               y, en sombra al príncipe tienes,
               princesa serás en sombra.
               Y mientras yo voy a hablar
               al rey y a poner cordura
               a quien te viene a burlar,
               descarta aquesa figura
               y tu honor podrás ganar.
Vanse FISBERTO y ORELIO

DIANA:

               ¡Gentil fraterna me han dado!
               Basta, que llevo la pena
               de lo que nunca he pecado;
               mas como reine Lisena,
               yo lo doy por bien empleado.
               Con este enredo codicio
               darle a Amor su posesión;
               pues de tercera es mi oficio,
               seré amante en opinión
               pues no puedo en ejercicio.

Vase DIANA.


<<<
>>>

Pág. 040 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


Sale el REY de Bohemia, viejo,
y ALBERTO, infante
ALBERTO:

               Una jornada, gran señor, de Praga
               queda Leonora, infanta, donde espera
               el palio real, que en parte satisfaga
               la ausencia de su patria, en ella fiera.
               Si Amor servicios de este modo paga,
               y el príncipe la dicha considera
               que los cielos le ofrecen con Leonora,
               no a la infanta de Hungría, al sol adora.
               Disimula prudente la tristeza
               que, a pesar de su industria, por los ojos
               no agravia, antes aumenta su belleza;
               que suelen ser afeite los enojos.
               Causarálos mudar naturaleza,
               si ya no es que acierten los antojos
               de quien afirma, más que fuera justo,
               que se casa la infanta a su disgusto.
               Tibio también a Sigismundo advierto
               en estas bodas. Poco se disfraza.
               Al camino creímos que encubierto
               saliera a ver la infanta y que la caza
               su amor coloreara; mas lo cierto
               es que en otros empleos se embaraza
               voluntad que a tal tiempo es tan remisa
               si Amor a los principios todo es prisa.


<<<
>>>

Pág. 041 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


REY:

               Pues bien, ¿qué me querrás decir por eso?

ALBERTO:

               ¡Ay Rey! ¡Ay padre! Si el principio mío
               tu sangre fue, y es cierto que intereso
               de ella el amor, por quien vivir confío;
               si aquesta mano que obediente beso,
               por afrentar larguezas de Darío,
               con que al monarca macedón excedes,
               se llama mano por manar mercedes.
               Ansí al bohemio reino jamás falte
               tu vista venerable; ansí preserve
               el tiempo tu vejez sin que le asalte
               decrépito rigor que en ti reserve;
               ansí la eternidad su trono esmalte
               en esa plata, donde se conserve
               una vida inmortal, sin que venganza
               des jamás al olvido y la mudanza;
               que el reino del Amor no tiranices,
               ni voluntades con violencia enlaces;
               que no la fuerza doma las cervices
               del tálamo himeneo que deshaces.
               Cuando campos de plata esterilices
               que entre los lazos de amorosas paces
               hijos producen con que eterno queda,
               no habrá quien en los reinos te suceda.
               Yo, padre caro, que a Leonora adoro
               y en sus ojos recíprocos colijo
               correspondiente gusto, en lazos de oro
               de sus cabellos mi prisión elijo.
               Sigismundo no la ama. Si el decoro
               de mi vida te mueve, el ser tu hijo
               y no me quieres presto llorar muerto,
               agrada a Sigismundo, obliga a Alberto.
               Acción tengo a Sajonia; en su conquista
               feliz, asiste el español don Sancho;
               ya dicen que ha rendido a escala vista
               las poblaciones de su término ancho
               y, como tu rigor no lo resista,
               si con Hungría su ducado ensancho,
               la fama vencerás de tus mayores
               y dejarás dos reyes sucesores.


<<<
>>>

Pág. 042 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


REY:

               No merece respuesta quien no estima
               palabras reales que respeta el mundo.
               Tu necio amor sus ímpetus reprima
               sin culpar el que tiene Sigismundo;
               que ni Leonora el suyo desestima
               ni tú, que en nacimiento eres segundo,
               cuando en Sajonia por su duque quedes,
               es justo que, como él, un reino heredes.

ALBERTO:

               Pues, ¡vive el cielo...!

REY:

               Loco, ¿qué es aquesto?

ALBERTO:

               Que si a otro que a mí su esposo llama...

REY:

               ¡Tú conmigo atrevido y descompuesto!
               ¡Hola! ¿No hay gente aquí?

ALBERTO:

               ...que en viva llama
               a Roma ha de imitar tu corte presto,
               y yo a Nerón, que a la tarpeya fama
               pondré en olvido.
Vase ALBERTO

REY:

               ¿No hay quien lleve preso
               este desatinado, este sin seso?


<<<
>>>

Pág. 043 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


Sale FISBERTO


FISBERTO:

               Vuestra majestad se sirva
               de oírme aparte un secreto,
               y esta prisa no le espante,
               porque la pide el remedio.

REY:

               Si no es de tanta importancia,
               después me hablaréis, Fisberto.

FISBERTO:

               Vaos en ello, gran señor,
               el gusto, y la paz del reino.

REY:

               ¿La paz del reino y mi gusto?
               ¿Qué será? ¡Válgame el cielo!
               Llegáos aquí y excusad
               preámbulos y rodeos.

FISBERTO:

               La noticia que de mí
               os dieron mozo mis hechos,
               gran señor, aunque olvidada,
               no del todo se habrá muerto.
               De ella habréis ya colegido
               la lealtad con que os sirvieron
               mis nobles progenitores,
               imitándolos yo en esto.
               Testigo el pobre caudal
               con que su opinión sustento;
               que privar y salir pobre
               limpio nombre da, aunque nuevo.
               Hanme quedado dos hijas
               con cuya vista consuelo
               servicios no bien pagados
               si no es en merecimientos.


<<<
>>>

Pág. 044 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


REY:

               ¿Querréis, Fisberto, pedirme
               sus dotes? Yo os los concedo.
               ¿Es éste el caso importante?

FISBERTO:

               No dotes, señor, pretendo;
               que los de naturaleza
               tienen y los que las dieron
               sus nobles antepasados,
               que son los que estimo y precio.
               Bástales ser hijas mías;
               que si nobles casamientos
               mi vejez apeteciera,
               no viniera a lo que vengo
               ni algun príncipe faltara
               que, llamándose mi yerno,
               ensalzara prendas mías
               hasta su trono supremo.
               Diana, que es la mayor,
               y en los altos pensamientos
               mi natural semejanza,
               tan sublimes los ha puesto
               que el príncipe Sigismundo
               es, gran señor, por lo menos,
               el blanco de su esperanza
               y de su amor el sujeto.

REY:

               No será la primer loca
               que dando en esos extremos
               con príncipe bodas finja
               y pare su tema en reinos.
               ¿Qué quieres decirme más?


<<<
>>>

Pág. 045 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


FISBERTO:

               Por locura pasara esto,
               si el príncipe, gran señor,
               no hubiera sido el primero
               que, a pesar de inconvenientes,
               menospreciando conciertos
               que con la infanta Leonora
               por él en Hungría has hecho,
               persuadiera la entereza
               de Diana al fin honesto
               con que la iglesia permite
               vivir un alma en dos cuerpos.

REY:

               ¿Sigismundo con Diana?

FISBERTO:

               Ésta es verdad.

REY:

               Anda, necio.
               Ya sé que se ha concertado
               contigo el infante Alberto
               para que me persuadas
               que el príncipe, aborreciendo
               a Leonora, pronostica
               infeliz su casamiento.


<<<
>>>

Pág. 046 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


FISBERTO:

               De mi hacienda vine anoche,
               hallé mi jardín abierto,
               vi salir un hombre de él
               y estar mis dos hijas dentro.
               Sospechas averigüé;
               que en este papel perdieron
               el nombre, pues ya no son
               sospechas indicios ciertos.
Dale al REY el papel
y el retrato, y mírale
               Léele, y mira este retrato
               y si tomas mi consejo,
               no con alborotos hagas
               agravio al sabio silencio;
               que yo casaré a Diana,
               buscando algún caballero
               igual a su sangre y dote
               con la brevedad que veo
               que para este caso importa;
               y, puesto este impedimento,
               volverá el príncipe en sí.
               Será de la infanta dueño,
               y yo quedaré premiado
               con que sepan que he antepuesto
               la lealtad a una corona
               que me daba reyes nietos.


<<<
>>>

Pág. 047 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


REY:

               Fisberto, si yo supiera
               el valor que en ese pecho
               atesora tu lealtad,
               tú ocuparas otro puesto;
               mas yo enmendaré descuidos.
               Tomar quiero tu consejo
               sin que, cual dices, enojos
               publiquen lo que es secreto.
               Bien me parece que cases
               a Diana, y que sea luego;
               que en el peligro presente
               es el más arduo remedio;
               pero ha de ser de mi mano
               el esposo; que ya quiero,
               aunque tarde, comenzar
               a pagar lo que te debo.
               Don Sancho de Urrea merece,
               por noble, pues descendieron
               de los reyes de Aragón
               los que a su casa ser dieron;
               por valeroso, cual muestra
               Sajonia, por cuyos hechos
               rendida me reconoce;
               por su noble entendimiento,
               y por su edad, no liviana,
               como en los años primeros,
               cuya mudable inquietud
               mil mal casados ha hecho,
               sino en madurez viril,
               que los gustos Himeneos,
               para que duren felices,
               tasa sabio, y goza cuerdo;
               y, en fin, porque yo le estimo
               y darle estados pretendo
               que el ambicioso murmure
               y no indignen al discreto,
               me parece que será
               merecido y justo empleo
               de tu lealtad y mi gusto.


<<<
>>>

Pág. 048 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


FISBERTO:

               Agradecido te beso,
               gran señor, tus pies reales;
               que a medida del deseo,
               dueño a mi casa has cortado.
Salen SIGISMUNDO, ALBERTO, y
GASCÓN, hablando aparte los tres

SIGISMUNDO:

               Los brazos te diera, Alberto,
               a no estar mi padre aquí,
               por ver que en la infanta has puesto
               los ojos, y amando estorbas
               este odioso casamiento.
               De mi parte está seguro;
               porque al paso la aborrezco
               que en otra parte idolatro.

GASCÓN:

               Príncipe, ¿no ves aquello?
               Retrato, viejo y papel
               te acusan.

SIGISMUNDO:

               Ya sé el enredo,
               Gascón, que en ayuda mía
               anoche hicieron los cielos.
               La sospechosa es Diana,
               de mi amor y, por lo menos,
               Lisena estará segura.


<<<
>>>

Pág. 049 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


GASCÓN:

               Amor todo es embelecos.

REY:

               Príncipe.

SIGISMUNDO:

               ¿Señor?

REY:

               ¿Qué aguardas
               si está tu esposa en mis reinos
               y una jornada de aquí
               que a verla no vas?

SIGISMUNDO:

               Sospecho...

REY:

               No hay que sospechar. Al punto
               parte y quítala recelos;
               que tu descuido habrá dado
               materia a su llanto y celos.
Hablan aparte SEGISMUNDO y ALBERTO

SIGISMUNDO:

               ¿Qué responderé?

ALBERTO:

               Que vas
               a verla, y juntos podremos,
               contra caducos enojos,
               entablar nuestros sucesos.

REY: ¿No partes?
SIGISMUNDO:

               Ya, Señor, parto.

REY:

               Fisberto, venid; que tengo
               que deciros muchas cosas
               concernientes al bien vuestro.

Vanse el REY y FISBERTO


<<<
>>>

Pág. 050 de 153
El celoso prudente Acto I Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               Quédate, Gascón.

GASCÓN:

               De día
               soy vigilia de este viejo
               pues siempre le voy delante.

SIGISMUNDO:

               ¿Y de noche?

GASCÓN:

               Tu linterno.
Vase GASCÓN

SIGISMUNDO:

               Partamos, pues, que Leonora
               y Hungría serán de Alberto,
               o no seré Sigismundo.

ALBERTO:

               Pon en mi cara dos hierros.

FIN DEL ACTO PRIMERO


<<<
>>>

Escena II
Pág. 051 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


Salen el REY, SIGISMUNDO,
ALBERTO, LISENA, FISBERTO,
GASCÓN, y DIANA y
don SANCHO, de novios
REY:

               No poco contento estoy,
               noble Sancho, bella Diana,
               pues la hermosura alemana
               al valor de España doy;
               que de tan justos amores,
               de tal marido y mujer,
               me prometo han de nacer
               valerosos sucesores,
               que honrar mi reino procuren
               y en la venidera edad
               tengan en pie la lealtad
               y esta corona aseguren.
               Y pues de la parte vuestra
               ya está cumplido mi gusto,
               de la mía será justo
               que dé mi largueza muestra
               de que soy buen pagador.
               Sancho, servicios os debo,
               dignos que al estado nuevo
               que gozáis, haga favor.
               A Sajonia me habéis dado;
               en ella el condado os doy
               de Alba Real.


<<<
>>>

Pág. 052 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SANCHO:

               Por ti estoy
               a un tiempo rico y casado,
               gran señor. A renacer
               vuelvo de nuevo a esas plantas,
               pues mi pequeñez levantas,
               y das a mi dicha ser.
               Bien conozco cuánto agravio
               hace a mi bella consorte
               el cielo y que en esta corte
               esposo más mozo y sabio
               correspondiera a su edad;
               que amor que las almas mide
               como en las costumbres, pide
               en años conformidad;
               y en tálamo juvenil
               gozaran justos amores;
               que no vienen bien las flores
               del amor sino en su abril.
               Yo, que del estío paso
               y ya al otoño me allego,
               aunque al amoroso fuego
               de esta belleza me abraso,
               por más que la adoro tierno,
               temo, aunque el alma la doy,
               ver que en el otoño estoy,
               y a las puertas de mi invierno.
               Mas pues vuestra majestad
               por cuenta suya ha tomado
               el darme esposa y estado,
               y ella, aunque en tan tierna edad,
               por esos estorbos pasa,
               tengo por cierto, y es justo,
               que reducirá su gusto
               al gusto de quien nos casa.


<<<
>>>

Pág. 053 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


FISBERTO:

               Diana, conde, es discreta,
               y conmigo ha consultado
               cuán bien dice con su estado
               vuestra edad sabia y discreta,
               respondiendo yo por ella
               a vuestra excusada duda;
               que en tal acción el ser muda
               hace a la novia más bella.
               En la juventud ha hecho
               el Amor prueba infalible
               de que es más apetecible;
               mas no de tanto provecho
               como la viril edad,
               medio entre extremos viciosos;
               pues si campos viste hermosos
               la joven amenidad
               del verano, y da en tributo
               las flores que un aire seca,
               el otoño cuerdo trueca
               sus flores en fértil fruto
               que a Ceres y a Baco alegre
               sin que la vejez le espante,
               porque a un otoño abundante
               se sigue un invierno alegre.
               Y así en el símil que toco,
               Diana, que es de este acuerdo,
               os ama por moral cuerdo,
               más que por almendro loco.


<<<
>>>

Pág. 054 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


DIANA:

               Habló mi padre por mí
               como mi padre en efeto.
               En su gusto comprometo
               todo el del alma que os di,
               rindiendo al rey, mi señor,
               las gracias de haberme honrado;
               que de tal mano, tal dado,
               tal premio, de tal valor.

REY:

               Pues aun no os he dado a vos
               ninguna cosa, condesa.

DIANA:

               Lo que mi esposo interesa,
               es, gran señor, de los dos.

REY:

               No, razón es que por él
               las arras pague; y ansí
               os llamaréis desde aquí
               duquesa de Florabel.
Llegan a besar la mano
al REY don SANCHO, DIANA,
FISBERTO y LISENA

FISBERTO:

               Dénos vuestra majestad
               los pies.

REY:

               Lisena, ¿también
               llegáis vos? Pero, hacéis bien.
               ¿Mercedes queréis? Alzad;
               que de Mons la baronía
               para dote vuestro os doy.

LISENA:

               A Alejandro excedes hoy.


<<<
>>>

Pág. 055 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SIGISMUNDO habla aparte a LISENA
SIGISMUNDO:

               ¡Ay prenda del alma mía!
               ¡Con qué venturoso engaño
               de mi padre se ríe Amor!
               Estorbos pone el temor
               en mi provecho y su daño.
               ¡Casando a Diana, entiende
               que lo he de estar con Leonora!
               Que eres tú mi esposa ignora
               y, creyendo que me ofende,
               no sabe que me asegura
               cuando baronías te dé
               y que yo el varón seré,
               que he de gozar tu hermosura.

REY:

               ¿Cómo, príncipe, no dais
               a don Sancho el parabién
               si de su aumento y su bien,
               como es razón, os holgáis?

SIGISMUNDO:

               (Fingirme sentido quiero (-Aparte-)
               de que Diana se case
               para que adelante pase
               el engaño de que espero
               conseguir mi alegre intento.)
               Vuestra majestad le ha dado
               por todos...aunque excusado
               fuera aqueste casamiento.


<<<
>>>

Pág. 056 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


REY:

               ¿Por qué ocasión?

SIGISMUNDO:

               Yo la sé;
               y aunque por no alborotalle,
               en esta ocasión la calle,
               algún día la diré.

SANCHO:

               No quiera Dios, gran señor,
               que si esto no corresponde
               a vuestro gusto...

SIGISMUNDO:

               Andad, conde.

SANCHO:

               ¿Qué causa a tal disfavor
               he dado yo?

SIGISMUNDO:

               Bueno fuera
               darme cuenta a mí, si es ley
               que a vuestro príncipe...

SANCHO: El rey

               nuestro señor...

SIGISMUNDO: Bien pudiera

                  el rey, mi padre...

REY:

               ¿Qué es esto?

SIGISMUNDO:

               Sentimientos justos son.

GASCÓN:

               (¡Oh príncipe socarrón! (-Aparte-)
               ¡Miren qué mustio se ha puesto!)

REY:

               ¿No basta ser gusto mío?

SIGISMUNDO:

               Basta y sobra; pero...

REY:

               Andad,
               y a su casa acompañad
               los novios, infante. El brío,
               príncipe, que os descompone,
               ya yo sé de dónde nace.
               Quien tan mala elección hace,
               y a riesgo palabras pone
               de su padre y rey, merece...


<<<
>>>

Pág. 057 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               ¿Puédesme dar más castigo
               que el que ahora usas conmigo?

REY:

               Paso.

SIGISMUNDO:

               Si intentas...

REY:

               ¡Parece
               que los daños que prevengo,
               te dan causa de atreverte!
               Pues si eres príncipe, advierte
               que otros hijos sin ti tengo
               que me sucedan después,
               y que sabré a alguna alteza,
               cortándole la cabeza,
               humillarla hasta mis pies.
Vase el REY

SIGISMUNDO:

               Eres padre. No ha lugar
               a que contra ti me ofenda.
Al irse SIGISMUNDO
pasa por junto a LISENA
y hablan aparte
               ¡Ay mi bien!

LISENA:

               ¡Ay cara prenda!

SIGISMUNDO:

               Todo esto es disimular.

SANCHO:

               (No entiendo aquestas enimas.) (-Aparte-)

ALBERTO:

               Vamos, Condes.


<<<
>>>

Pág. 058 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


Hablan aparte DIANA y LISENA
DIANA:

               ¡Qué discreto
               guarda el príncipe el secreto,
               Lisena, que en él estimas!

LISENA:

               Prudentemente ha fingido
               lo que que me case siente.

FISBERTO:

               (Estorbé este inconveniente
               dando a Diana marido.
               Ahora que tiene dueño,
               él mirará por su honor.)

SANCHO:

               (¡Ay inconstante favor, (-Aparte-)
               cera al sol, tesoro en sueño!
               ¿Privar hoy y temer ya?)

GASCÓN:

               (¡Gentil enredo va urdido!) (-Aparte-)

SANCHO:

               (¡De mí el príncipe ofendido! (-Aparte-)
               ¡Válgame Dios! ¿Qué será?)

VANSE todos.


<<<
>>>

Pág. 059 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


Sale el marqués ENRIQUE
ENRIQUE:

               Dos meses ha que importuno
               y ausente, Amor, te has cansado,
               porque ausente y olvidado
               ya yo sé que todo es uno.
               Principios tuve dichosos
               que habrá deshecho la ausencia,
               pues siendo correspondencia
               los deseos amorosos
               que la firmeza celebra,
               ¿quién los fiará de mujer
               si en la ausencia es mercader
               que, en faltando el caudal, quiebra?
               Bien llamarte fuego intenta,
               Amor, quien tus llamas siente
               porque el fuego al que está ausente
               ni le abrasa ni calienta.
               Y al cabo de tantos días
               que Lisena no me vio,
               ¿quién duda que no dejó
               mi amor, ni aun cenizas frías?
               Mandóme que fuese el rey
               a ver al emperador;
               partí por su embajador;
               su gusto tuve por ley.
               Y habiendo en principios sido
               venturoso pretendiente
               de su amor, estando ausente,
               ya todo se habrá perdido;
               pues consintiendo en ventura
               el amar y el pleitear,
               ¿qué suerte puede esperar
               el que pierde coyuntura?
               Si otra vez mi dicha pruebo,
               bien sé que mi amor dirá
               "Pretendiente que se va,
               que vuelva a empezar de nuevo."
               Hacedlo ansí, pensamientos;
               que cuando halláis derribada
               la fábrica comenzada,
               en pie os quedan los cimientos.


<<<
>>>

Pág. 060 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


Sale GASCÓN, sin ver a ENRIQUE
GASCÓN:

               ¡Brava máquina levanta
               sobre un engaño el Amor!
               Peón soy de esta labor.
               Cantera traigo que espanta.
               Al príncipe vengo a dar
               un recado de Lisena
               que es la cal de aquesta arena
               con quien se intenta mezclar;
               y temo, aunque ando a destajo,
               si el rey sabe este edificio,
               que la obra ha de hacer vicio
               y ha de cogerme debajo.

ENRIQUE:

               (Éste pienso que es criado
               del padre de quien adoro.
               Lo que sospecho e ignoro
               sabré de él.) Hola, hombre honrado.

GASCÓN:

               Hombre, sí; que esotro no.

ENRIQUE:

               ¿No sois honrado?


<<<
>>>

Pág. 061 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


GASCÓN:

               Con "hola"
               no, que la honra viene sola;
               y como "hola" me llamó,
               no puedo ser hombre honrado;
               que las "honras," como es cierto,
               se suelen hacer a un muerto,
               pero nunca a un "oleado."

ENRIQUE:

               ¡Buen humor gastáis!

GASCÓN:

               Por casto
               los malos sudé primero
               y a falta de otro dinero
               humor es sólo el que gasto.

ENRIQUE:

               ¿No servís vos a Fisberto?

GASCÓN:

               Inmediatamente, no:
               sirvo a sus caballos yo
               porque los pulo y concierto.

ENRIQUE:

               ¿Sois lacayo suyo, en fin?

GASCÓN:

               En fin, no lo quiera el cielo.
               Ser despensero es consuelo,
               que esotra plaza es ruín.
               Basta que hasta aquí me vea
               dando sus caballos ripio
               y ser lacayo al principio
               sin que al fin también lo sea.

ENRIQUE:

               A estar en mi casa vos,
               yo os cumpliera ese deseo
               porque en vuestro trato veo
               donosas cosas, por Dios.
               No debéis de conocerme.


<<<
>>>

Pág. 062 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


GASCÓN:

               Si os saco por el olor,
               me vais oliendo a señor.
               Y si es que habéis menesterme
               entre discreto y bellaco
               os serviré de podenco
               para todo lo mostrenco;
               que por el olor lo saco.
               Porque nunca los señores,
               sino en las comedias, hablan
               con lacayos, si no entablan
               por sus medios sus amores.

ENRIQUE:

               Vos habéis dado en lo cierto.

GASCÓN:

               ¡Miren si lo dije yo!
               Si es Diana la que os dio
               en las mataduras, muerto,
               o matado estáis en vano,
               porque todo su desdén
               paró en casarse, aunque bien,
               con uno, que ni es verano
               ni invierno.

ENRIQUE:

               ¿Casada está?

GASCÓN:

               Como venís de camino,
               en todo sois peregrino.
               La mano a don Sancho da
               de Urrea, y es ya duquesa
               de Florabel y Alba Real.

ENRIQUE:

               Es don Sancho muy leal,
               y la sangre aragonesa
               que ser le dio conocida,
               y de reyes decendiente.

GASCÓN:

               Si fuérades maldiciente,
               hiciérades de su vida
               otro Flos Sanctorum.


<<<
>>>

Pág. 063 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


ENRIQUE:

               Soy
               de don Sancho muy amigo
               y de sus hechos testigo.

GASCÓN:

               Las gracias por él os doy
               y colijo que no estáis
               de Diana enamorado
               pues celos no os han picado,
               y a su marido alabáis.

ENRIQUE:

               Acertáis como discreto.

GASCÓN:

               Según eso, de Lisena
               debéis de ser alma en pena,
               y que lo erráis os prometo;
               que aunque el gusto os alborota
               por las galas con que viene,
               dicen que más faltas tiene
               que seis juegos de pelota.
               Yo, como ladrón de casa
               y que hablo con las doncellas
               tal vez que asisten con ellas,
               sé lo que en aquesto pasa.
               Si adoráis madejas rizas
               de sus espurios cabellos,
               ajenos son los mas de ellos;
               trae pantorrillas postizas;
               tiene muchos excrementos,
               muchos hoyos de viruelas;
               hase sacado tres muelas
               de achaque de corrimientos.
               Tiene giba, bien que es poca,
               calza diez puntos de pie,
               y lo peor que de ella sé
               es que la olisca la boca.
               Y con todo eso, mil locos
               andan muertos por su amor,
               y estimaran por favor
               que les diera un par de mocos.
               Principalmente anda muerto
               cierto título por ella,
               que por casarse con ella
               habló a su padre Fisberto.


<<<
>>>

Pág. 064 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


ENRIQUE:

               ¿Cómo? qué decís? ¿Quién es
               quien se casa con Lisena?

GASCÓN:

               (¡Picóle!) (-Aparte-)

ENRIQUE:

               Aquesta cadena
               ha de ser el interés
               por quien me habéis de decir
               quién es el que se desposa.

GASCÓN:

               (No hay cosa mas provechosa (-Aparte-)
               como un discreto mentir.)
               Ello ha de ir por aquí ya
               aunque entredicho me han puesto.
               Sabed que es el duque Arnesto
               el que concertado está,
               y el que a excusas de su padre
               ha hecho las escrituras.

ENRIQUE:

               ¡Ciertas son mis desventuras!

GASCÓN:

               Si celos son mal de madre,
               y vos os sentís celoso,
               una tostada tomá...
               y tras ella...


<<<
>>>

Pág. 065 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


ENRIQUE:

               Calla ya,
               coronista malicioso;
               que aunque la ausencia cruel
               haya podido mudarla,
               solamente ha de gozarla
               el marqués de Oberisel.
Vase ENRIQUE

GASCÓN:

               ¡Oste, puto! ¿El conde es éste
               de Oberisel? El sobrino
               del rey? ¡A mal tiempo vino!
               Paciencia el príncipe preste,
               si Enrique hablando a Fisberto
               quiere ser el desposado;
               que éste ama a lo declarado,
               y el príncipe a lo encubierto.
               Por disuadirle su amor,
               faltas en ella fingí
               y el picón al marqués di
               del nuevo competidor
               que con Lisena se casa.
               A muchas cosas me atrevo;
               pero todo se lo debo
               al príncipe; pues si pasa
               adelante este embeleco,
               se trueca en reales y escudos,
               Gascón, lacayo en menudos.
               ¿Paréceles barro el trueco?


<<<
>>>

Pág. 066 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


Sale SIGISMUNDO
SIGISMUNDO:

               (Amor, de este laberinto,
               si tú la mano me das,
               saldré seguro.) ¿Aquí estás,
               Gascón?

GASCÓN:

               Como se lo pinto.

SIGISMUNDO:

               Quimeras dificultosas
               ha levantado mi amor.

GASCÓN:

               De príncipes es, señor,
               intentar terribles cosas.
               Diana y Lisena están
               en este engaño conformes
               y dicen que te transformes
               en un fingido galán
               de Diana, y en nombre suyo
               corresponderá Lisena
               entreteniendo tu pena
               para que si el padre tuyo
               acaso tu amor supiere,
               vea que es mujer casada
               la dama que es de ti amada
               y que si casarte quiere
               con Leonora, no podrá
               impedirlo aqueste amor.
               Dejando a salvo su honor,
               licencia a aquesto te da;
               que a trueco de ver su hermana
               reinar en Bohemia, intenta
               tomar su amor por su cuenta
               y así, ya sea en la ventana,
               ya en papeles, ya en acciones,
               y sujeto de tu amor
               es Diana en lo exterior,
               si bien en las intenciones
               Lisena tu gusto obligue.
               Será amor en tal quimera,
               "a ti te lo digo, nuera... "
               y lo demás que se sigue.


<<<
>>>

Pág. 067 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               ¡Qué de ello debo a Diana!
               El cielo me favorece;
               premio excelente merece
               quien hace tan buena hermana.
               Fingirme su galán trato,
               y con debido secreto
               guardar el justo respeto
               que pide el cuerdo recato
               de don Sancho, que es su esposo
               y el vasallo más leal
               de Bohemia, y haré mal
               si vive por mí celoso.

GASCÓN:

               A eso voy; que es cosa llana
               si le damos ocasión,
               que ha de echar el bodegón
               don Sancho por la ventana.
               Yo estoy en casa, y por mí
               pasará aqueste embeleco;
               que soy como puerto seco.
               Lo que la he de decir di;
               que aguarda como a las doce
               la campana el motilón.

SIGISMUNDO:

               Esta noche mi afición
               quiere que la dicha goce
               de que hable a la ventana.
               Dile a mi Lisena bella
               que salga a las once a ella,
               [y] que se finja Diana;
               que por ella la he de hablar.


<<<
>>>

Pág. 068 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


GASCÓN:

               Basta, que en esta quimera
               es Gascón la lanzadera.
               ¡Alto; urdir, y enmarañar!
Vanse los dos.
Salen el REY y ALBERTO

ALBERTO:

               Luego que vio a Leonora Sigismundo
               y en ella el cielo mismo trasformado,
               trocó el primero amor por el segundo;
               y la infanta, que es toda amor y agrado,
               si tibia su descuido la tenía,
               desvelos dio de nuevo a su cuidado.
               Yo que la truje, gran señor, de Hungría
               y en la continuación de su presencia,
               veneno daba al alma cada día,
               no pude hacer tan fuerte resistencia
               que no diese esperanzas al deseo,
               bien que pagando costas la paciencia;
               pero, pues la ama Sigismundo, y veo
               que ella se muestra noble, agradecida
               a tu palabra y su amoroso empleo,
               de pensamientos mudaré y de vida;
               que no imposibles del amor escojo,
               ni en tus reinos la paz es bien que impida.
               Si me perdonas el pasado enojo
               y esta mano me pones en los labios,
               ya que a tus pies con humildad me arrojo
               jamás saldrá de tus consejos sabios
               mi debida obediencia ni, atrevidos,
               ofenderán tus canas mis agravios.


<<<
>>>

Pág. 069 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


REY:

               A defetos, Alberto, conocidos,
               siendo yo padre, no hay dudar que ofrezca
               abrazos por enojos, entre olvidos;
               que el príncipe, ya cuerdo, no aborrezca
               lo que tan bien le está, me satisface,
               y que a su amor Leonora el suyo ofrezca;
               pero no los extremos con que hace
               Sigismundo que entienda el caso poco
               que de lo mucho que le quiero nace.
               Di a Diana a don Sancho porque, loco
               con desigual amor, ofensa hacía
               a mi palabra real; y aunque no toco
               otros inconvenientes que podría,
               basta la enemistad que ocasionaba
               entre Bohemia, y su vecina Hungría.
               Por esto, ¿es bien, cuando de ver acaba
               la infanta, que me dices que ya adora,
               y en su hermosura mi elección alaba,
               viendo a don Sancho con Diana agora,
               en nudo conyugal e igualdad cuerda
               público hacer lo que mi corte ignora?
               ¿El respeto es razón que así me pierda
               el príncipe? ¡A su padre, Sigismundo!
               ¡Bien su obediencia con mi amor concuerda!

ALBERTO:

               No en tanta culpa como juzgas fundo
               su repentino enojo, si prudente
               miras la mocedad que diste al mundo.
               Vio a su dama casada de repente,
               llegando en tal suceso descuidado;
               quísola bien; no sale fácilmente
               amor en muchos días arraigado.
               Sintiólo. ¿Qué te espantas? Ya se olvida,
               y el alma a su Leonora ha dedicado.


<<<
>>>

Pág. 070 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


REY:

               ¿Es muy hermosa?

ALBERTO:

               (Aquí venís nacida, (-Aparte-)
               mentirosa invención.) Es un retrato
               de Lisena.

REY:

               ¿De quién?

ALBERTO:

               No vi en mi vida
               en el cuerpo, en la cara, y en el trato
               dos símiles tan grandes. Esto es cierto.
               La verdad verás presto que te trato.

REY:

               ¿De Lisena, la hija de Fisberto?

ALBERTO:

               Ésa es otra Leonora, otra belleza,
               y un "tanto monta" suyo.

REY:

               Suele, Alberto,
               de cuando en cuando hacer naturaleza,
               aunque es en variar tan admirable,
               igual conformidad de su destreza.
               No es el primero ejemplo--aunque es notable--
               el que has visto en Leonora y en Lisena.
               Siempre la semejanza ha sido amable.
               Pero ¿cómo la infanta entrar no ordena
               en mi corte?

ALBERTO:

               De industria lo dilata;
               que su hermano, señor, la trae con pena.
               Vladislao, a quien la suerte ingrata
               en lo último tiene de la vida,
               antes que el tiempo el oro trueque en plata,
               es la ocasión que de su boda impida
               las fiestas que la aprestas, por agora,
               porque quiere que en todo sea cumplida.
               Si muere Vladislao, y triste llora
               su joven falta, cuando el reino hereda,
               ¿cómo podrá gozar fiestas Leonora?


<<<
>>>

Pág. 071 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


REY:

               Es la infanta muy cuerda. Tiempo queda
               en que heredando el reino, que ya es cierto,
               con sus bodas mi corte alegrar pueda.
               Iréla a visitar mañana, Alberto,
               por ver lo que a Lisena se parece.

ALBERTO:

               Y está puesto en razón.

REY:

               Saldré encubierto.
ALBERTO mira adentro

ALBERTO:

               El príncipe es aquéste.

REY:

               Pues se ofrece
               a tan buena ocasión, hablarle a solas
               pretendo. Véte, infante.

ALBERTO:

               (Alegre crece (-Aparte-)
               mi tímida esperanza entre tus olas,
               Amor, piélago inmenso. Dame ayuda
               pues sigo las banderas que enarbolas.
               No mudes tu bonanza. Si se muda
               el mar que con borrascas se levanta,
               el viento en popa de tu gracia acuda.
               La infanta quiero, Amor; dame la infanta.)

Vase ALBERTO.


<<<
>>>

Pág. 072 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


Sale SIGISMUNDO, por una puerta,
y don SANCHO por otra, y
quédese viendo al REY hablar con
el príncipe SEGISMUNDO
SANCHO:

               (El príncipe se ha indignado (-Aparte-)
               porque de Diana soy
               dueño, y aunque de ella amado,
               si fe, sospechas, os doy
               armas daré a mi cuidado.
               Mas el rey está con él.
               A darle satisfacción
               venía... sospecha cruel,
               dejad mi imaginación;
               que alteráis su quietud fiel.
               No revolváis tantas cosas,
               todas contra mi sosiego;
               que si pasiones celosas
               de amor alteran el fuego,
               mis penas serán forzosas.
               Oír quiero lo que tratan.

REY:

               Príncipe, si a libertades
               que descompuestas maltratan
               las reales autoridades
               y de amor las llamas matan,
               hubiera de dar castigo,
               mi enojo experimentaras,
               no hijo, sino enemigo,
               tanto que otra vez no osaras
               descomponerte conmigo.
               Mas soy tu padre, y así
               templo leyes del rigor,
               que me inclinan contra ti
               porque está embotando Amor
               hilos que al enojo di.
               Hámele en parte templado
               el haberme dicho Alberto
               que de opinión has mudado,
               y si, como afirma, es cierto
               que a Leonora el alma has dado
               y dejando otras quimeras,
               hacer mi gusto codicias,
               trocando burlas en veras,
               yo te perdono, en albricias
               de que ya a la infanta quieras.


<<<
>>>

Pág. 073 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               No puedo negar, señor,
               que cuando en Diana vi
               menospreciado el amor
               que la he tenido...

SANCHO:

               (¡Ay de mí! (-Aparte-)
               ¿Qué oís, combatido honor?)

SIGISMUNDO:

               Sin consultar la prudencia
               que justos respetos mira,
               ofendí tu real presencia
               dando ocasión a tu ira
               mi alterada inadvertencia.
               Mas lo que mi dicha gana
               conozco y que se mejora
               mi elección, hasta aquí vana,
               pues restauro con Leonora
               lo que perdí con Diana.


<<<
>>>

Pág. 074 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


REY:

               No con eso satisfecho
               das sosiego a mi cuidado.
               Experiencia larga he hecho
               que de un amor arraigado
               reliquias conserva el pecho.
               Nunca sale de raíz
               una pasión encendida;
               que en el hombre más feliz,
               aunque se sane la herida,
               se queda la cicatriz.
               Solo en ti no ha de haber tal;
               porque tu amorosa pena
               ha de ser--o haráslo mal--
               como quien pisa la arena
               para borrar la señal.
               Ya yo sé que de tal suerte
               Diana te dio cuidado,
               que a no impedirlo la suerte,
               tú vivieras mal casado
               y aceleraras mi muerte.
               Lo que en el jardín pasó
               sé también, y que por poco
               te hallara en él, cuando entró
               Fisberto, y de tu amor loco
               los claros indicios vio.
               Él, con prudencia y recato,
               dio a su hija igual marido,
               y ella a ti te da en barato,
               pues juego su amor ha sido,
               este papel y retrato.
               Don Sancho es noble y leal;
               Diana es ya su mujer.
               Tú tienes esposa igual;
               ángel de guarda ha de ser
               suya mi respeto real.


<<<
>>>

Pág. 075 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


REY:

               Si contra su honor porfías
               y otra vez encender piensas
               memorias que afirmas frías,
               de don Sancho las ofensas,
               no son suyas, sino mías.
               Ella tiene esposo honrado,
               y para que no la ofendas,
               tu papel te da, y traslado;
               que pues te vuelve las prendas,
               su amor ha desempeñado.
               Si en papeles y pinturas
               censo su amor quiso echar
               y redimirle procuras,
               ya como censo al quitar
               te vuelve las escrituras.
               Rásgalas; que en esto fundo
               tu dicha, y no seas ligero;
               que en agravios, Sigismundo,
               si te perdono el primero,
               no sé lo que haré al segundo.

Déjale al príncipe el papel
y el retrato, y vase


<<<
>>>

Pág. 076 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               (Todo lo va haciendo Amor (-Aparte-)
               a medida del deseo.)

SANCHO:

               (¡Ay sospechoso temor! (-Aparte-)
               ¡Qué mala información veo
               sustanciar contra mi honor!
               Jardín, retrato y papel
               tienen mi ventura en calma,
               siendo en pleito tan cruel
               tres enemigos del alma,
               y tres testigos en él.
               ¿Esto es, cielos, ser casado?)
Sale GASCÓN

GASCÓN:

               Brevemente, que me llama
               cierta prisa...

SANCHO:

               (¿No es criado (-Aparte-)
               de mi casa éste?)

GASCÓN:

               ...a tu dama
               di, príncipe, tu recado,
               y responde que te espera
               esta noche en la ventana.
               Prosigue con tu quimera,
               y hablarás una Diana
               que es tercera y es primera;
               Que aunque en casa hay nuevo dueño;
               tú eres más antiguo en ella,
               y estotro en tiempo pequeño,
               aunque tiene esposa bella,
               por más bello tendrá el sueño,
               pues no hay más blandos colchones
               para dormir, que los años.


<<<
>>>

Pág. 077 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               Gascón, las obligaciones
               pagaré de estos engaños.

GASCÓN:

               Honrarás a los Gascones.
               ¿Qué es lo que metes ahí?

SIGISMUNDO:

               El retrato y el papel,
               que a mi amado dueño di.
Hace que los echa en la faltriquera
y cáensele al suelo

GASCÓN:

               Que diera en tierra por él
               esta máquina entendí;
               pero bien se ha remediado
               a costa de un casamiento
               un condado y un ducado.

SIGISMUNDO:

               Diérale yo, Gascón, ciento,
               por salir de este cuidado.
               Vamos, que ya es tarde, y quiero
               vestirme de noche.

GASCÓN:

               Y yo,
               que te sirvo de tercero,
               ¿tengo de medrar?

SIGISMUNDO:

               ¿Pues no?

GASCÓN:

               ¿De lacayo a caballero?
               ¡Bravo salto!

SIGISMUNDO:

               Ya te vieras
               rico, si no me importara
               tanto, Gascón, que estuvieras
               en su casa.


<<<
>>>

Pág. 078 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


GASCÓN:

               Es cosa clara,
               porque a no estarlo, no hubieras
               logrado tanta fatiga.
               Si medro de aquestas trazas,
               por armas pondré una higa,
               y a sus lados dos almohazas
               con una letra que diga,
               "Para Carola."

SIGISMUNDO:

               ¿A qué fin?

GASCÓN:

               Háceme trampas.

SIGISMUNDO:

               ¿Y tú
               las sufres?

GASCÓN:

               No, que es ruín.
               Escupióme y dijo, "¡puh!"
               Testigo todo un jardín.

Vanse los dos


<<<
>>>

Pág. 079 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SANCHO:

               Qué bien, honra, os acomoda
               el rey, autor de mi queja,
               pues casándome, aun no os deja
               gozar el pan de la boda!
               Mi tragedia escuché toda.
               ¡Nunca el rey me diera estado,
               mujer, privanza y ducado!
               Pues si me desacredita
               y advierte lo que me quita,
               ¿qué vale lo que me ha dado?
               La mujer más noble y bella
               ¿qué valor nunca ha tenido;
               pues al más bajo marido
               le dan dineros con ella?
               La privanza que atropella
               títulos, ¿de qué interés,
               cielos rigurosos, es,
               pues en el más alto puesto
               para que caiga más presto,
               de grillos sirve a los pies?
               ¿De qué estima es el estado
               que el rey puede dar mejor?
               ¿Ni qué valdrá, si el honor
               cae por él de su estado?
               Honra, cuanto nos han dado,
               todo os incita a caer:
               La privanza es Lucifer
               que cae al paso que sube,
               el estado rayo en nube,
               torre en viento la mujer.


<<<
>>>

Pág. 080 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SANCHO:

               El retrato y papel son
               éstos que a mis pies están.
               Cayéronsele, y querrán
               a mis pies pedir perdón.
               Mas no; que en esta ocasión
               donde su ser mi honra pierde,
               áspid entre la flor verde
               mi desventura los llama;
               que porque muera mi fama,
               sube al pecho, y el pie muerde.
               Casóme el rey sin mi gusto;
               Diana es moza y hermosa,
               mi edad poco apetitosa
               lazo desigual e injusto;
               mozo el príncipe y robusto
               sin respetos el poder;
               él amante, ella mujer,
               y conformados los dos...
               Honra, sospechadlo vos;
               que yo no os oso ofender.
               En el jardín ¿no se vieron?
               ¿Luego es cierto? Calla, lengua;
               que publicarán mi mengua
               las paredes que te oyeron.
               ¡Ay cielos! Si allí estuvieron...
               y el príncipe gozar pudo...
               Al pronunciar esto, un ñudo
               de mi garganta es cordel;
               mas dígalo este papel
               que da fácil y habla mudo.


<<<
>>>

Pág. 081 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SANCHO:

Lee
               "Mi padre el rey, prenda mía,
               me da esposa, y no sois vos,
               como si Amor, siendo Dios,
               preciase estados de Hungría."
               
               No es deidad la tiranía.
               Ese atributo condeno;
               justicia guarda el que es bueno.
               De Diana soy señor.
               O no os llaméis dios, Amor,
               o no apetezcáis lo ajeno.

Lee
               "Antes que llegue este día,
               esta noche Amor concierta
               daros la posesión cierta..."

               ¿Qué aguardáis, sospecha fría?
               ¡Posesión! ¡Ay honra mía!
               ¡Justo temor os espanta!

Lee
               "Porque en viniendo la infanta
               halle cerrada la puerta."

               La muerte la hallará abierta,
               si averiguo afrenta tanta.


<<<
>>>

Pág. 082 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SANCHO:

Lee
               "La mano os tengo de dar
               sin poner mi amor por obra;
               que no soy como el que cobra
               sin intención de pagar."

               Volved, honra, a respirar;
               que si contra el común uso
               su amor por obra no puso
               y vos os quedáis en pié,
               yo, honra, os defenderé
               sin que me tengáis confuso.

Lee
               "Sólo os quiero asegurar
               que en honesto amor me fundo."

               Mentido habéis, Sigismundo,
               pues me queréis deshonrar.
               ¿Qué crédito os puedo dar,
               papel, viendo que mintió
               la mano que os escribió?
               ¿A quién creerá, aunque lo ignora,
               si intenta gozarla agora,
               que entonces no la gozó?


<<<
>>>

Pág. 083 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SANCHO:

               No leo más. En conclusión,
               de mi sospecha haré alarde;
               que no hay amante que guarde
               palabras en la ocasión.
               Valientes excusas son
               las que este papel me enseña;
               pero no es señal pequeña
               las prendas que en contra están,
               que adonde prendas se dan,
               alguna cosa se empeña.
               Vos, retrato, habéis estado
               en su poder y su pecho
               y, habiendo asiento en él hecho,
               la posada habéis pagado.
               No sois vos el descartado,
               sino yo; que a toda ley
               si el Amor no guarda ley,
               ¿quién duda, aunque os halle aquí,
               que me descartará a mí,
               por quedarse con un rey?
               Esta noche se han de hablar.
               Ya Sigismundo previno
               el traje a su desatino.
               ¡Honor, hacer, y callar!
               El silencio sabe obrar;
               indicios he visto llanos;
               si a pensamientos livianos
               obras aplica en mi mengua
               Diana, calle la lengua
               porque el honor todo es manos.

Vase don SANCHO.


<<<
>>>

Pág. 084 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


Salen DIANA y LISENA
DIANA:

               En fin, ¿esta noche, hermana,
               viene Sigismundo a hablarte?

LISENA:

               Y el nombre tengo de hurtarte
               siendo sólo en él Diana.

DIANA:

               Provechosa es la invención.

LISENA:

               Sí, que si a saberlo viene
               el rey, que sólo ojo tiene
               a que llegue a ejecución
               el casarle con Leonora,
               viendo que ya tú lo estás
               e impedirlo no podrás,
               cuando sepa que te adora,
               reparará poco o nada;
               pues cuando te ame y le quieras,
               lo que doncella impidieras
               no lo has de impedir casada.

DIANA:

               Deseo tanto, te prometo,
               esto de verte reinar,
               que en fin, como ha de durar
               poco, y con tanto secreto,
               consiento en aqueste engaño,
               como no toque al decoro
               de don Sancho; que le adoro
               ya como si hubiera un año
               que por dueño le deseara.
               Tan señor se hizo de mí
               que desde que no le vi
               como si un siglo tardara,
               maldiciones echo al sol
               porque su curso no pasa;
               que en fin de noche está en casa.


<<<
>>>

Pág. 085 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


LISENA:

               Es discreto y español.
               Hace gran ventaja España
               en amar, a otras naciones;
               que fértil es en varones.

DIANA:

               Don Sancho, Lisena, engaña
               los años con el buen gusto,
               la alegre conversación,
               la apacible condición;
               y yo, en fin, que de esto gusto,
               vivo contenta y segura
               sin que me inquieten desvelos;
               que Amor mozo, todo es celos
               y el mío todo es ventura.

LISENA:

               ¡Ay qué casada tan buena!
               El Amor lleve adelante
               amor tan fino y constante.

DIANA:

               Y porque el tuyo, Lisena,
               no pierda ocasión por mí,
               irme y dejarte pretendo.
               Mi honra y nombre te encomiendo.

LISENA:

               ¿Pones más que el nombre aquí?

DIANA:

               ¡Corre riesgo, y me da pena!
               Guárdamele, y no te asombre
               porque quien tiene mal nombre,
               nunca cobra fama buena.

Vanse las dos.


<<<
>>>

Pág. 086 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


Salen ALBERTO
y SIGISMUNDO, de noche
ALBERTO:

               Hice al rey creer, en fin,
               que Lisena de la infanta
               era, príncipe, un retrato,
               y admirable semejanza.
               Creyólo, y determinó
               irla a visitar mañana
               a Valdefiores, en donde
               tendrán fin estas marañas.
               Leonora, que mis deseos
               con otros iguales paga
               y procura reducirlos
               al yugo que Amor enlaza,
               sabe todas estas cosas,
               y a cuantos tiene en su casa,
               porque por ellos no pierda
               nuestra marañosa traza,
               ha mandado que prosigan
               con este engaño y aguarda,
               para industriarla en el caso,
               que lleves allá tu dama.
               Comunicará con ella
               las acciones y palabras,
               que al rey tiene de decir
               para que no caiga en falta;
               y porque no se descubra
               esta ficción por su causa,
               encerrándose, no quiere
               que entre nadie a visitarla.


<<<
>>>

Pág. 087 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


ALBERTO:

               Esto excusa con decir
               que no es razón, siendo hermana
               del príncipe Vladislao,
               cuya muerte malograda
               sabe ya por cosa cierta,
               dar a visitas entrada,
               divirtiendo el sentimiento,
               que es justo la aflija el alma.
               Como ha tan poco que vino
               y llegó tan recatada
               que no hay ninguno en Bohemia
               que le haya visto la cara,
               por todo el reino ha corrido
               esa mentirosa fama
               y todos creen en la corte
               que en Lisena se retrata.
               Lo que falta, hermano, agora,
               es que con brevedad vaya
               y a Leonora comunique,
               pues es poca la distancia,
               que supuesto que su padre,
               de la corte y de su casa
               ausentándose, se emplea
               ya en su hacienda, ya en la caza,
               diciendo que parte a verla
               y, ayudando a esto Diana,
               sin dar lugar a sospechas,
               dulce fin tendrán tus ansias.


<<<
>>>

Pág. 088 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               Peregrino ingenio tienes.
               ¡Disposición extremada
               y a medida de mi gusto!
               Con Gascón haré avisarla;
               que no fío este secreto,
               aunque agora vengo a hablarla,
               supuesto que oyen las piedras
               de paredes y ventanas.
               Mas oye, que viene gente.

Hablan bajo los dos.
Sale ENRIQUE de noche

ENRIQUE:

               (¿Posible es, Lisena ingrata, (-Aparte-)
               que en una ausencia tan corta,
               olvidándome, te casas?
               Mas es poderoso Arnesto.
               Un duque ¿qué no contrasta?
               Una ausencia ¿qué no olvida?
               Un interés ¿qué no alcanza?
               Quien no parece, perece.
               Ausente el fuego, no abrasa;
               anublado el sol, no alumbra;
               la ausencia es nube pesada.
               Comenzábate a servir;
               tú a quererme comenzabas;
               si me ausenté a los principios
               y lo poco casi es nada,
               ¿qué me quejo, qué te culpo?
               Maldiga Amor la embajada.
               El camino Amor maldiga,
               y al rey que de ella fue causa.
               Pero ¿qué gente es aquésta?
               Mas si el duque a Lisena ama,
               y es justicia Amor que ronda,
               mi pregunta fue excusada.
               Mataréle. Pero no;
               que si los celos me agravian,
               celos con celos se vengan
               no con desiguales armas.)
               ¡Ah de la calle! ¿Quién son?


<<<
>>>

Pág. 089 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               ¿Quién lo pregunta?

ENRIQUE:

               Quien pasa
               desde el amor al olvido.

SIGISMUNDO:

               ¡Extraordinaria distancia!

ENRIQUE:

               ¡Notable! Pero vos, duque,
               sois ocasión de que la haya
               y que yo entre estos extremos
               experimente desgracias.

SIGISMUNDO:

               ¿Yo soy duque? ¿Conocéisme?

ENRIQUE:

               Disimuláis nombre y habla,
               duque Arnesto que, aunque a oscuras,
               los celos son luz del alma.
               Ya sé que tan adelante
               lográis vuestras esperanzas
               que Fisberto os da a Lisena
               y con vos honra su casa.

SIGISMUNDO:

               (¿Cómo es esto?) (-Aparte-)


<<<
>>>

Pág. 090 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


ENRIQUE:

               Y también sé
               que si en la de amor guardaran
               antigüedades, pudiera
               la mía haceros ventaja.
               Escrituras tenéis hechas...
               ¡Ay cielos, quién las rasgara!
               En secreto os casáis, duque,
               celos públicos me matan.
               Porque vuestro padre viejo
               lo ignore, habéis dado traza
               de casaros de esta suerte;
               mas como nadie las guarda,
               las plumas con que se hicieron
               vuestras escrituras, andan
               para publicarla a voces
               en las alas de la faena.
               A ser yo celoso al uso,
               vuestras dichas estorbara;
               favores mi amor fingiera
               que a Lisena deshonraran.
               Pero no lo quiera Dios;
               que soy noble, y aunque ingrata
               ella, es espejo de honor,
               si ejemplo de la mudanza.
               A servirla comencé;
               principios tuve en su gracia,
               ausentéme, entrastes vos,
               y amores que no se arraigan,
               hiélanse con una ausencia.


<<<
>>>

Pág. 091 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


ENRIQUE:

               Casáos, Arnesto, gozadla
               pues que sois más venturoso;
               que cuando vos saquéis galas,
               hagáis fiestas, deis libreas,
               podrá ser, y Dios lo haga,
               que os corte funestos lutos
               la muerte que me amenaza.
               Deudo soy cercano vuestro;
               mas si amor deudas os paga
               a letra vista de gustos,
               y en Lisena os da libranzas,
               ¿qué os importará mi muerte?
               Pues cuando sintáis mi falta,
               nunca mucho costó poco.
               Lo más caro más se ama.
               Logre el cielo vuestra suerte;
               que yo para no estorbarla,
               de vos envidioso y de ella,
               iré a repasar desgracias.
Vase el marqués ENRIQUE

SIGISIMUNDO:

               Alberto, ¿no escuchas esto?
               ¿No oyes que a Lisena casa
               en secreto con el duque
               su padre, y que desbarata
               la máquina de mi amor?
               ¿No oyes confirmar palabras
               en contratos y escrituras?

ALBERTO:

               Ya lo oigo.


<<<
>>>

Pág. 092 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               Pues ¿qué aguardas,
               infante? Dame la muerte.
               Saca aquese acero, saca
               este corazón, primero
               que el duque con esto salga.

ALBERTO:

               No sé, por Dios, qué sospeche
               de estas nuevas disfrazadas
               sin conocer al autor
               ni el efecto a que se causan.
               El duque Arnesto es mi amigo
               y hasta aquí no sé que haya
               tenido amor, que es señal
               que sale luego a la cara.
               ¿No podrá ser que éste sea
               algun burlón de éstos que andan
               dando picones de noche
               y cifran su trato en gracias?

SIGISMUNDO:

               No, hermano. Verdades son,
               en mi daño averiguadas
               todas cuantas éste ha dicho;
               ni las finge, ni me engaña.

ALBERTO:

               Pues bien, cuando verdad sea,
               Lisena ¿está ya casada?
               ¿Aborrécete por dicha?

SIGISMUNDO:

               ¡Ay Alberto! No sé.

ALBERTO:

               Calla,
               y procura hacer de suerte
               que a ver a Leonora vaya;
               que si ella su intento ayuda
               y te desposas mañana,
               ¿qué celos hay que te inquieten
               ni qué escrituras que valgan
               contra consumados gustos
               y dichas anticipadas?


<<<
>>>

Pág. 093 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SIGISMUNDO:

               Es ansí; mas ¿qué sé yo
               si su padre y la mudanza
               habrán hecho lo que suelen?

ALBERTO:

               Gente siento a la ventana.
               Si es ella, buena señal,
               Sigismundo, es que te ama.

SIGISMUNDO:

               ¿Y si viene a despedirme?

ALBERTO:

               ¡Bueno es que te persüadas
               a que Lisena es tan necia
               que más estimación haga
               de un ducado que de un reino!

SIGISMUNDO:

               No sosegaré hasta hablarla.
Sale don SANCHO, como de noche,
y LISENA, a una ventana

SANCHO:

               (A desengaños tan ciertos (-Aparte-)
               y a sospechas confirmadas,
               ¿de qué sirve, honor, buscar
               tanto indicio, prueba tanta?
               Pero si sois juez, hacedlas;
               que todas son de importancia
               hasta cerrar el proceso,
               y ejecutar la venganza.
               ¿Si habrá el príncipe venido?
               Mas éste es; que quien agravia,
               y más en casos de honor,
               diligente se adelanta.
               La ventana está también
               por mi deshonra ocupada.
               Escuchad, silencio cuerdo;
               que el dar voces es infamia.)


<<<
>>>

Pág. 094 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


LISENA:

               (Hablar sentí a Sigismundo.) (-Aparte-)
               ¿Sois vos, Señor?

SIGISMUNDO:

               ¿Es Diana?

LISENA:

               Soy, y no soy.

SIGISMUNDO:

               Ya lo entiendo;
               mi amor ese enigma alcanza.

SANCHO:

               (Sospechas, ya no hay excusa. (-Aparte-)
               No salieron, honor, falsas
               las nuevas de mis desdichas;
               que no mienten, si son malas.)

LISENA:

               ¿Cómo estáis, mi bien?

SIGISMUNDO:

               Quejoso.

LISENA:

               ¿Por qué ocasión?

SIGISMUNDO:

               Porque asalta
               mi ventura un dueño antiguo
               que me atormenta y os ama.

SANCHO:

               (Como soy su esposo yo, (-Aparte-)
               y dueño de aquesta casa,
               antiguo en años y en penas,
               su dueño antiguo me llama.)

LISENA:

               ¿Yo dueño antiguo y no vos?

SIGISMUNDO:

               Sí, cruel, que me amenaza
               con casamientos que estorban
               el lograr mis esperanzas.

SANCHO:

               (¡De mi casamiento tiene (-Aparte-)
               celos! ¡Nunca se enlazara
               mi libertad, ya cautiva,
               en redes que el honor matan!)


<<<
>>>

Pág. 095 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


LISENA:

               Yo no conozco otro dueño,
               ni mientras influya el alma
               vida en este corazón,
               como amor dentro de llamas
               reconoceré otro esposo,
               ni daré a otro amante el alma,
               que no fuere Sigismundo;
               si es querer probarme, basta.

SIGISMUNDO:

               Luego el duque que os adora,
               ¿no es dueño vuestro?

SANCHO:

               (¿Qué os falta, (-Aparte-)
               agravios, si a la vergüenza
               por las calles mi nombre anda?
               ¡Nunca el rey me hiciera duque!)

SIGISMUNDO:

               Disculpas tendréis pensadas;
               diréis que de aquestas bodas
               es vuestro padre la causa.

LISENA:

               Príncipe, yo no os entiendo;
               si porque ya amáis la infanta
               andáis mendigando excusas,
               no me culpéis, y gozadla;
               que yo me daré la muerte.

SANCHO:

               (¡Celos le pide la ingrata!) (-Aparte-)

SIGISMUNDO:

               Diana, si es que a mi amor
               queréis dar debida paga,
               ocasión se ofrece.


<<<
>>>

Pág. 096 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


LISENA:

               ¿Cómo?

SIGISMUNDO:

               Gozándoos.

LISENA:

               ¿Cuándo?

SIGISMUNDO:

               Mañana.

LISENA:

               ¿Dónde?

SIGISMUNDO:

               Yo os lo avisaré;
               que en la calle es ignorancia
               fiar secretos a piedras
               que tienen ecos y hablan.
               Estad, mi bien, prevenida
               y, pues no teme quien ama,
               no temáis inconvenientes
               y adiós, porque vienen hachas.
Vanse SIGISMUNDO y ALBERTO

LISENA:

               ¿Qué celos, cielos, son estos
               que mi dicha desbaratan?
               Aguardar quiero este aviso,
               y de él sabré estas marañas.
               ¿Qué duque es éste, que dice
               Sigismundo, que me llama
               su esposa? Confusa voy.
               ¡Ay noche! ¡Qué de ello engañas!

Vase LISENA


<<<
>>>

Pág. 097 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SANCHO:

               Fuése el príncipe, y entróse
               la que ocasiona mi infamia
               y ciega se determina
               quitarme el honor mañana.
               ¡Válgame Dios! ¡Que las leyes
               del mundo fundado hayan
               la honra en una mujer!
               ¡En una pluma liviana
               el honor de tanto peso!
               ¡Cielo! ¿El matrimonio ata
               con una tan frágil cuerda
               que la más fuerte es de lana?
               A cabo de tantos días,
               honra por mí conservada,
               con tanta industria adquirida,
               ilustre con tanta hazaña,
               ¿un pensamiento os destruye?
               ¿Un soplo liviano os mata?
               ¿Un poco de viento os quiebra?
               ¿Una mujer os maltrata?
               Mas sois de vidrio; ¿qué mucho
               que si os derriba una ingrata,
               cayendo el vidrio se quiebre,
               y el honor pedazos se haga?
               Mañana me ha de afrentar;
               mañana ha dado palabra
               de poner mi mal por obra.


<<<
>>>

Pág. 098 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SANCHO:

               Corta es, honor, la distancia.
               Dadle la muerte. Mas ¿cómo?
               Si ve el vulgo mi venganza
               y estando hasta aquí secreto
               mi agravio, le saco a plaza,
               ¿satisfaráse ansí? No,
               que aunque mas le satisfagan,
               en público siempre queda
               la señal donde hubo mancha.
               Secretos, buscad remedios;
               discurrid, industria honrada.
               No sepa de mí ninguno
               cosa con que me dé en cara.
               No ha de haber quien imagine
               que una mujer alemana
               osó afrentar atrevida
               la honra y valor de España.
               Pues si hoy no la doy la muerte
               ha de afrentarme mañana;
               si la mato, pregonera
               saldrá en mi ofensa la fama.
               ¡Ah peligros del honor!
               ¡Nunca yo experimentara,
               a costa de mi sosiego,
               los daños que me amenazan!


<<<
>>>

Pág. 099 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


Salen GASCÓN, con un hacha encendida
GASCÓN:

               Esto de aguardar señores
               en el patio y con un hacha
               hecho cofrade de luz,
               por Dios, que es cosa pesada.
Sale CAROLA

CAROLA:

               Gascón, ¿ha venido el duque?

GASCÓN:

               ¿Quién lo pregunta?

CAROLA:

               Quien anda
               buscando achaques por verte,
               gabacho de mis entrañas.
               Un siglo ha que estoy sin ti.
               Esto de tener en casa
               dueño nuevo, descomulga
               de los pajes las criadas;
               y tú, como no me quieres
               por ocasiones que haya,
               aunque hecha un Argos me veas
               por corredores y salas,
               sin volver a mí los ojos
               como si yo te injuriara.
               Como silla de dosel
               te hallo siempre de espaldas.


<<<
>>>

Pág. 100 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


GASCÓN:

               Hágase allá. No me toques.

CAROLA:

               ¡Ay traidor! ¿Ansí me tratas?
               Pues ¿por qué?

GASCÓN:

               Como es-Carola,
               sopean muchos su ensalada.

CAROLA:

               ¿Celitos?

GASCÓN:

               Hágase allá;
               que la esconderé esta daga,
               si llega, en los menudillos,
               por lo que tiene de vaina.

CAROLA:

               Si te he ofendido en mi vida,
               un rayo del cielo caiga
               sobre... sobre...

GASCÓN:

               ¿Quién

CAROLA:

               El turco.

GASCÓN:

               Linda pieza, buena lanza,
               ¿qué es del listón que la di
               para la cruz, esta pascua,
               a costa de dos raciones?

CAROLA:

               ¿Listón?

GASCÓN:

               No estoy para gracias.

CAROLA:

               ¿El de carne de doncella?

GASCÓN:

               Ése mismo, mula falsa;
               que pierde en ella ese nombre
               y no quiero que le traiga.
               ¿Qué es de él?

CAROLA:

               Como me sangré
               de un tobillo, estando mala
               ayer, sirvióme de cinta;
               y el barbero, que mal haya,
               dijo que eran gajes suyos,
               y dísele.


<<<
>>>

Pág. 101 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


GASCÓN:

               Si se sangra
               con barberos de palacio
               y listón, a fuer de dama,
               pique; que no pico yo
               vena que está tan picada
               por jardineros bufones.

CAROLA:

               ¡Ay qué testimonio!

GASCÓN:

               Vaya,
               y no haga caso de mí,
               que soy...

CAROLA:

               ¿Qué, Gascón del alma?

GASCÓN:

               Soy un puerco socarrado
               aunque ella no me socarra;
               un monazo de Tolú,
               y como seca en garganta,
               soy escupido.

CAROLA:

               (¡Oxte, puto!) (-Aparte-)
               Gascón, ésa ha sido maula.
               (Soplo vivo ha andado aquí.) (-Aparte-)
               No hagas caso de palabras,
               borreguito de mi vida.

GASCÓN:

               ¡Vive Dios...!

CAROLA:

               No chero: encaja.
Tómale la barba a GASCÓN

GASCÓN:

               ¡Que me engaite aquésta ansí!

CAROLA:

               ¡Ay, pichón...! ¡Ay qué barba!
               No te ofenderé otra vez,
               por esta bendita.


<<<
>>>

Pág. 102 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


GASCÓN:

               Basta.
               ¿Querrásme, mucho?

CAROLA:

               Mu...chísimo.

GASCÓN:

               Si tanto en el "mu" te tardas,
               vive Dios, que a perder me eches.
               ¿No ves lo que en "mu" me llamas?

CAROLA:

               Habló el buey, y dijo "mu."

SANCHO:

               (¡Miren cuál anda mi casa! (-Aparte-)
               Mas ¿qué mucho? Siempre imitan
               las criadas a sus amas.)
Llegándose a GASCÓN y CAROLA
               ¿Qué es esto?

CAROLA:

               Gascón, señor...

GASCÓN:

               (Cogido nos ha en la trampa.) (-Aparte-)

SANCHO:

               ¿Qué hacéis los dos aquí agora?

GASCÓN:

               Que vinieses aguardaba,
               para alumbrarte.

CAROLA:

               Yo vengo,
               como tanto te tardabas,
               a saber si habías venido.
               Mi señora me lo manda;
               que está llena de recelos
               y te espera desvelada.


<<<
>>>

Pág. 103 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


SANCHO:

               Andad, subíos allá arriba.
Vase CAROLA.
GASCÓN quiere también retirarse,
y don SANCHO le llama

SANCHO:

               Gascón.

GASCÓN:

               ¿Señor?

SANCHO:

               En España
               no se usa hablar los criados
               con las doncellas de casa
               tan familiarmente.

GASCÓN:

               Acá,
               la llaneza de Alemania
               todo esto, señor, permite.

SANCHO:

               ¡Es su gente en todo llana!
               No estés en mi casa más.
               Al mayordomo id mañana;
               pagaráos lo que se os debe.

GASCÓN:

               Si otra vez me vieres...

SANCHO:

               Basta.
               No subáis esta escalera
               de aquí adelante...

GASCÓN:

               (¡Qué extraña (-Aparte-)
               condición!)

SANCHO:

               Porque en subiendo,
               bajaréis por la ventana.

GASCÓN:

               (De volatín me gradúa.) (-Aparte-)


<<<
>>>

Pág. 104 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


Salen DIANA y CAROLA
DIANA:

               Mi bien, esposo quien tarda
               tanto en principios de gustos,
               poco quiere.

SANCHO:

               ¡Oh, mi Diana!
               Todas éstas son pensiones
               del palacio y la privanza.
               Yo me enmendaré otra vez
               siquiera por no dar causa
               a que bajen a buscarme
               a la puerta las criadas;
               que es bien estén recogidas.

DIANA:

               Yo me doy por avisada.

SANCHO:

               (Disimulad, cuerdo honor; (-Aparte-)
               vamos, discreta venganza.
               Sin lengua os he menester
               porque el prudente hace y calla.)

Vanse don SANCHO y DIANA


<<<
>>>

Pág. 105 de 153
El celoso prudente Acto II Tirso de Molina


GASCÓN:

               Carola.

CAROLA:

               ¿Qué hay?

GASCÓN:

               Despedido
               soy...

CAROLA:

               Dios le ayude.
Vase CAROLA

GASCÓN:

               ¡Oh, borracha!
               ¡Ayude! ¿Estornudo yo?
               ¡Medrado, por Dios, quedaba
               a no tener de repuesto
               un principazo! Bien haya
               el que tiene dos oficios.
               Ya renuncio el de las calzas.

FIN DEL ACTO SEGUNDO


<<<
>>>

Escena III
Pág. 106 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


Salen LISENA y DIANA
LISENA:

               Hoy se truecan los temores
               que te tienen con tristeza,
               Diana, en gustos mayores.
               Hoy han de llamarme alteza
               las dichas de mis amores.
               Hoy ha de envidiarme el mundo
               las glorias que en mi amor fundo
               y mi suerte venturosa
               me tiene de ver esposa
               del príncipe Sigismundo.
               La infanta me envía a llamar;
               vestida estoy de camino
               porque he de representar
               de un ingenio peregrino
               una traza singular.
               Que me parezco a Leonora
               piensa el rey; Gascón agora,
               en cochero convertido,
               a darme cuenta ha venido
               de esta industria enredadora.
               Mas si ya te lo he contado,
               ¿para qué te lo repito?
               Tú, hermana, el reino me has dado;
               en bronce la fama ha escrito
               el amor que me has mostrado.
               Tú has de reinar, que yo no;
               pues jamás el mundo vio
               hermana que tal hiciese
               ni a tal riesgo se pusiese
               cual tú, porque reine yo.
               ¿No celebras mis venturas?
               ¿No sientes el bien que siento?
               ¿Abrazarme no procuras?


<<<
>>>

Pág. 107 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


DIANA:

               Con la sobra del contento
               estás diciendo locuras.
               Hasta que el fin de tu amor
               asegure mi temor,
               no gusto, hermana, de nada;
               que está muy enmarañada
               y dudosa esta labor.
               Parte, Lisena, en buen hora
               y Amor tu suerte asegure.
               Habla a la infanta Leonora
               y ¡ojalá no se conjure
               de la Fortuna traidora
               la inconstancia contra ti!
               Que para premiarme a mí,
               basta el ver que, siendo alteza,
               a coronar tu cabeza
               te saca el cielo de aquí.
               Mi padre está en el aldea
               de Florel, y ansí diré
               a mi don Sancho de Urrea
               que a verle vas, porque sé
               que tenerte allá desea.
               Melancólico anda, hermana;
               pensativas suspensiones
               hacen mi dicha tirana.
               Elévase en las razones;
               no come de buena gana;
               mal esta noche ha dormido;
               óigole hablar entre sí
               aunque nada he percebido.
               ¿Qué he de hacer, triste de mí?
               si algo de aquesto ha sentido,
               y sospechas del honor
               mi crédito en duda han puesto?


<<<
>>>

Pág. 108 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


LISENA:

               Desengaños de mi amor
               desharán, hermana, presto
               las nubes de ese temor.
               ¿Hase mostrado alterado?
               ¿Mírate, el rostro torcido?
               ¿Cáusale el hablarte enfado?

DIANA:

               Don Sancho es cuerdo marido
               y el cuerdo es disimulado.
               No sólo no me aborrece,
               sino que aumenta favores,
               galas y joyas me ofrece,
               díceme tiernos amores
               con que el que le tengo crece.
               Si pregunto qué ocasión
               le tiene tan pensativo,
               sus brazos respuesta son
               en que amorosa recibo
               segura satisfacción.
               Al palacio y la privanza
               culpa y eso debe ser
               porque ninguno la alcanza
               que no le inquiete el temer
               vaivenes de la mudanza.


<<<
>>>

Pág. 109 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


Sale GASCÓN, de cochero
GASCÓN:

               Ce, Lisena; ce, Diana!
               ¿Hay coco de quien temblar?

LISENA:

               Entra.

GASCÓN:

               De bellaca gana;
               que nunca aprendí a saltar
               y es muy alta esta ventana.

DIANA:

               Fuera está don Sancho.

GASCÓN:

               Pues,
               dos damas de nuestra infanta
               y un coche esperan que des
               principio a ventura tanta.
               Alto, a subir, pues me ves
               en cochero convertido.

LISENA:

               Hermana, dame esos brazos.

GASCÓN:

               (Carola, ¿adónde te has ido? (-Aparte-)
               Pagaréte a latigazos
               aquel "pu," que me ha escocido.)

DIANA:

               ¿Adónde está el coche?

GASCÓN:

               Está
               a la puerta del jardín.
               Ya es tarde. Acabemos ya;
               que ha de hacerme volatín
               don Sancho si vuelve acá
               y dame prisa esta pena.


DIANA:

               Vamos; que te quiero ver
               partir a ocasión tan buena
               que princesa has de volver
               yendo no más que Lisena.

Vanse, y sale don SANCHO


<<<
>>>

Pág. 110 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               En peligro, honra ofendida,
               por una mujer andáis.
               A la muerte, mi honra, estáis;
               hoy no más os dan de vida.
               ¡Qué sana os conocí yo!
               ¡Con qué contento y quietud!
               Mas la honra y la virtud,
               ¿cuándo en la mujer duró?
               ¡Ay leyes fieras del mundo,
               de las de Dios embarazo!
               ¿Que hoy no más os da de plazo,
               honra mía, Sigismundo?
               ¿Que hoy os tiene de dar muerte?
               ¿Que no admite apelación
               su cruel ejecución?
               Buscaba una mujer fuerte
               Dios, por la boca del sabio;
               mas responderéisle a Dios
               que no sois la fuerte vos,
               pues me hacéis, Diana, agravio.
               Hoy no más, honra, hay en medio.
               ¿Qué hacéis con tan corto espacio?
               Quien va enfermando despacio,
               busque despacio remedio;
               que en leyes de medicina,
               no es el médico prudente
               que a enfermedad de repente
               no da cura repentina.
               Muera Diana lasciva
               hoy, pues afrentarme quiere;
               pero si en público muere,
               quedará mi afrenta viva.


<<<
>>>

Pág. 111 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               Mas no hará, que el mundo alaba
               al marido varonil
               que su honra en sangre vil
               de los adúlteros lava.
               Mas ¿qué sangre habrá que pueda
               lavarla si la divulgo
               y en los archivos del vulgo
               inmortal la mancha queda?
               Manchas hay que salen luego,
               si aplicarse el jabón sabe
               mas ¿quién habrá que se alabe
               de sacar manchas de fuego?
               Pero ¡cielos! ¿quién no alcanza
               que la ley del duelo admite,
               porque el honor resucite,
               crueldades a la venganza?
               Esto ¿no es el común voto?
               Sí, mas si el honor se llama
               frágil vaso de la fama,
               vaso que una vez se ha roto,
               aunque le suelde el cuidado,
               no cobra el primer valor
               ni es bien que quede el honor
               como vaso remendado.
               Si la doy muerte que asombre,
               la corte, cuando me vea,
               no de don Sancho de Urrea
               conservaré el primer nombre;
               antes de aquí temer puedo
               que cuantos esto supieren,
               dondequiera que me vieren
               me señalen con el dedo
               y digan, "Éste es aquél
               a quien deshonró su esposa."
               Fama pues tan afrentosa,
               nombre, cielos, tan cruel
               que ha de quedar inmortal,
               ¿podré yo borrarle luego?
               No, porque es mancha de fuego
               que no pierde la señal.


<<<
>>>

Pág. 112 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


Sale ORELIO, criado
ORELIO:

               No es honra muy de codicia
               la que, después de azotado,
               volverle al pobre ha mandado
               en público la justicia.

SANCHO:

               ¿Qué es esto?

ORELIO:

               ¡Oh señor! Venía
               riyéndome de una acción
               que he visto, en satisfacción
               de un azotado, este día.
               Acudió a cierta pendencia
               de noche un juez, y uno de ellos
               le hirió, queriendo prendellos,
               sin que de esta resistencia
               se descubriese el autor.
               El sastre nuestro vecino
               --que si ya no es con el vino
               nunca ha sido esgrimidor--
               estando en su casa quieto,
               fue sin culpa denunciado
               de un enemigo taimado.
               Prendiéronle, y en efeto,
               la furia del juez fue tal
               que sin formarle proceso
               ni averiguar el suceso,
               sobre el usado animal,
               entre la una y las dos
               le hizo dar aquella noche
               un jubón, cual él se abroche
               en galeras, ruego a Dios.


<<<
>>>

Pág. 113 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


ORELIO:

               Como era entonces tan tarde
               cuál o cuál tuvo noticia
               del rigor de la justicia;
               pero él, haciendo alarde
               de su injuriada inocencia,
               del juez se querelló
               y ante el consejo probó
               que cuando la resistencia
               sucedió, estaba acostado,
               con que mandó el presidente,
               en fe de estar inocente
               y el juez haber mal andado
               restitüírle la honra;
               y así por las calles reales
               con trompetas y atabales
               de la pasada deshonra
               se purga, con gorra y calza,
               en medio de dos señores,
               donde de sus valedores
               toda la chusma le ensalza.
               Y cada cual admirado,
               como no sabe quién es,
               pregunta, "¿Cuál de los tres
               es, compadre, el azotado?"
               Y responden, "El de enmedio."
               De modo que ya la fama
               "el azotado" le llama.


<<<
>>>

Pág. 114 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


ORELIO:

               ¡Miren qué gentil remedio
               de honrarle en mitad del día
               si de noche le afrentaron,
               y de los que le asentaron
               cuál o cuál el mal sabía!
               Hanle honrado, en fin, los jueces
               y agora pasa esta calle;
               mas yo digo, que el honralle
               es afrentarle dos veces;
               pues después de paseado
               y soldado su desastre,
               no le llamarán "el sastre,"
               sino sólo "el azotado."

Vase ORELIO


<<<
>>>

Pág. 115 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               "No le llamarán 'el sastre,'
               sino sólo 'el azotado.'"
               ¡Bien que agravio publicado
               añade a la afrenta lastre!
               ¡Ah, Orelio! ¡Y a qué ocasión
               vino tu aviso discreto!
               El agravio que es secreto,
               secreta satisfacción
               pide. Bien me has avisado.
               Cuando al otro el juez honraba,
               el vulgo ¿no preguntaba
               que quién era el azotado?
               Luego si en público os vengo,
               agora, que cuál o cuál
               de mi esposa desleal
               sabe el daño, ¿qué prevengo?
               El que me viere vengado
               no dirá cuando me vea
               "Éste es don Sancho de Urrea"
               sino, "Éste es el afrentado."
               Alto pues, honra discreta,
               haced que lo sea mi furia;
               pues es secreta la injuria,
               mi venganza sea secreta.
               Mirad que a aquel desdichado
               que imita vuestro desastre,
               no le llamarán ya "el sastre,"
               sino sólo "el azotado."


<<<
>>>

Pág. 116 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


Sale DIANA
DIANA:

               (Gracias al cielo que puedo, (-Aparte-)
               nombre mío, restauraros.
               No pienso otra vez prestaros;
               basta un peligro y un miedo.
               Pero aquí mi esposo está
               melancólico y suspenso.)

SANCHO:

               Darle agora muerte pienso.

DIANA:

               (¿Cómo? ¿A quién la muerte da?) (-Aparte-)

SANCHO:

               Pero no ha de ser notoria
               la causa por que la doy
               porque con Diana hoy
               he de enterrar su memoria.

DIANA:

               (¿A Diana ha de enterrar? (-Aparte-)
               ¿Y hoy ha de ser? ¡Ay de mí!
               No en balde, cielos, temí
               la ocasión de este pesar.)

SANCHO:

               Yo he leído de un marido
               a quien un grande afrentó
               que en secreto se vengó.

DIANA:

               (¡Que yo le ofendo ha creído!) (-Aparte-)


<<<
>>>

Pág. 117 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               Convidó, en medio el estío
               a su enemigo a nadar
               y, a título de jugar,
               los dos entrando en el río
               abrazándose con él,
               a la mitad le llevó,
               donde su injuria vengó
               siendo sus brazos cordel,
               y el verdugo su corriente.
               Después salió voceando,
               "¡Favor, que se está anegando
               mi amigo, ayudadle, gente!"
               Y con este medio sabio
               dio nuevo ser a su honor,
               paga justa al agresor,
               y nadie supo su agravio.
               Si no fuera Sigismundo
               que deshonrarme intenta,
               yo vengara ansí mi afrenta
               y no la supiera el mundo;
               mas es príncipe en efeto;
               su sagrado es mi lealtad;
               honra, otro medio buscad
               y advertid que sea secreto.


<<<
>>>

Pág. 118 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


DIANA:

               (¡De Sigismundo y de mí (-Aparte-)
               está celoso! Este engaño
               al fin resultó en mi daño.
               ¡Ay, cielos!)

SANCHO:

               También leí
               que este marido prudente
               después que dormida vio
               su esposa, fuego pegó
               al cuarto; que quien consiente
               al agresor acompaña;
               y cerrándola la puerta,
               después que tuvo por cierta
               su muerte, y la llama extraña
               en cenizas esparció
               su agravio, porque no hubiese
               quien de él noticia tuviese,
               desnudo, a voces pidió
               agua; mas no tiene efeto
               cuando la honra incendios fragua
               y ansí del fuego y el agua
               fió el honor su secreto.
               Fuego, yo también le fío
               de vuestra llama; y por Dios,
               que a no ser, fuego, de vos,
               de nadie fiara el mío.
               Con ella abrasad mis menguas,
               vengad injuriadas famas...
               Mas; ¡ay Dios! que vuestras llamas
               tienen la forma de lenguas,
               y que me afrenten presumo.
               Mas si en iguales desvelos
               suelen ser humo los celos
               no haya llamas, sed todo humo.


<<<
>>>

Pág. 119 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


DIANA:

               (¡A quemarme con la casa (-Aparte-)
               se dispone! ¿Qué herejía
               cometéis, desdicha mia?
               Contaréle lo que pasa;
               que si hasta aquí fue prudencia
               callar, ya no lo será.
               Mi hermana a casarse va;
               la ocasión me da licencia
               descubrir este engaño;
               que si para lo que he hecho
               fue el secreto de provecho,
               ya de hoy más, será en mi daño.)
Llega
                  ¡Señor!

SANCHO:

               ¡Diana! ¡Oh mi bien!

DIANA:

               Si yo, don Sancho, lo fuera,
               menos injurias oyera,
               más amor, menos desdén.
               ¿Qué agravios de vuestro honor
               mi lealtad andan culpando,
               que con vos estáis hablando
               en ofensa de mi amor?
               ¿Qué príncipe amenazáis?
               ¿Qué esposa os quita el sosiego
               que para ella encendéis fuego
               y para él agua buscáis?
               Rigurosos pensamientos
               mi fe deben de ofender,
               pues habéis querido hacer
               verdugos los elementos.
               Si admiten satisfacción
               vuestros injustos enojos
               y no fiáis de los ojos
               indicios de la opinión,
               don Sancho, escuchad un poco.


<<<
>>>

Pág. 120 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               (¡Ah secretos mal nacidos! (-Aparte-)
               Si el temor todo es oídos,
               y el que consigo habla es loco,
               ¿no os pudiérades quedar
               dentro del alma guardados?
               ¡Ved agora escarmentados
               lo que importa el buen callar!)
               Esposa del alma mía,
               ya que escuchándome estáis,
               no las quimeras temáis
               que hace mi melancolía;
               pues ni agraviado me quejo,
               porque estéis, mi bien, culpada,
               ni habrá quien me persüada
               a que no sois claro espejo,
               en que se mira el honor.
               Pero como me casé
               en años ya, y siempre fue
               de mí estimado el valor
               de la honra en tanto extremo,
               por ver la desigualdad
               de vuestra florida edad
               y la mía, dudo y temo...
               sin causa... pues si la hubiera
               nunca un español dilata
               la muerte a quien le maltrata
               ni da a su venganza espera.
               Melancólico, cual vistes,
               entre mí, Diana mía,
               estos discursos hacía:
               propio efeto de los tristes.


<<<
>>>

Pág. 121 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               Si el príncipe que, primero
               que me casase, sirvió
               a mi esposa e intentó
               el dulce estado que adquiero,
               con su intento prosiguiese,
               y ella --que al fin es mujer--
               de su edad y su poder
               persuadida, me ofendiese,
               ¿con qué castigo discreto
               sería bien me vengase,
               sin que el vulgo me afrentase
               ni hiciese agravio al secreto?
               Y dije, "haciéndole ahogar."
               Porque el agua, esposa mía,
               que mudos los peces cría,
               no lo había de parlar;
               ni el fuego, que esteriliza
               cuanto llega a su poder,
               diera lengua a la mujer
               esparciéndola en ceniza.
               Esto en un esposo honrado
               puede un agravio violento,
               no más que en el pensamiento.
               ¡Ved qué hiciera averiguado!
               Pero de imaginaciones
               que conmigo a solas paso,
               no hagáis vos, esposa, caso
               cuando por tantas razones
               vuestra lealtad e inocencia
               satisfacerme procura;
               pues no hay cosa tan segura
               como la buena conciencia.

Vase don SANCHO


<<<
>>>

Pág. 122 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


DIANA:

               ¡Con qué cuerdo y nuevo aviso
               sus sospechas me ha contado!
               Ni se dio por agraviado,
               ni satisfacciones quiso.
               Callaré, pues él lo hace;
               que quien de disculpas usa
               sin pedirlas, si se excusa,
               neciamente satisface.
               Hoy se tiene de casar
               y ser princesa Lisena,
               y hoy saliendo de esta pena
               don Sancho, ha de averiguar
               mi inocencia y dar sosiego
               a su honrada confusión.
               Mas antes de esta ocasión,
               si llega a la casa fuego
               y dentro de ella me abrasa,
               siendo violento homicida,
               ¿no es razón, amada vida,
               volver por vos y mi casa?
               ¿Quién duda? Si a Valdeflores
               voy, donde mi hermana está,
               y el cielo alegre fin da
               a mi dicha y sus temores;
               don Sancho, que ha de buscarme,
               verá en un punto deshechas
               sus aparentes sospechas,
               despenarse y disculparme.
               Éste es el mejor remedio.
               Aseguremos ansí,
               temor, la ocasión que os di,
               y pongamos tierra en medio.
               Repararé aquesta noche
               a un tiempo el honor perdido,
               y un engañado marido.
Llamando
               ¡Hola! Haced sacar un coche.

Vase DIANA.


<<<
>>>

Pág. 123 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


Salen LISENA, de luto galán,
LAURINO y FULCIANO
LISENA:

               De la princesa Leonora
               estoy tan favorecida
               que no pagaré en mi vida
               lo que la debo en un hora.
               ¡Qué apacible! ¡Qué agradable!
               ¡Qué discreta! En fin ¡qué bella!
               Si soy princesa por ella
               y de esta industria admirable
               llego el fin dichoso a ver
               con que Amor mis dichas premia,
               no princesa de Bohemia,
               su esclava sí que he de ser.

LAURINO:

               Vuestra alteza--que ya puedo
               llamarla ansí--se asegure,
               y en nombre suyo procure
               proseguir con este enredo
               que ella nos tiene mandado;
               que hasta que esto se concluya,
               como a la persona suya
               la sirvamos.


<<<
>>>

Pág. 124 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


FULCIANO:

               Avisado
               tiene a cuantos la servimos
               que Leonora la llamemos
               y de esta suerte lo hacemos
               los que en su casa asistimos.
               Su alteza está retirada,
               porque ninguno la vea
               y este engaño mejor crea
               el rey.

LISENA:

               ¡Llaneza extremada!
               En fin, ¿que soy desde agora,
               Leonora, infanta de Hungría?

LAURINO:

               Leonora sois este día,
               y princesa, gran señora.
Sale GASCÓN, de cochero

GASCÓN:

               Chapines he visto yo
               de corcho y altura tanta
               que a una enana hacen giganta;
               pero ¿quién chapines vio
               que puestos en la cabeza
               --la corona lo ha de ser--
               ensalcen a una mujer
               tan alta, que ya es alteza?

LISENA:

               También, Gascón, para vos
               de chapines servirán;
               también os levantarán.


<<<
>>>

Pág. 125 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


GASCÓN:

               Yo soy cochero. Por Dios,
               que Sigismundo me va
               honrando, pues que me hizo
               ser de un coche porquerizo.
               "Coche, acá; coche, acullá."
               Ya deseo que el rey venga
               y, cumpliendo mi esperanza,
               tenga fin aquesta chanza
               y yo también premio tenga.


<<<
>>>

Pág. 126 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


Sale el conde ENRIQUE
ENRIQUE:

               (Amor ciego, loco estoy. (-Aparte-)
               ¿Cómo, rigurosos celos,
               si el amante os llama hielos,
               abrasándome estáis hoy?
               Sin saber adónde voy,
               hasta aquí me habéis traído.
               ¡Que una ausencia haya podido
               descomponerme tan presto,
               porque funde el duque Arnesto
               su amor y dicha en mi olvido!
               ¡Ah, Lisena! Vos seréis
               ocasión de que yo muera
               en la verde primavera
               que ya agostar pretendéis!
               Mas, ojos, ¿que es lo que veis?
               ¿No es ésta, confusos ojos,
               la causa de mis enojos?
               Pero antojarasemé;
               que Amor, como poco ve,
               se suele poner antojos.
               No, ¡vive el cielo! que es ella.
               ¿Si a ver la princesa vino?
               No juzguéis a desatino
               la verdad que miro en ella.
               Ésta es su presencia bella,
               sus dos soles son aquéllos,
               su boca aquélla y cabellos,
               aquéllas sus manos son;
               pinceles de mi afición
               lo afirman, y es bien creellos.


<<<
>>>

Pág. 127 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


ENRIQUE:

A ella
               Mudable, di, ¿de qué fruto
               me ha de ser tu vista hermosa
               si, siendo del duque esposa,
               das a mis celos tributo?
               ¿Por quién te vistes de luto?
               Si por mí le traes, ingrata,
               cuando Amor casarte trata,
               y me has quitado la vida,
               nunca suele el homicida
               traer luto por quien mata.
               ¿Cómo, mudable, tan presto
               --que este nombre es bien te aplique--
               favores que gozó Enrique
               los has reducido a Arnesto?
               Si mi amor firme y honesto
               olvidas en sólo un mes,
               vencer puedes tu interés,
               y a premiarme te resuelve;
               vuelve a amarme, mi bien, vuelve;
               no soy duque, soy marqués.
               El rey me llama sobrino;
               títulos tendré mayores.
               Dame esos brazos, amores;
               dame ese rostro divino.

A los criados


<<<
>>>

Pág. 128 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


LISENA:

               ¿Qué es eso? ¿Qué desatino
               a este hombre saca de sí?
               ¿Qué hacéis? Echadle de aquí.

LAURINO:

               Hola, despejad la sala.

GASCÓN:

               Vaya mucho enhoramala.

FULCIANO:

               ¿No es donoso el frenesí?

ENRIQUE:

               Villanos, viven los cielos,
               si os descomponéis conmigo
               que os haga dar el castigo
               que dan a mi amor los celos.
               ¿Ansí pagas los desvelos
               que ya, ingrata, desconoces?
               Porque ajenos brazos goces,
               ¿no quieres darme los brazos?

GASCÓN:

               ¿Daréle de latigazos?
               ¿Echaréle de aquí a coces?

ENRIQUE:

               Tirana, pues hoy verán
               cuantos en Bohemia viven,
               mientras mi luto aperciben,
               la muerte de tu galán.

LAURINO:

               Éste debe ser truhán
               del rey y, bufonizando,
               se debe de estar burlando.

LISENA:

               (Bien le conozco. ¡Ay de mí!) (-Aparte-)
               Hola; echádmele de aquí;
               que agora que estoy llorando
               la muerte del malogrado
               príncipe, no será bien
               que con burlas causa den
               a divertir mi cuidado.


<<<
>>>

Pág. 129 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


FULCIANO:

               Tu esposo le habrá enviado
               sin duda, porque tu alteza
               divierta ansí su tristeza.

ENRIQUE:

               ¿Qué enredo es éste cruel?
               ¿Al marqués de Oberisel
               no conocéis?

GASCÓN:

               ¡Linda pieza!
               Toda esa gracia se enfría
               porque aquí no ha de hacer baza
               ni de su bufona traza
               gusta la infanta de Hungría.
               Guárdela para otro día
               y desocupe este puesto.

ENRIQUE:

               ¿Quién es infanta? ¿Qué es esto?

LAURINO:

               Bien finge lo que no ignora.
               Con la princesa Leonora
               habláis; no seáis molesto.

ENRIQUE:

               ¿Qué princesa? ¡Vive Dios,
               villanos...!

GASCÓN:

               Poquito a poco.

ENRIQUE:

               ¡Princesa! ¿Soy yo algún loco?

GASCÓN:

               Sois uno, y valéis por dos.

ENRIQUE:

               ¿No sois el lacayo vos
               de Fisberto?

GASCÓN:

               Fui primero
               su lacayo y ya cochero
               de la princesa; que, en fin,
               voy de rocín a ruín.


<<<
>>>

Pág. 130 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


ENRIQUE:

               ¿No me conocéis?

GASCÓN:

               No quiero.
               (Que si quisiera, bien sé (-Aparte-)
               quién es el marqués Enrique.)
               El seso tenéis a pique.
               (Lindamente le engañé. (-Aparte-)
               ¡Bien la burla le encajé
               de Arnesto!)
Voces dentro

VOCES:

               Plaza, que viene
               el rey.

LISENA:

               (Aquí me conviene (-Aparte-)
               disimular.)

ENRIQUE:

               ¿No es Lisena
               ésta? ¿Qué maraña ordena
               matarme?

GASCÓN:

              ¡Buen tema tiene!


<<<
>>>

Pág. 131 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


Salen el REY, el infante ALBERTO,
SIGISMUNDO, y ACOMPAÑAMIENTO
REY:

               Alegrara, señora, su venida
               a este reino que espera a vuestra alteza,
               si la muerte del príncipe, afligida
               no enlutara a tal tiempo su belleza.
Hablan aparte el REY
y el infante ALBERTO
               No vi mujer jamás tan parecida
               a Lisena, ni hará naturaleza,
               Alberto, otro traslado semejante.

ALBERTO:

               Digno es de que la admires y te espante.
A LISENA

REY:

               Pero pues nunca la Fortuna ordena
               darnos cumplido el gusto, y es forzoso
               mezclar con él aquesta justa pena,
               de un hermano el pesar temple un esposo.
Aparte el REY y ALBERTO
               Pienso que estoy hablando con Lisena
               y, divertido con el talle hermoso
               que en la princesa, copia suya, miro,
               cuanto más la retrata, mas la admiro.


<<<
>>>

Pág. 132 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


ALBERTO:

               ¿No te lo dije yo?

LISENA:

               Con haber visto
               a vuestra majestad, penas divierto,
               el llanto enjugo y el pesar resisto
               de Vladislao en tiernos años muerto.

GASCÓN:

               (¡Lindamente lo finge, vive Cristo!) (-Aparte-)

LISENA:

               Mas ya que no con lágrimas advierto
               que al príncipe podré volver la vida,
               yo olvidaré su falta, agradecida.
               Pierdo un hermano que estimaba el mundo;
               mas cobrando un esposo, con quien puedo
               su muerte consolar, contenta fundo
               mi dicha en él.

GASCÓN:

               (¡Famoso va el enredo!) (-Aparte-)

LISENA:

               Quisiera yo ofrecer a Sigismundo,
               con la corona húngara que heredo,
               el globo del imperio soberano
               que besara sus pies al dar mi mano.

SIGISMUNDO:

               Yo la beso mil veces, gran señora,
               no de mandos ni imperios codicioso,
               sino de la hermosura en quien adora
               la dicha que me llama vuestro esposo.

ENRIQUE:

               (A Lisena trasforman en Leonora. (-Aparte-)
               ¿Qué enredo es éste, cielo riguroso?)

LISENA:

               Para vos, gran señor, mil fueran pocos.

ENRIQUE:

               (O yo lo estoy, o todos están locos.) (-Aparte-)


<<<
>>>

Pág. 133 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


Hablan aparte SIGISMUNDO y LISENA
SIGISMUNDO:

               ¡Ay, dulce esposa!

LISENA:

               ¡Ay, príncipe querido!
               Saque este engaño Amor a feliz puerto.

SIGISMUNDO:

               Si hará, mi bien; que es dios agradecido.
A ALBERTO

LISENA:

               Con vos este viaje, infante Alberto,
               "el viaje" se llame "entretenido".

ENRIQUE:

               (¡Que no estuviera agora aquí Fisberto!) (-Aparte-)

LISENA:

               Mucho le debo en él a vuestra alteza.
               Ni su enfado sentí, ni su aspereza.

ALBERTO:

               Estar quejoso de él con razón pude,
               pues envidioso que os acompañase,
               sus leguas abrevió.

GASCÓN:

               (¡Qué bien acude (-Aparte-)
               a todo la bellaca!)

ALBERTO:

               Y si durase
               un siglo, me alegrara.

ENRIQUE:

               (No hay quien dude (-Aparte-)
               que aquesta no es Lisena. ¡Que esto pase
               y se sufra en Bohemia! ¿Hay tal suceso?
               Yo debo de soñar, o estoy sin seso.)


<<<
>>>

Pág. 134 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


Reparando el REY en ENRIQUE
REY:

               ¡Marqués! ¡Sobrino!

ENRIQUE:

               ¡Gran señor!

REY:

               Parece
               que triste celebráis esta alegría.

ENRIQUE:

               Ando sin ella, y por instantes crece,
               no sin causa, una gran melancolía.
               Un deseo, señor, me desvanece,
               que, por ser imposible, ya podría
               dar treguas a mi mal su desatino.

LISENA:

               ¿A quién llamastes, gran señor, sobrino?

REY:

               Eslo mío el marqués.

LISENA:

               ¡Válgame el cielo!
               Perdonadme, marqués si inadvertida
               no os traté como en tales casos suelo;
               que con justa razón estoy corrida.
               Pero, podréis culpar vuestro recelo
               y el ser yo a alguna dama parecida
               a quien amor tenéis.

REY:

               Pues bien, ¿qué ha habido?

LISENA:

               Con él un lindo caso me ha acaecido.

REY:

              ¿Con don Enrique?


<<<
>>>

Pág. 135 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


LISENA:

               Ingrata me ha llamado.
               En la ausencia de un mes dice, que pudo
               no sé qué duque, que es mi desposado,
               favores usurpar de Amor desnudo.
               Hasta el luto que traigo está injuriado
               pues dice que si el traje alegre mudo
               en él, es porque toda soy mudanza
               y porque he dado muerte a su esperanza.
               No se me acuerda el nombre que me llama,
               puesto que en él mi ingratitud condena.
               En conclusión, señor, sin ser su dama,
               ni la culpa tener, llevo la pena.
               Hablóme, en fin, por la persona que ama.

REY:

               ¡Donosa burla! Si os llamó "Lisena,"
               no me espanto, Leonora, que se asombre.

LISENA:

               Sí, "Lisena" imagino que era [el] nombre.

REY:

               A todos nos causara el mismo engaño,
               [si] el conocer, señora, a vuestra alteza
               no asegurara caso tan extraño,
               milagro, en fin, de la naturaleza.

GASCÓN:

               (¡Qué fértil en mentiras corre el año!) (-Aparte-)

REY:

               Hay, señora, en mi corte una belleza
               imagen vuestra y semejanza en todo:
               en la cara, en el talle y en el modo.

LISENA:

               ¡Válgame Dios!

REY:

               A quien aquesto ignora
               difícil se le hará, si llega a veros,
               distinguir a Lisena de Leonora.

SIGISMUNDO:

               Y aun a mí, que he llegado a conoceros.


<<<
>>>

Pág. 136 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


LISENA:

               Ya no me espanto, si a Lisena adora,
               Enrique, vuestra suerte, que a atreveros
               su desdén os obligue en nombre de ella.
               Notablemente gustaré de vella.

ENRIQUE:

               Alto. Yo me engañé; ya ha sucedido
               una persona en otra retratarse.
               Culpad mi engaño y condenad su olvido,
               y si esta burla puede perdonarse,
               perdón, señora, a vuestra alteza pido.

REY:

               El suceso merece celebrarse.

LISENA:

               La ignorancia me hizo que no hiciera
               de vos el caso, Enrique, que debiera;
               mas no tratando por agora de esto,
               el rey mi padre, en cuyo real estado
               tengo de suceder por el funesto
               fin del hermano mío malogrado,
               me acaba de escribir que está dispuesto,
               pues la muerte las cosas ha mudado,
               de darme al de Polonia, porque quede
               unida a Hungría, cuando el reino herede.
               Mándame que le niegue a Sigismundo
               la mano, cuando el alma le ha ofrecido;
               de suerte que me da esposo segundo,
               viuda sin bodas del primer marido;
               y cuando me ofreciera todo el mundo,
               una vez en el alma recibido,
               fuera imposible echarle; que Amor ciego
               tarde suele salir, aunque entra luego.
               Por esto, y por no dar ocasión justa
               a guerras, que al poder hacen tirano,
               luego que supe su demanda injusta,
               de esposa a Sigismundo di la mano.
               Mi dueño es desde ayer, y si es que gusta
               vuestra real majestad que el soberano
               yugo de amor nuestras cervices ate,
               no hay para qué la boda se dilate.
               Publíquese en la corte que hoy pretendo
               entrar en ella, el luto convertido
               en galas reales y festivo estruendo,
               pues la presteza su remedio ha sido.


<<<
>>>

Pág. 137 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


REY:

               En vos, princesa, estoy a un tiempo viendo
               vuestra belleza, que el amor ha unido
               a vuestra discreción. Bella y discreta
               os llame el mundo. En todo sois perfeta.
               No quiero encarecer vuestra prudencia.
               La determinación ejecutada
               fue importante, el amor por excelencia,
               y mi injuria con tiempo remediada.
               Vea mi corte hoy vuestra presencia.
               Entrad debajo el palio, coronada
               por princesa de un reino que mejora
               su trono real, gozándole Leonora.
               Yo voy a hacer la prevención debida
               a vuestro casto amor. Príncipe, vamos.

SIGISMUNDO:

               Hoy, dulce esposa, en apacible vida
               los trances fieros del Amor trocamos.

ENRIQUE:

               (¡Que ésta es Leonora, cielos!) (-Aparte-)

GASCÓN:

               (Bien urdida (-Aparte-)
               hasta aquí tu maraña, Amor, llevamos.
               ¡Oh, Lisena taimada y socarrona!
               Por pícara mereces la corona!)

Vanse todos.


<<<
>>>

Pág. 138 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


Sale don SANCHO
SANCHO:

               Hoy, honor, no moriréis.
               Un día más os dan de plazo.
               Sigismundo en Valdeflores,
               hoy no os ha de hacer agravio.
               Si mañana hacerle intenta,
               yo le atajaré los pasos.
               Castigue el fuego adulterios,
               pues es elemento casto.
               Asegurar a Diana
               me importa; que si ha escuchado
               la muerte que darla intento
               y siempre teme el culpado,
               tiene de andar sobre aviso.
               Con amorosos engaños
               pienso quietar sus temores;
               fingid que la amáis, regalos.
Llamando
               ¡Diana! ¡Mi bien! ¡Esposa!
               ¡Ay cielos! ¿Si la ha ausentado
               su poca satisfacción;
               que es propio de los pecados
               el temer a la justicia,
               verdugo que a cada paso
               de sí mismo se recela,
               y trae la soga arrastrando?
               ¡Cardenio! ¡Grisón! ¡Orelio!
               ¿No hay aquí ningún criado?


<<<
>>>

Pág. 139 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


Sale ORELIO
ORELIO:

               ¿Qué manda vuestra excelencia?

SANCHO:

               Llamad mi esposa.

ORELIO:

               Buen rato
               ha que en un coche salió
               y ha ido, si no me engaño,
               a Valdeflores.

SANCHO:

               ¿Adónde?

ORELIO:

               La fama que ha divulgado
               que la princesa de Hungría
               es de Lisena retrato,
               la obligará, gran señor,
               a ir a ver este milagro;
               que se despuebla la corte
               a lo mismo.

SANCHO:

               No me espanto.
               Yo la mandé que lo hiciera;
               que en término cortesano,
               es bien que a Leonora vea.
               Andad con Dios.

Vase ORELIO


<<<
>>>

Pág. 140 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               ¡Qué engañado
               hasta aquí, honor, estuvistes!
               ¡Ay infelice don Sancho!
               ¡Sigismundo en Valdeflores!
               ¡Diana allí, y concertado
               para hoy verse los dos!
               ¿Vos sois cuerdo? ¿Yo soy sabio?
               ¿Quién duda que en el camino
               su amor no apreste el teatro
               de mi desdicha, que sirva
               a mi afrenta de cadalso?
               Muerto os han, honor remiso.
               Diréis que no os lo avisaron;
               mas mentís, honor, mentís;
               que anoche oyó mi cuidado
               el concierto riguroso;
               tiempo habéis tenido harto.
               Socorro de España sois,
               siempre perdido por tardo.
               Ya ¿de qué sirve callar,
               cuando las aves, los campos,
               y las fuentes, que han de verlo,
               deben ya de publicarlo?
               Demos voces... Pero no;
               más vale morir callando.
               No os afrentéis a vos mismo,
               perdido honor; lengua, paso;
               no en balde el cuerdo silencio
               tiene en la boca un candado.
               Silencio, deshonra mía,
               hasta llegar a vengaros.
               Dos modos hay de curar,
               y milagrosos entrambos.


<<<
>>>

Pág. 141 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               El preservativo es uno
               con que se previene el sano
               y se cura antes que llegue
               el mal que está recelando;
               porque el sangrarse en salud
               suele excusar muchos daños.
               Ya no podéis usar de éste;
               tarde, honor, habéis llegado.
               Enfermo por vuestra culpa
               y por mi desdicha os hallo.
               Pues venga el segundo medio.
               Procurad, honor, curaros
               ya que en la cama caístes
               de la deshonra y agravio.
               Apliquemos medicinas.
               Lo primero pues que os mando,
               honor, es guardar la boca;
               que no sana el desreglado.
               La dieta es el remedio
               más eficaz y ordinario.
               Guardad, honor, pues, dieta
               de silencio cuerdo y santo.
               Pero es rigurosa cura;
               ¿qué médico tan extraño
               no os ha, honor, de permitir,
               si estáis enfermo, quejaros?
               Éntrase por las cavernas
               de la tierra el viento vano
               y, mientras no halla salida
               con terremotos y espantos,
               publica a voces su pena.


<<<
>>>

Pág. 142 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               Tiembla el mundo, y echa abajo,
               en fe de su sentimiento,
               los edificios más altos.
               Apenas un aire leve
               toca las hojas de un árbol
               cuando todas se hacen lenguas
               porque den voces sus ramos.
               Braman celosos los brutos,
               las aves se están quejando,
               y a falta de lengua, en ecos
               da gritos hasta un peñasco.
               ¿Y no queréis que me queje,
               para que imite al caballo
               de Troya, que mudo encierra
               en el pecho a sus contrarios?
               ¡Oh, terribles agravios!
               Mátanme el alma, y ciérranme los labios.
               ¡Diana con Sigismundo
               su lascivo amor gozando,
               mi limpia sangre ofendiendo,
               y yo muriendo y callando!
               ¡Oh, España, madre de nobles!
               ¡Oh, Aragón, espejo claro
               de la venganza que puebla
               los verdes montes de bandos!
               Ya no me tendrás por hijo;
               ya habrán mi nombre borrado
               tus libros de tu nobleza
               mi memoria desterrando.
               Paredes, ¿no habláis vosotras?
               Sí; que por eso os han dado
               orejas nuestros proverbios,
               y quien oye, que habla es claro;
               por eso es sordo el que es mudo.


<<<
>>>

Pág. 143 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               Tapices, ya se ha alabado
               quien oyó vuestras figuras
               y consultó vuestros cuadros.
               Puertas, más de alguna vez
               vuestros quicios avisaron
               contra adúlteras ofensas
               a maridos descuidados.
               Ventanas, todas sois lenguas,
               pues de noche vuestros marcos
               oyen, para hablar de día,
               los secretos que os fiaron.
               ¿En qué pared no se atreve
               a hablar el carbón liviano,
               o el hacha en lenguas de fuego
               por escaleras y patios?
               Las peñas, aves y brutos,
               paredes, tapices, cuadros,
               carbón, ventanas y puertas
               todos hablan. ¿Y yo callo?
               ¡Oh terribles agravios,
               mátanme el alma, y ciérranme los labios!
               Pero si el silencio importa,
               honor infelice, tanto,
               y el buen callar siempre es cuerdo,
               callemos, hasta vengarnos.
               Disimulemos ofensas,
               pues no estáis, honor, sano.
               Tomad callando el acero
               si queréis desopilaros.


<<<
>>>

Pág. 144 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               Hablen todos, que son necios;
               que a la cigüeña han pintado
               por símbolo del prudente
               los que sin lengua la hallaron.
               Parecedla vos en esto,
               honor; que el que está agraviado,
               no es bien que al mosquito imite
               que se venga voceando.
               ¡Ea, fuego, aquesta noche
               el oro, que se ha mezclado
               con la liga de mi afrenta
               y la da quilates falsos,
               acendrarán vuestras llamas
               como quien quema el brocado
               por librarle de la seda
               si está viejo o se ha manchado!
               Quememos una mujer,
               seda frágil que mezclaron
               con el oro de mi honra
               para que quede acendrado;
               y vos, lengua, a la prisión
               donde os atan, retiráos
               y dad todas vuestras veces,
               como soléis, a las manos;
               y vosotros, agravios,
               vengad ofensas y cerrad los labios.

Vase don SANCHO.


<<<
>>>

Pág. 145 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


Salen el REY y don ENRIQUE
REY:

               De vuestro engaño, marqués,
               particular gusto tuve
               y casi en el propio estuve
               con saber que Leonora es
               tan parecida a Lisena.

ENRIQUE:

               A mi costa se burlaron
               con que no poco alimentaron
               mi melancolía y pena.
               La princesa, en fin, ha entrado
               debajo del palio real,
               al sol que la alumbra igual;
               y el haber anticipado
               sus bodas, fue de importancia,
               que siendo, como es, mujer
               mudara de parecer
               --pues nunca tienen constancia--
               y pudiera ser que diera
               gusto a su padre, y causara
               la guerra que estaba clara
               si a Polonia se volviera.

REY:

               La vejez del rey de Hungría
               le hace mudar de consejo;
               yo, que en fin no soy tan viejo
               la palabra estimo mía
               más que cualquier interés
               que recrecérseme pueda.
               Sigismundo a Hungría hereda
               con la princesa, marqués.


<<<
>>>

Pág. 146 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


ENRIQUE:

               Ésta es, gran señor, que viene.

REY:

               Salgámosla a recibir.

ENRIQUE:

               Ya no hay para qué salir;
               que en tu presencia la tienes.
Música. Salen muy bizarros LISENA y
SEGISMUNDO, de las manos.
A su lado, DIANA, el infante ALBERTO y
LEONORA de las manos

LISENA:

               Déme vuestra majestad
               las manos, señor, pues tengo
               padre en vos, y [en] Sigismundo
               seguro y amado dueño.

REY:

               Ya el príncipe os dio la suya.
               Yo los brazos os ofrezco
               en que descanséis; que ha sido
               prolijo el recebimiento.

SIGISMUNDO:

               Tendrá vuestra majestad
               desde este punto sosiego,
               viéndome puesto en estado
               y que su gusto obedezco.

REY:

               A lo menos, no os tuviera
               por obediente y discreto
               a no salir del engaño,
               Sigismundo, en que os vi puesto.
               ¿Tambien vos venís, duquesa,
               con la princesa?

DIANA:

               Si veo
               que lo es mi hermana, señor,
               y que la obedece un reino,
               ¿qué mucho que la acompañe?


<<<
>>>

Pág. 147 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


REY:

               ¿Qué decis, que no os entiendo?

DIANA:

               ¿No es la princesa mi hermana,
               señor, que delante tengo?

REY:

               ¿Cómo, princesa? ¡Oh traidores!
               ¡Vive Dios!

ALBERTO:

               Tenga sosiego,
               señor, vuestra majestad;
               que Diana cree lo mesmo
               que creyó el marqués Enrique
               porque entender la hemos hecho
               que del príncipe es esposa.

REY:

               ¿Qué decís?

ALBERTO:

               Aquésto es cierto.

REY:

               ¡Donosas burlas nos hace
               la similitud que vemos
               en estas dos hermosuras!
               Basta el engaño; no quiero
               que Diana esté quejosa.
               Decídselo.

ALBERTO:

               Señor, quedo.

REY:

               ¿Por qué la habéis de engañar?

ALBERTO:

               La princesa gusta de esto.

REY:

               Alto; el es su gusto, vaya.
Sale FISBERTO

FISBERTO:

               Antes que tal embeleco
               resulte en daño del rey,
               la he de matar, ¡vive el cielo!
               No quiero princesas hijas
               por engaños.


<<<
>>>

Pág. 148 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


REY:

               Pues, Fisberto,
               ¿qué enojos os alborotan?

FISBERTO:

               ¿Cómo, qué enojos? ¿No tengo
               razón, señor, de quejarme
               si sólo por mi consejo
               no celebró con Diana
               el príncipe casamiento
               y agora a Lisena ha dado
               la mano, y en el soberbio
               palio la apellida a voces
               su princesa todo el pueblo?

ALBERTO:

               También le hemos persuadido
               la burla y el caso mesmo
               a su padre que a Diana.

REY:

               De regocijos es tiempo;
               mas ya es bien desengañarle;
               que no es razón que el buen viejo
               se altere.

ALBERTO:

               ¿Qué? No, señor.
               La princesa gusta de esto.

SIGISMUNDO:

               Templad, Fisberto, la ira;
               que el rey mi padre ha dispuesto
               esto por razón de estado.

FISBERTO:

               ¿Es esto cierto?

REY:

               Y muy cierto.

FISBERTO:

               Pues ya yo estoy sosegado.


<<<
>>>

Pág. 149 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


Salen don SANCHO y ORELIO
SANCHO:

               (Mi alterado pensamiento, (-Aparte-)
               sin saber adónde voy,
               me trae fuera de mí mesmo.
               Aquí está el rey, Sigismundo,
               Leonora, el infante. ¡Ay cielos!
               ¡Y la ingrata de mi esposa!
               ¿Quién duda que ya habrán hecho
               sacrificio de mi honor?
               Pero si no le hay sin fuego,
               callad, honra, que esta noche
               seréis su ministro cuerdo.)

REY:

               Decid, príncipe, ¿quién es
               esta dama a quien Alberto
               trae de la mano, y su cara
               obliga a amor y respeto?

LEONORA:

               Yo, gran señor, soy Leonora,
               hija vuestra, que a dar vengo
               al infante con la mano
               de Hungría el antiguo reino.

REY:

               ¿Cómo? ¿Vos sois la princesa?

LEONORA:

               Amor, que todo es enredo,
               cuando a vuestra corte vine
               quiso--y yo se lo agradezco--
               rendirle, a la gallardía
               del infante, a quien yo tengo,
               como esposo y señor mío,
               aposentado en mi pecho.


<<<
>>>

Pág. 150 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


REY:

               ¿Luego Lisena es esotra?

SIGISMUNDO:

               Y esposa mía.

REY:

               Primero
               que tal consienta, su muerte
               servirá al mundo de ejemplo.

LEONORA:

               A vuestros pies, gran señor,
               pido y suplico por ellos;
               y si fuistes mozo, amante,
               perdonad amores viejo.

REY:

               ¿Cómo yo había de sufrir
               tal desigualdad?

LEONORA:

               Ya vemos
               por las escalas de Amor
               subir cayados a cetros.
               Dos hijos que tenéis solos
               dejáis nobles herederos
               de dos coronas ilustres.

ALBERTO: La princesa gusta de esto.
LEONORA:

               Su perdón os pido en pago
               de que por obedeceros,
               desobedezco a mi padre,
               y al rey de Polonia dejo.

REY:

               ¿Pues no amabas a Diana,
               traidor?

SIGISMUNDO:

               No lo quiera el cielo.
               Lisena sólo ha triunfado,
               señor, de mis pensamientos.


<<<
>>>

Pág. 151 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               (Honra mía, dadme albricias; (-Aparte-)
               que si lo que escucho es cierto,
               yo haré a mi silencio sabio
               de jaspe y marfil un templo.)

REY:

               Pues el papel y el retrato
               que halló a Diana Fisberto
               y el día que se casó
               las muestras de sentimiento
               que hiciste, ¿cómo se hermanan
               agora con este enredo?

LISENA:

               El retrato y el papel
               Diana estaba leyendo
               cuando entró mi padre airado
               en nuestro jardín; y viendo
               lo que guardarle importaba,
               le metió, gran señor, dentro
               de la manga en que le halló
               mi padre.

DIANA:

               Y yo, que el deseo
               de ver reinar a Lisena
               he cumplido con aquesto,
               sufrí, cuerda, los agravios
               de mi padre, y al secreto
               encomendé la ventura
               de este dichoso suceso,
               pues de él a don Sancho ilustre
               por señor y esposo medro.

GASCÓN:

               Yo doy fe, como escribano
               corredor aunque cochero,
               arcaduz, estafetilla,
               y a pagar de mi dinero
               que es verdad todo lo dicho.


<<<
>>>

Pág. 152 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


REY:

               Alto; digno es este cuento
               que se acabe en tragedia.
               Leonora, por amor vuestro
               los perdono.

SANCHO:

               (¿Veis, honor, (-Aparte-)
               si el callar fue de provecho?
               Hablen los otros maridos
               en su afrenta y vituperio;
               que hasta agora nadie sabe
               sino el cielo y yo mis celos
               que, en mi honra averiguados,
               del alma alegre los echo.)

FISBERTO:

               En fin, señor, ¿consentís
               que Lisena me dé nietos
               que reyes Bohemia llame?

REY:

               Dios lo haga ansí, Fisberto.

ENRIQUE:

               ¡Buen retrato de Leonora!
               Convertido se ha en Arnesto
               el príncipe Sigismundo.

GASCÓN: Yo fui quien os di ese trueco.

Al príncipe SEGISMUNDO
               Pero ¿cómo no me pagas
               los jornales que merezco
               de esta cántara acabada?

SIGISMUNDO:

               Hágote mi camarero.

ORELIO:

               ¡Cómo! ¡Un cochero!


<<<
>>>

Pág. 153 de 153
El celoso prudente Acto III Tirso de Molina


GASCÓN:

               Pasito,
               que el sol que alumbrando vemos
               es más ilustre que vos
               y su oficio es carretero.

ORELIO:

               Otro cargo pueden darle.
A LISENA

GASCÓN:

               ¿No es a su gusto este premio?

LISENA:

               Sí, Gascón.

GASCÓN:

               ¿Venlo vustedes?
               La princesa gusta de esto.

SANCHO:

               (El celoso como yo (-Aparte-)
               calle y averigüe cuerdo
               sospechas, mil veces falsas,
               como las mías salieron;
               y si fueren verdad, cobre
               satisfacción con secreto;
               que la pública da causas
               al vulgo, siempre parlero.
               Don Sancho soy. Si he callado
               a vuestro gusto, por esto
               al buen callar llaman Sancho.
               En mí tenéis el ejemplo.)

FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<