El divino Orfeo: 09

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 09 de 68
El divino Orfeo Pedro Calderón de la Barca


ORFEO

¡Qué rigor, qué horror, qué rabia,
qué furia, qué pena, qué ira
por siete cuellos bostezan
las cabezas de la hidra!

EURÍDICE

La voz de mi esposo oí
de cuya dulce armonía
la luna rayos esparce,
el sol resplandores brilla,
la tierra produce flores,
pájaros el viento giran,
peces las espumas cortan,
los animales animan
y todos porque la escuchan
se mueven y vivifican.
Amor, Gracia y Albedrío,
pues que sois mi compañía,
responded también cantando;
dadle gracias infinitas
al más gallardo pastor
que estas montañas habita.


El divino Orfeo de Calderón

memoria - Loa - Elenco - Auto