El divino Orfeo: 10

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 10 de 68
El divino Orfeo Pedro Calderón de la Barca


ALBEDRÍO

Si yo canto, yo aseguro
que a mi dulce melodía
se muevan aves y brutos,
peñascos y fuentes frías
como a la voz de tu esposo.

EURÍDICE

¿Es posible que eso digas?

ALBEDRÍO

Sí; mas moveránse huyendo,
que en moverse no se explica
que llegaran para oírme,
pues virtud tiene atractiva
quien se va como quien viene;
y a la primera voz mía
se moverán todos, puesto
que huirán todos por no oírla.


El divino Orfeo de Calderón

memoria - Loa - Elenco - Auto