El divino Orfeo: 15

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 15 de 68
El divino Orfeo Pedro Calderón de la Barca


EURÍDICE

Ya sé, Señor, que hay serpientes
y que escondidos habitan
los áspides en las flores
y las pomas que iluminan
gualda, grana, oro y carmín,
tornasoladas a listas,
del veneno están tocadas.

ORFEO

Por eso, Eurídice mía,
llega sólo a la que yo
te señalare y permita;
sígueme esposa.

EURÍDICE

Mis voces
tus alabanzas repitan.
(Vanse los dos.)

ALBEDRÍO

Muy mal me estuviera a mí
y fuera cosa muy linda
que para haber de comer
cada vez licencia pida.


El divino Orfeo de Calderón

memoria - Loa - Elenco - Auto