El divino Orfeo: 22

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 22 de 68
El divino Orfeo Pedro Calderón de la Barca


ARISTEO

Forzoso es que lo sepáis
porque hemos de ser los dos
de eterna amistad testigos.

ALBEDRÍO

Yo amigo vuestro no haré
porque tenéis, a la fe,
cara de pocos amigos.

ARISTEO

Yo soy, sutil Albedrío,
un extranjero pastor
que en otro campo mejor
conduje el ganado mío.
Por casos que sucedieron
la fortuna me ha obligado
hoy a vivir desterrado,
y pues aquí me trujeron
mis errados pasos, yo
servir en ellos deseo.

ALBEDRÍO

¿Cómo os llamáis?

ARISTEO

Aristeo.


El divino Orfeo de Calderón

memoria - Loa - Elenco - Auto