El divino Orfeo: 44

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 44 de 68
El divino Orfeo Pedro Calderón de la Barca


ARISTEO

Yo me iré
pues tú, Albedrío, quieres,
que en ti no tengo imperio
y es fuerza obedecerte.
Pero escondido quiero
entre estos troncos verdes
quedarme, por no estar
sin ver ciego dos veces.
(Escóndese en el árbol en que está la sierpe enroscada.)

ALBEDRÍO

Ya se fue echando chispas
como decirse suele.

GRACIA

Pues que vuelves conmigo,
a la cabaña vuelve.

EURÍDICE

Vamos por el camino
de rosas y claveles
tejiendo una guirnalda
para la hermosa frente
de mi esposo; Albedrío,
tú de esos campos puedes
coger hojas y flores.


El divino Orfeo de Calderón

memoria - Loa - Elenco - Auto