El galán fantasma: 044

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 044 de 174
El galán fantasma Jornada I Pedro Calderón de la Barca


DUQUE:

Basta,
¡oh Julia!, la turbación,
que yo solo he sido causa
a este engaño, porque amor
todo es ardides y trazas.
No quise más que saber
si puerta que tan cerrada
está a una fe verdadera
se abría a una seña falsa.
Ya no me podréis negar,
testigos son estas plantas,
que sobre tantos avisos
Astolfo mi gusto agravia.

JULIA:

Señor, señor, esa culpa,
aunque hoy esté averiguada,
mía es, que no es de Astolfo,
pues creyendo que él llamaba,
yo le mandé abrir la puerta.
Luego en las dos, cosa es clara,
si fuera el llamar su culpa,
y mía hacer que le abran,
ya estoy culpada y él no,
pues yo le abro y él no llama,
que desde el primero día,
señor, que por mi desgracia
me visitastes, no ha entrado
más aquí.


El galán fantasma de Calderón

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III