El gallardo español 1: 08

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 08 de 31
El gallardo español 1 Miguel de Cervantes


D. FERNANDO

Yo me fundo 300
en esto que pienso hacer:
el lunes soy yo de ronda,
y, cuando la noche esconda
la luz con su manto escuro,
arrojaréme del muro 305
a la cava.

GUZMAN

Está muy honda
y podríais peligrar.

D. FERNANDO

Póneme en los pies el brío
mil alas para volar.
Todo aquesto de vos fío. 310

GUZMAN

Ya sabéis que sé callar.
Dejadme salir primero,
porque de mi industria espero
que saldréis bien deste hecho.

D. FERNANDO

Sois amigo de provecho. 315

GUZMAN

Sí, porque soy verdadero.

Vanse, y salen ALIMUZEL y CEBRIAN,
su criado, que en arábigo quiere
decir `lacayo o mozo de caballos'.

ALIMUZEL

Atale allí, Cebrián,
al tronco de aquella palma;
repose el fuerte alazán
mientras reposa mi alma 320
los cuidados que le dan.
Aquí a solas daré al llanto
las riendas, o al pensar santo
en las memorias de Arlaxa,
en tanto que al campo baja 325
aquél que se estima en tanto.
 
Baja la cabeza CEBRIAN y vase.

 ¡Venturoso tú, cristiano,
que puedes a tus despojos
añadir el más que humano,
que es querer verte los ojos 330
del cielo que adoro en vano!
Y más que pena recibo
desto que en el alma escribo
con celoso desconcierto:
que a mí me quieren ver muerto 335
y a ti te quieren ver vivo.
Pero yo no haré locura
semejante; que, si venzo,
o por fuerza o por ventura,
daré a mis glorias comienzo, 340
dándote aquí sepultura.
Mas, si te hago morir,
¿cómo podré yo cumplir
lo que Arlaxa me ha mandado?
¡Oh triste y dudoso estado, 345
insufrible de sufrir!
Parleras aves, que al viento
esparcís quejas de amor,
¿qué haré en el mal que siento?
¿Daré la rienda al rigor, 350
o al cortés comedimiento?
Mas démosla al sueño agora;
perdonadme, hermosa mora,
si aplico sin tu licencia
este alivio a la dolencia 355
que en mi alma triste mora.


El gallardo español
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera