El gallardo español 2: 18

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 18 de 31
El gallardo español 2 Miguel de Cervantes


GUZMAN

Dices muy bien.

NACOR

Pues manda que me suelten, 1680
porque vaya a buscar el grande premio
que pide la amorosa traición mía.

BUITRAGO

Eso no, ¡vive Dios!, hasta que vea
cómo se entabla el juego, ¡so Mahoma!
Estése atraillado como galgo, 1685
porque hasta ver las liebres no le suelto.

NACOR

Señor Guzmán, agravio se me hace.

GUZMAN

Buitrago, suéltale, y a Dios; y embiste.
  

BUITRAGO

Contra mi voluntad le suelto. Vaya.

NACOR

Venid, que yo pondré la gente en orden, 1690
de modo que no haya algún desorden.

Vanse, y queda sola MARGARITA.

MARGARITA

¡Pobre de mí! ¿Dónde quedo?
¿Adónde me trae la suerte,
confusa y llena de miedo?
¿Qué cosa haré con que acierte, 1695
si ninguna cosa puedo?
¡Oh amoroso desvarío,
que ciegas el albedrío
y la razón tienes presa!
¿Qué sacaré desta empresa, 1700
de quién temo y de quién fío?
Soy mariposa inocente
que, despreciando el sosiego,
simple y presurosamente
me voy entregando al fuego 1705
de la llama más ardiente.
Estos pasos son testigos
que huyo de los amigos,
y, llena de ceguedad,
de mi propria voluntad 1710
me entrego a los enemigos.
 Suena dentro: «¡Arma, arma!
¡Santiago, cierra, cierra España, España!»
Salga al teatro NACOR, abrazado con ARLAXA,
y, a su encuentro, BUITRAGO.


El gallardo español
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera