El gallardo español 2: 26

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 26 de 31
El gallardo español 2 Miguel de Cervantes


Entra el capitán GUZMAN, OROPESA,
BUITRAGO, VOZMEDIANO y otros soldados.

GUZMAN

Tus manos pido, y de las mías toma, 1915
o, por mejor decir, de tus soldados,
amorosos despojos de Mahoma.
Volvemos, como fuimos, alentados,
mejorados en honra y buena fama,
y en ropa y en esclavos mejorados. 1920
Nacor no trae a su hermosa dama;
que Buitrago apagó con fuerte acero
del moro infame la amorosa llama.

BUITRAGO

Paséle, por la fe de caballero,
por entrambas ijadas, ignorando 1925
que fuese el que el aviso dio primero;
y si no lo estorbara don Fernando,
diera con más de dos patas arriba,
que con él se me fueron escapando.

CONDE

¿Que, en fin, se volvió moro?

OROPESA

No se escriba, 1930
se diga o piense tal de quien su intento
en ser honrado y valeroso estriba.
Yo sé de don Fernando el pensamiento,
y sé que presto volverá a servirte
con las veras que ofrece su ardimiento. 1935

GUZMAN

Que él es cristiano sé, señor, decirte;
que él se nombró conmigo combatiendo.

D. MARTIN

¿Y procuraba, por ventura, herirte?

GUZMAN

Con tiento pareció que iba esgrimiendo,
y palabras me dijo en el combate 1940
por quien fui sus designios conociendo.

D. MARTIN

Deste caso, señores, no se trate;
ya, por lo menos, ha caído en culpa,
y no hay disculpa a tanto disparate.


El gallardo español
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera