El gallardo español 2: 29

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 29 de 31
El gallardo español 2 Miguel de Cervantes


MARGARITA

En mi edad, aunque está en flor,
he alcanzado y conocido
que no hay mal de tal rigor 2025
que llegue al verse ofendido,
el que es honrado, en su honor.
Y más si culpa no tiene;
que cuando la infamia viene
a quien la busca y procura, 2030
es menor la desventura
que la deshonra contiene.
Y así, me será forzoso
para huir la infamia y mengua
de mal cristiano y medroso, 2035
que os descubra aquí mi lengua
lo que apenas pensar oso.
Si gustáis de estarme atentos,
veréis que paran los vientos
su veloz curso a escucharme, 2040
y veréis que fue el quedarme
honra de mis pensamientos.

Entra ALIMUZEL.

ALIMUZEL

El remedio que aplicaste,
bella Arlaxa, de tu mano,
fue tal, que en él te mostraste 2045
ser un ángel soberano
que a la vida me tornaste.
Conságrotela dos veces:
una porque la mereces,
y la otra te consagro 2050
por el estraño milagro
con que tu fama engrandeces.

ARLAXA

Sosiégate y no me alabes,
que el médico ha sido Alá
de tus heridas tan graves. 2055
Comienza, cristiano, ya
la historia que alegre acabes.

MARGARITA

Sí haré; más tú verás,
en el cuento que me oirás,
que no dan los duros hados 2060
a principios desdichados
alegres fines jamás.
«Nací en un lugar famoso,
de los mejores de España,
de padres que fueron ricos 2065
y de antigua y noble casta;
los cuales, como prudentes,
apenas mi edad temprana
dio muestras de entendimiento,
cuando me encierran y guardan 2070
en un santo monesterio
de la virgen Santa Clara;
¡que soy mujer sin ventura,
que soy mujer desdichada!»


El gallardo español
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera