El gallardo español 3: 04

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 04 de 31
El gallardo español 3 Miguel de Cervantes



ARLAXA

Cristiana, de tu dolor 2310
casi siento la mitad;
que tal vez curiosidad fatiga
como el amor.
Y al que te enciende en la llama
de amor con tantos estremos, 2315
como tú, le conocemos solamente por la fama.

ALIMUZEL

¿Debajo de cuál estrella ese cristiano ha nacido, que aun de quien no es conocido 2320
los deseos atropella?
Ese amigo por quien lloras,
 y en quien pones tus tesoros,
las vidas quita a los moros,
y las almas a las moras. 2325

D. FERNANDO

Que no es moro está en razón;
que no muda un bien nacido,
por más que se vea ofendido,
por otra su religión.
Puede ser que a ese español, 2330
que agora tanto se encubre,
alguna causa le encubre,
como alguna nube al sol. Mas dime:
¿quién te asegura que,
después de haberle visto, 2335
quede en tu pecho bienquisto?
Que engendra amor la hermosura,
y si él carece della,
como imagino y aun creo,
faltando causa, el deseo 2340
faltará, faltando en ella.

MARGARITA

La fama de su cordura
y valor es la que ha hecho
la herida dentro del pecho:
no del rostro la hermosura; 2345
que ésa es prenda que la quita
el tiempo breve y ligero,
flor que se muestra en enero,
que a la sombra se marchita.
Ansí que, aunque en él hallase 2350
no el rostro y la lozanía
que pinté en mi fantasía,
no hay pensar que no le amase.


El gallardo español
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera