El hamete de Toledo (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de El hamete de Toledo.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Elenco
Pág. 001 de 163
El hamete de Toledo Félix Lope de Vega y Carpio


El hamete de Toledo

Félix Lope de Vega y Carpio

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



DON JUAN DE CASTELVÍ
BELTRÁN, lacayo
DOÑA JUANA
DON LUIS
DON FRANCISCO
LEONELO
FINARDO
HAMETE


RUSTÁN
SALECO
DALIMA
BRAZAIDA
ARGELINA
ZARO
ZAIDE


DON CRISTÓBAL
UN CANARIO
LICENCIADO HERRERA
LAURENCIO
DON MARTÍN
PÁEZ, mozo de mulas
SALICIO, alcalde villano


SOLANO, alcalde villano
GASPAR SUÁREZ
DOÑA LEONOR
RIBERA
FRANCISCA, criada
ANA, criada
CORCUERA, lacayo




>>>

Elenco
Pág. 002 de xxx140
El hamete de Toledo Félix Lope de Vega y Carpio


El hamete de Toledo

Félix Lope de Vega y Carpio

Los que hablan en ella son los siguientes:

 


HERMANO DE GASPAR SUÁREZ
UN PAJECILLO
CAPITÁN GUEVARA
JUAN GUTIÉRREZ TELLO, corregidor
UN NADADOR
MOLINERO
GIL, villano
BARTOLO, villano
MESONERA, villana
LUCÍA
PASCUAL, labrador
LORENZO, labrador
UN CORREO
UN MAESTRO DE ESGRIMA
ALCALDE
SECRETARIO
ALCALDE MAYOR
ALCALDE DEL LUGAR
ALCALDE DE TOLEDO
INÉS
BENITA
JUANA
Músicos
Moros
Moras
Comendadores
Cuatro caballeros
Criados
Gente.
Alguaciles.
Labradores.
Tres villanos.
Dos frailes.


Acto I
Pág. 003 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


Salen DON JUAN CASTELVÍ, del hábito de San Juan, de noche, y BELTRÁN, su lacayo, con broqueles; y los músicos.
DON JUAN:

  Aquí canten por mi vida.

BELTRÁN:

Nunca en noche de San Juan
buenas músicas se dan.

DON JUAN:

Estoy, Beltrán, de partida.
  Es de San Juan esta cruz,
patrón de mi religión;
de Juana los ojos son
que dan esta noche luz;
  y ella es también de San Juan.

BELTRÁN:

A ser aquestos galanes
que han de cantar también juanes,
y llamarse Juan Beltrán,
  y tener todos juanetes,
era linda juanería.

DON JUAN:

Dulce doña Juana mía
que por tus ojos prometes
  ser leal en esta ausencia,
mira que tus ojos juras
y advierte, si te perjuras,
que ha sido poca prudencia
  aventurarte a dos cielos:
dos cielos tus ojos son.


<<<
>>>

Pág. 004 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


BELTRÁN:

Dulce Beatriz que, en prisión
de mi amor y de tus celos,
  tienes al pobre Beltrán,
pues juras ser firme ausente,
mira que, quien jura y miente
en la noche de San Juan,
  las brujas que los helechos
pacen las chupan después
por todo el año; no des
a tales bocas tus pechos.

DON JUAN:

  Canten, señores, que ya
está la calle sin gente.

BELTRÁN:

¿Hay buena letra?

MÚSICO [1.º]:

Excelente.

BELTRÁN:

¿De qué trata?

MÚSICO 2.º:

Él lo verá.

BELTRÁN:

  Dígolo porque me holgara
que algo de Beatriz dijera.

MÚSICO [1.º]:

¡Qué buena discreción fuera
que a doña Juana igualara!

BELTRÁN:

  ¿No voy con mi amo yo,
y aun delante, que es más?


<<<
>>>

Pág. 005 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


MÚSICO [2.º]:

Sí.

BELTRÁN:

Pues, ¿por qué no ha de ir ahí
Beatriz?

MÚSICO [1.º]:

¿Cantando? Eso no.

BELTRÁN:

  Si no me hiciere poeta,
digan que estoy sin juicio.

MÚSICO 2.º:

Eso postrero es indicio.

BELTRÁN:

Es enfermedad discreta.
  Mas tengo lo más andado,
y este buen oficio tomo
para ser poeta.

MÚSICO [1.º]:

¿Cómo?


<<<
>>>

Pág. 006 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


BELTRÁN:

Soy muy pobre y desdichado.
  Si voy camino y me dan
mula, es lerda, trota y tira
coces que la gente admira;
tras mí por verla se van.
  Su coz al estribo, o dos
cuando pongo en él el pie,
no la perderá aunque esté
delante del Rey por Dios;
  lo que es en viendo el mesón,
si le abriesen las ijadas,
ya las ancas bajadas,
bufando como un león.
  Parece que estuvo más
que con el dicho mulero
a oficio de cabestrero,
dos calles anda hacia atrás.
  Pues si tengo dama, al punto
da su marido conmigo
o su galán, y el castigo
viene en palos todo junto.
  Si tengo amigo, me vende;
si bienhechor, luego pausa;
si escribano, me hace causa,
y si es alguacil, me prende.
  Quien me debe, no me paga;
a quien debo, cobra luego;
si a hacer un vestido llego,
aún no hay sastre que lo haga.
  Si almohazo algún rocín,
me muerde; si sirvo a alguno,
tras que todo el año hay uno,
me niega el servicio al fin.
  Si juego algunas raciones,
pierdo y no como en un mes;
cuando hay toros y me ves
salir galán con rejones,
  luego el toro está conmigo
y las calzas bigarradas
muestran por las cuchilladas...


<<<
>>>

Pág. 007 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


MÚSICO [1.º]:

No lo digas.

BELTRÁN:

No lo digo.
  Pues con vida tan sujeta
a no medrar ni comer,
bien podré yo pretender
una borla de poeta.

MÚSICO [2.º]:

  ¿Ves todas esas desgracias?
Pues mil se comen las manos
tras ello.

BELTRÁN:

O locos o vanos.

DON JUAN:

Beltrán, bueno está de gracias.
Deja cantar.

BELTRÁN:

  ¿Yo qué digo,
sino que tu esclavo soy?

DON JUAN:

Recorre esa calle,...

BELTRÁN:

Voy.
{{Pt|DON JUAN:|
... que bueno vengo contigo.

LOS MÚSICOS:

  Salen de Valencia,
noche de San Juan,
mil coches de damas
al fresco del mar.


<<<
>>>

Pág. 008 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


(Sale DOÑA JUANA en lo alto.)
DOÑA JUANA:

  No lo cantarán por mí,
aunque noche de San Juan
a la mar las damas van,
señor don Juan Castelví.
  Y si acaso la canción
es brindis para que salga,
aunque la razón me valga,
no puedo hacer la razón:
  estoy sujeta a otro gusto.
Vayan y vengan del grao
con regocijo y sarao,
pues en esta noche es justo,
  las que tuvieron ventura,
y no se cante por mí.

DON JUAN:

La noche lo quiere ansí,
y que no salgáis procura;
  porque si vós, prenda mía,
fuérades donde ellas van,
no era noche de San Juan,
que de San Juan fuera el día.
  Sabe el cielo cuánto fuera
de mi gusto por estar
tan de partida, y que el mar
alguna templanza diera
  al fuego de mis sentidos.
Mas quiere el amor también
no dar bienes a mi bien
porque haya menos perdidos;
  menos tendré que sentir
cuanto menos bien tuviere.


<<<
>>>

Pág. 009 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DOÑA JUANA:

¿Y qué bien habrá que espere
la que llega a ver partir
  la misma luz con que vive?

DON JUAN:

¡Mal hayan obligaciones!

DOÑA JUANA:

¡Oh, amor! ¡Qué a punto me pones
de que la vida me prive!
  En fin, ¿a Malta os partís?

DON JUAN:

El nombre os dice mi mal,
que a Malta voy tan mortal
como vós mi bien decís.
  Han de salir las galeras
a cierta honrosa fación,
y es forzosa obligación
seguir sus blancas banderas.
  Hame llamado el bailío
por cinco cartas o seis
con gran fuerza, y ya sabéis
que es don Cristóbal mi tío.
  No hay excusa este verano.

DOÑA JUANA:

Dos o tres meses de mar,
¿quién duda que han de templar
de amor el fuego?


<<<
>>>

Pág. 010 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

Es en vano.
  Por vida de doña Juana,
que es la vida de don Juan,
y la noche de San Juan,
que hace aurora esa ventana,
  sea testigo que el mar
de Italia no tiemple el fuego
del alma si en él me anego.

DOÑA JUANA:

Dios os le deje pasar.

DON JUAN:

  Y para que echéis de ver
que de vós memoria tengo,
si a ver las galeras vengo
de Arnauto o de Jafer
  o el pie pongo en Berbería,
la mejor mora os prometo.

DOÑA JUANA:

Yo desde agora la aceto,
y no para esclava mía,
  que amor de humilde se alaba,
más por ser vuestra esa mora,
porque ha de ser mi señora
la que fuere vuestra esclava.

BELTRÁN:

  Retírate de la reja,
que viene gente, señor.

DON JUAN:

Entraos, que siento rumor.

DOÑA JUANA:

Pues adiós.

DON JUAN:

El sol me deja.


<<<
>>>

Pág. 011 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


(Salen DON LUIS, DON FRANCISCO, LEONELO y FINARDO arrodelados.)
DON LUIS:

  Revienta de valiente, que eso solo
le lleva a Malta.

LEONELO:

Aquí requiebro tiene.

FINARDO:

No es esta noche de rondar las calles,
que estará doña Juana en el grao.

DON LUIS:

Paso,
que por las señas le conozco.

LEONELO:

Hablémosle.

DON LUIS:

Mejor será probar este soldado
de la cruz de San Juan, pues tiene gente.

DON FRANCISCO:

Probar nunca lo apruebo, y al amigo
o a la mujer no lo aconsejo a nadie.

DON LUIS:

Callad, que es linda cosa ver un bravo
sacar los pies.

DON FRANCISCO:

¿Y si tuviese fuerte?

DON LUIS:

Descubrirnos.

LEONELO:

Bien dice. Haya chacota,
que en noche de San Juan todo se sufre.

FINARDO:

¿Quién va?


<<<
>>>

Pág. 012 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

¿Quién lo pregunta?

FINARDO:

Un caballero.

DON JUAN:

Si al caballero no le importa nada
esta calle, podrá pasar por otra,
que estoy en ella yo ocupado y creo
que soy hombre de bien.

DON LUIS:

Habló con ánimo.

LEONELO:

Pienso que ha de tenerle; por mi vida
que nos volvamos.

DON LUIS:

Vuesa merced se vaya,
señor galán, de aquesta calle luego,
que somos muchos.

DON JUAN:

Aunque muchos sean,
profeso Cruz, que a muchos más me obliga.

DON LUIS:

Yo solo le echaré.

DON JUAN:

Muerto, no vivo.

DON LUIS:

¡Muera!

BELTRÁN:

¡Oh, perros traidores! ¿A mi amo?

DON JUAN:

¡Aquí, Beltrán!


<<<
>>>

Pág. 013 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


BELTRÁN:

Yo moriré a tu lado.

DON LUIS:

Muerto soy.

BELTRÁN:

Estuviérase acostado.
(Vanse, y salen con instrumentos moros y moras, HAMETE, RUSTÁN, SALECO, DALIMA, BRAZAIDA y ARGELINA.)

BRAZAIDA:

  Convida el fresco del mar
adonde habemos venido.

SALECO:

Parece que os ha sentido
y que os ayuda a cantar
entre esas peñas rompido.

DALIMA:

  Con blanca espuma las trepa.

RUSTÁN:

No pasará de su punta
por muchas tretas que sepa,
que aquí quiere Dios que junta
entre estos límites quepa.

ARGELINA:

  ¿Cómo no hablas, Hamete,
en la noche del Bautista?

HAMETE:

No hay cosa que me sujete
como deste mar la vista
ni más el alma inquiete.
  Devoto soy deste santo
de los cristianos, y tanto
como os muestra mi alegría,
que aquesta melancolía
diómela el mar.


<<<
>>>

Pág. 014 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ARGELINA:

No me espanto,
  que, como eres arrogante,
el ver otro que lo es más
no es milagro que te espante.

HAMETE:

Miro esta tierra detrás
y todo este mar delante.
  Pienso que quiso poner
entre moros y cristianos
Dios este mar por hacer
que no pudiesen mis manos
mostrar su furia y poder.

ARGELINA:

¿Quiéreslos mal?

HAMETE:

  Si te digo
la verdad, los quiero mal.
No porque soy enemigo
de sus costumbres ni igual
a los que vienen conmigo,
  sino de envidia que tengo
a sus hechos y valor.
Si a mirar sus armas vengo,
conozco que a su rigor
corta defensa prevengo.
  Y me admiro que soldados
en la espada ejercitados
usen las armas de fuego
con que se les rinden luego
tantos reinos desarmados.
  Los indios más les costaran
si faltara esta invención.


<<<
>>>

Pág. 015 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


RUSTÁN:

Hamete, puesto que amparan
de esas armas su escuadrón
con que mil rayos disparan,
  no dejan si es menester
la lanza y adarga.

SALECO:

Aquí
gallardos los sueles ver.

HAMETE:

Hoy hace un año que vi,
ya después de anochecer,
  en este campo de Orán
el valor de una persona
de los que en su muro están.
«Aquí está de Meliona»,
dije a su puerta, «un galán».
  Salió un cristiano jinete
con una bandera roja
y en su resguardo otros siete,
y ansí, a media rienda floja,
donde le espero arremete.
  Tirome un bote, reparo
y por un lado le tiro,
vuelve la rienda, yo paro,
él busca, yo me retiro
y de la adarga me amparo;
  déjole cansar, aprieta,
doy un torno a la jineta
de dos hierros, y el postrero
le pica el rostro al overo,
que se aparta y se inquieta;
  revuelve lanzando fuego,
espérole y entra mal,
y a herirle en el brazo llego
midiendo el blanco arenal
su overo de polvo ciego;
  salen los dos de los siete
y cada cual me acomete;
vuelve a la silla el caído
y a todos tres atrevido
tira, y se defiende Hamete.


<<<
>>>

Pág. 016 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


HAMETE:

  Yo venía acompañado
de seis moros de valor:
Celindo de un jaco armado
en un blanco y Almanzor
fuerte en un rucio rodado;
  Bizarro en un alazán,
el valiente Fatimán,
en un bayo Doraycelo,
bandera color de cielo,
y en un castaño Sultán.
  Llamelos, que entre unas ramas
amparaban mi persona,
y dije: «¡Aquí, ganad famas,
galanes de Meliona,
vosotros que servís damas!
  ¡Ea, Sultán, pues te armas
de empresas y de favores,
vean estos que desarmas
si tanto como en amores
habéis en los hechos de armas!».
  Llegan y mostrando van
que era la noche de Juan
tan propicia a nuestra mano
que no quedara cristiano
a no tocar arma Orán.


<<<
>>>

Pág. 017 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ARGELINA:

  Sentaos y dejad la guerra
esta noche, por mi vida.

RUSTÁN:

¡Mil almas tu vida encierra!

SALECO:

La noche y el mar convida,
y el estar de paz la tierra.

HAMETE:

  Ese alfaquí de Toledo
que en esta silla de Orán
puso la suya no puedo
dejar de decir, Rustán,
que puso al África miedo.
  Haz cuenta que Berbería
es un caballo y que, el día
que ganó a Orán, de honor lleno
le puso en la boca un freno
con que le oprime y desvía.
  Y aunque es el caballo bueno,
mal puede libre gozallo
siendo el aderezo ajeno,
que aunque es del turco el caballo,
es del rey de España el freno.

ARGELINA:

  ¡Qué señal de enamorado
más mala que hablar en guerras!

HAMETE:

Después que a Orán han ganado,
que es costado destas tierras,
tienen dolor de costado.


<<<
>>>

Pág. 018 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


BRAZAIDA:

  Levántate tú, Argelina,
y danza una zambra.

ARGELINA:

Harelo,
porque Hamete se amohína
de aquellas cosas que el cielo
de nosotros determina;
  y querríale alegrar,
mas Zaro me ha de ayudar.

ZARO:

Ya estoy en pie.

HAMETE:

Dame vida,
Alá, hasta verte teñida
de cristiana sangre, ¡oh, mar!
(Danzan las dos, cantando los músicos el son de la zarzuela.)


<<<
>>>

Pág. 019 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


MUJERES:

  Cristianos de Orán
de gentil persona;
capitán del rey,
Toledo o Mendoza,
el del blanco arnés
y la banda roja
labrada en la Corte
por amiga hermosa...
¿Qué queréis, alarbe
que de Meliona
venís a estos campos
en que el nuestro aloja
el noble soldado
don Martín de Córdoba,
general de Orán
y de España honra?
En este aduar
os he visto agora,
gallardo cristiano,
esmaltar la hoja
con tan lindo brío
que me vuelvo loca.
Pero sois cristiano;
yo, en efeto, mora.
Teneisme cautivo
de quien soy esposa;
hagamos un trueco,
pues ansí se nombra.
Estas gargantillas
y ricas ajorcas
os daré por ferias,
vós allá por joyas
dadme el moro mío.


<<<
>>>

Pág. 020 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


MUJERES:

No puedo, señora,
dar por ese precio
un hombre que os goza.
Si queréis quererme,
veis aquí cien doblas
y el que es vuestro dueño
y mi esclavo agora.
(Vuelva el CANARIO.)
Aunque yo quisiera,
no quiere amor,
que el amor forzado
será traidor.
El amor se llama
gusto de dos:
vós sois castellano,
bárbara soy.
Interés no vence
justa afición;
la crueldad enseña
que bárbara sois.
¿Dónde vais huyendo?
Hacedme un favor;
llevareos a Orán
y palabra os doy
no querer a otra,
sino a sola vós.
Si os volvéis cristiana,
iremos los dos
a vivir a España.
(Paren y digan esto las dos rezado.)


<<<
>>>

Pág. 021 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ARGELINA:

Confusa estoy.

ZARO:

No temáis, mi vida;
casémonos hoy.

ARGELINA:

Mucho pueden ruegos;
la mano os doy.

ZARO:

¿Sois mía?

ARGELINA:

Soy vuestra.

ZARO:

Juraldo.

ARGELINA:

Por Dios.

HAMETE:

  Advertid que tengo celos,
no paséis más adelante.

ARGELINA:

Ni se baile ni se cante.

RUSTÁN:

¡Qué temerarios desvelos
son los de un celoso amante!

BRAZAIDA:

  Las doce deben de ser.

SALECO:

Ya serán más de las doce.

RUSTÁN:

Dalima, aquí es menester
tu gran ciencia.


<<<
>>>

Pág. 022 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DALIMA:

Ansí me goce,
que previne desde ayer
  todo lo que es necesario
para esta noche.

HAMETE:

Al contrario
vendrá a ser todo después.

BRAZAIDA:

¿Esto es juego?

DALIMA:

Juego es.

ARGELINA:

Y lo mismo el tiempo vario.

HAMETE:

  ¿Quién de toda Berbería
no cree, como en Alá,
en cualquiera hechicería?

DALIMA:

En aqueste libro está
inclusa la ciencia mía.
  Tómele, Rustán, y mire
por donde quisiere abrir.

RUSTÁN:

Cosa que después aspire.

DALIMA:

La suerte lo ha de decir
cuando lo que mire admire.


<<<
>>>

Pág. 023 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


RUSTÁN:

  Yo habro en nombre de Alá;
aquí un rey pintado está
y sobre el hombro de un hombre
tiene la mano.

DALIMA:

¿No hay nombre?

RUSTÁN:

Selín y Rustán bajá.

DALIMA:

  Tú serás muy estimado
del gran señor.

RUSTÁN:

¡Brava cosa!

BRAZAIDA:

Yo miro.

RUSTÁN:

Estoy admirado
del libro.

SALECO:

Es ciencia famosa.

HAMETE:

¿Qué has visto?

BRAZAIDA:

Un ameno prado
  que tiene en medio una fuente
de quien seis arroyos van
a un mar.

DALIMA:

Tendrás brevemente
seis hijos.


<<<
>>>

Pág. 024 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


BRAZAIDA:

¡Noche de Juan!

ARGELINA:

¡Notable ciencia!

SALECO:

¡Excelente!

ARGELINA:

Mira, Saleco.

SALECO:

  Aquí veo
sobre una hermosa ciudad
una corona.

DALIMA:

Es trofeo
de reino y de majestad.

SALECO:

Saber las letras deseo
  y no da lugar la Luna.

DALIMA:

Pase la nube importuna
que la cubre.

SALECO:

Dice «Argel».

DALIMA:

Su rey serás.

SALECO:

¿No hay en él
mejor suertes ni fortuna?

HAMETE:

  Los cristianos se riyeran
desta vana hechicería.


<<<
>>>

Pág. 025 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ARGELINA:

Pienso que discretos fueran.
Mas ya por la dicha mía
mis pensamientos se alteran.
Abro el libro.

DALIMA:

  ¿Y pues qué ves?

ARGELINA:

Una dama a quien se ha ido
un pájaro que por pies
piensa alcanzarle.

DALIMA:

Tú has sido,
y Hamete el pájaro es.

ARGELINA:

Pues, ¿tú piensas irte?

HAMETE:

  ¿Yo
de la prisión de tu mano?
Dalima, el libro mintió.

ARGELINA:

Hasme engañado, tirano.

HAMETE:

El eco dice que no.
  Mas dejadme ver a mí.

DALIMA:

Toma.

HAMETE:

En nombre de Alá miro.
Muchas cosas hay aquí;
con no las creer, me admiro.


<<<
>>>

Pág. 026 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ARGELINA:

¿Son tristes?

HAMETE:

Señora, sí.
  Aquí hay un mar y en la arena
una cadena.

ARGELINA:

¡Qué pena!

HAMETE:

Una horca está delante
con un fuego.

ARGELINA:

No te espante
horca, fuego ni cadena.

HAMETE:

  Sobre ella, señora, están
unas cruces de San Juan
que se van subiendo al cielo.
¿Qué será aquesto?

DALIMA:

Recelo
que mil vitorias te dan.
  Que el mar, horca, hierro y fuego
muestran que has de tener luego
de Malta y Rodas esclavos
que con tormentos tan bravos
has de tratar.

HAMETE:

Eso niego,
  que nunca esclavo traté
con tal rigor; solo al pie
les puse hierro en la mar.


<<<
>>>

Pág. 027 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DALIMA:

No le quise declarar
su mal.

ARGELINA:

Triste estoy.

HAMETE:

¿Por qué?
(Entra ZAIDE.)

ZAIDE:

  Si alguna vez, Hamete generoso,
deseoso de gloria te ha tenido
el fuerte corazón, la noble sangre
y el nombre de galán de Meliona,
tan temido en España y en Italia,
deja las fiestas desta alegre noche,
tus galeotas prósperas desata,
corre el sereno mar, roba en su costa
un navío que pasa a Argel tan rico
de granas, telas, paños y bonetes
que vale más de treinta mil ducados.
Yo le dejé con calma ayer bien cerca
y me atrevo a ponértele en las manos.

HAMETE:

Argelina, en llegando a cosas de honra
cesa el amor. Perdona, que me aparto
con Zaide a descubrir este navío
cuyas granas y telas te prometo,
si quiere Alá que pueda darle alcance.

ARGELINA:

Pájaro, en fin, como lo dijo el libro.


<<<
>>>

Pág. 028 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


HAMETE:

Líbreme Dios de que en el libro crea.

RUSTÁN:

La ocasión es famosa. ¿En qué te tardas?

HAMETE:

Adiós, amigos; que mañana al alba
tengo de ser señor deste navío.

ARGELINA:

Dalima, ¿qué es aquello de mi Hamete?

DALIMA:

Gran daño la fortuna le promete.
(Éntranse, y salgan DON JUAN CASTELVÍ y BELTRÁN.)

DON JUAN:

  Próspero ha sido el camino.

BELTRÁN:

Estimar en más debieras
llegar cuando las galeras
se parten.

DON JUAN:

Yo determino
  ir, Beltrán, esta jornada:
deseo ganar honor
mientras me impide el rigor
volver a la patria amada
  de la justicia, aunque estoy
de aquel delito inocente.

BELTRÁN:

Que un hombre amigo y pariente
injusto nombre le doy.
  Llegue a probar a su amigo
y se burle con la espada.


<<<
>>>

Pág. 029 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

Que es toda burla pesada,
declara bien su castigo.
  El cielo maldiga, amén,
estos necios ignorantes
que con burlas semejantes
en tal vergüenza se ven.
  Si soy cobarde me prueba,
y de una estocada mía
llevó de mi valentía
al otro mundo la nueva.
  Dios le perdone; ya es hecho:
su muerte él mismo buscó.

BELTRÁN:

Algunos he visto yo
llegados al punto estrecho
  de un peligro y de una afrenta
por hacer burlas pesadas.

DON JUAN:

¡Que las personas honradas
no quieran que un hombre sienta
  que se burlen con su honor...!

BELTRÁN:

¡Que estudie un hombre un pesar
por reír y por burlar...!

DON JUAN:

¡Qué gran señal de traidor!

BELTRÁN:

  Por lo menos ha de ser
fingido el que burlas hace.


<<<
>>>

Pág. 030 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

De pechos traidores nace.

BELTRÁN:

En mi vida pude ver
  estos bellacos burlones
de falsa fisionomía.

DON JUAN:

Ya será la historia mía
ejemplo en mil ocasiones.

BELTRÁN:

  El hombre grave, señor,
siempre ha de estar muy de veras.

DON JUAN:

¡Qué burlas tan verdaderas!
¡Qué fuerte prueba de honor!
  ¡Ay, Juana, ya te perdí!
¡Ay, Valencia, patria mía,
con qué tristeza aquel día
de tus murallas salí!

BELTRÁN:

  Ya no hay que tratar de Juana,
sino de cruz de San Juan,
pues las galeras se van
y es agua y cielo mañana.
  Yo tengo determinado
en viendo el moro, señor,
mostrar que tengo valor
con la hojarasca del lado.
  Quizá que la religión
me dará una cruz, martillo
de aquestas, quiero decillo,
que como bonetes son,
  que con tres picos no más
si se dobla el ferreruelo
parece entera.


<<<
>>>

Pág. 031 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

Recelo
que merecerla podrás
  si muestras español brío.

BELTRÁN:

Aunque sea de tres pies,
¿no es cruz de San Juan?

DON JUAN:

Sí es.

BELTRÁN:

Alto pensamiento mío,
  que poco importa el pie cojo.
Cruz blanca el vulgo la llama;
yo la traeré como dama
tapándola de medio ojo.

DON JUAN:

  Quien la tiene, ansí la lleva.

BELTRÁN:

A leva tocan, señor.

DON JUAN:

Adiós, patria; adiós, amor,
que toca el honor a leva.
(Canten dentro.)

[MÚSICOS]:

  Zarpa la capitana,
tocan a leva,
y los ecos responden
a las trompetas.

DON JUAN:

¿Quién canta?


<<<
>>>

Pág. 032 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


BELTRÁN:

  Músicos son
del general que en la popa
van cantando.

[MÚSICOS]:

(Dentro.)
Fuera ropa.

BELTRÁN:

Aquella es cruel canción.
¿No escuchas el pito?

DON JUAN:

  Sí.

BELTRÁN:

Vive Cristo, que aquel pito
mete por el alma el grito
que haya quien no tiemble aquí.
  ¡Que no viva un hombre bien
por no verse en tanto mal...!

DON JUAN:

Ya se embarca el general.
Beltrán, a la barca ven.

BELTRÁN:

  Bravo tendal de Damasco.

DON JUAN:

Con música le recibe
la capitana.

BELTRÁN:

Apercibe
que soy Beltrán de Velasco,
  y que me has de honrar, señor,
llamándome ‘camarada’
por la pretensión honrada
y por tu mismo valor.


<<<
>>>

Pág. 033 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

  Yo diré que eres, Beltrán,
un hidalgo amigo mío
que no te ha visto mi tío
ni aquí te conocerán.
  Pero has de portarte bien
y mostrar término honrado.

BELTRÁN:

Tú me verás a tu lado
más ancho que un palafrén.

DON JUAN:

  Mi tío viene a embarcarse
con otros comendadores.
(Sale DON CRISTÓBAL, ya viejo, con bastón, y otros de cruz blanca; el bailío la traiga que tome todo el pecho.)

DON CRISTÓBAL:

No hay que detener, señores,
ni ahora es tiempo de ocuparse.

DON JUAN:

  Deme vuestra señoría
los pies.

DON CRISTÓBAL:

Sobrino, ¿qué es esto?

DON JUAN:

Obedecerte más presto
que allá pensé que podría.

DON CRISTÓBAL:

  Notable gusto me has hecho.
¿La patria?

DON JUAN:

Buena, señor.


<<<
>>>

Pág. 034 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON CRISTÓBAL:

¿Mi hermana?

DON JUAN:

Llena de amor
y ansias de verte.

DON CRISTÓBAL:

Sospecho
  que al fin de aquesta jornada
volveré a España.

BELTRÁN:

Los pies
me dad a besar.

DON CRISTÓBAL:

¿Quién es?

DON JUAN:

Un hidalgo camarada.

DON CRISTÓBAL:

  Pues deme los brazos luego.

DON JUAN:

Con mucho tiento, Beltrán.

BELTRÁN:

Camarada de don Juan
soy; y perdonad, que llego
  no bien puesto del camino.

DON CRISTÓBAL:

Ansí ha de estar el soldado.

BELTRÁN:

Seis baúles me han robado,
de que vengo algo mohíno.


<<<
>>>

Pág. 035 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON CRISTÓBAL:

  Si quiere vuesa merced
de mi recámara en tanto...

BELTRÁN:

No lo decía por tanto,
aunque lo tendré a merced.

DON CRISTÓBAL:

  ¿En qué ocasiones se ha hallado
vuesa merced?

BELTRÁN:

Yo, señor,
en muchas.

DON CRISTÓBAL:

En su valor
se muestra.

BELTRÁN:

Soy gran soldado.
  Yo serví al señor don Juan.

DON CRISTÓBAL:

¿En qué jornada sería?

BELTRÁN:

Era en la repostería.

DON CRISTÓBAL:

¿Cómo?

DON JUAN:

¿Qué dices, Beltrán?

BELTRÁN:

  En Bruselas y en Malinas
y en Gante le serví yo.


<<<
>>>

Pág. 036 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON CRISTÓBAL:

¿Con qué tercio se embarcó?

BELTRÁN:

Con un tercio de sardinas.

DON CRISTÓBAL:

¿Qué dice?

DON JUAN:

  Es de aqueste humor.
Perderase cada día
por él vuestra señoría.

DON CRISTÓBAL:

Cobrándole voy amor.
  Ya vuesa merced primero
se hallaría en la naval.

BELTRÁN:

Sí, señor: un mes cabal
he estado en Navalcarnero.

DON CRISTÓBAL:

  Por mi vida que me agrada
la camarada, sobrino;
no habréis sentido el camino
con tan buena camarada.

UN CANARIO:

  Ya se acosta la galera.

DON CRISTÓBAL:

Llegue ese turco la plancha.
¿Qué le dice el mar?

BELTRÁN:

Que es ancha.


<<<
>>>

Pág. 037 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON CRISTÓBAL:

¿Debajo de qué bandera,
  que aún hay capitanes vivos,
militó vuesa merced?

BELTRÁN:

De un fraile de la merced
que iba a rescatar cautivos.

DON CRISTÓBAL:

¿Agrádale Malta?

BELTRÁN:

  Poco;
pero si en vino estuviera
como está en agua, me hiciera
volver de contento loco.

DON CRISTÓBAL:

  De Candia lo hay bueno aquí.

BELTRÁN:

¿Cómo ha nombre?

DON CRISTÓBAL:

Malvasía.

BELTRÁN:

Probar tantico querría.

DON CRISTÓBAL:

Coma conmigo.

BELTRÁN:

Sea ansí.

DON CRISTÓBAL:

  Sobrino, el hombre es de gusto.

DON JUAN:

Mucho te ha de entretener.


<<<
>>>

Pág. 038 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON CRISTÓBAL:

¿A qué viene?

DON JUAN:

A pretender
un martillo.

DON CRISTÓBAL:

Pues es justo
  que, en volviendo, se le demos.
Señores, alto a embarcar,
que nos da voces el mar
para que a pisarle entremos.

BELTRÁN:

¿Qué te parece?

DON JUAN:

  Que estás
muy en gracia de mi tío.

BELTRÁN:

Ve delante, señor mío;
pero no, que has de ir detrás.
(Váyanse y entre[n] el LICENCIADO HERRERA y LAURENCIO, criado suyo, en Málaga.)

HERRERA:

Hermosa ciudad Málaga.

LAURENCIO:

  Famosa.

HERRERA:

Mucho el mar la ennoblece y la enriquece.

LAURENCIO:

Si tuviera Toledo en vez del Tajo
este famoso mar, notable fuera.


<<<
>>>

Pág. 039 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


HERRERA:

Tal vez, que las crecientes del invierno
cubren las huertas que del rey se llaman.
Parece el Tajo un mar, pero no pueden
subir la cumbre de sus altos montes
ni trepar a la altura de sus casas.

LAURENCIO:

Por esta mano está Marbella y corre
la costa a Gibraltar, que tiene enfrente
a Tánger, Ceuta, Mazagán y Arcila;
Tarifa, Ronda, Cádiz y Sanlúcar
siguen la costa hasta Ayamonte y Lepe;
luego por Portugal muestra una punta,
de San Vicente el Cabo.

HERRERA:

Estotra parte
es costa de Granada y Almería;
en el Cabo de Gata está la punta
que a Melilla y Orán enfrente tiene;
Cartagena, Alicante, Denia, Oliva...
siguen la costa luego a los Alfaques
hasta que Palamós y Barcelona
abren la puerta al Golfo de Narbona.

LAURENCIO:

¿Cuándo te quieres ir?

HERRERA:

Si no tuviera
cartas de Gaspar Suárez, en Toledo
las fiestas de San Juan pienso que viera.
Mas, por hacerle este placer, no puedo.


<<<
>>>

Pág. 040 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LAURENCIO:

¿Qué escribe?

HERRERA:

Escucha: «Al Licenciado Herrera,
que guarde Dios».

LAURENCIO:

Bien satisfecho quedo,
que, pues tú te detienes, es muy justo
hacer lo que te escribe y darle gusto.


<<<
>>>

Pág. 041 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


HERRERA:

(Lea.)
  «Porque el parabién me deis,
que tanto bien me ha causado.
Yo me he casado, y casado
con la prenda que sabéis.
  Mi prima y yo somos ya
marido y mujer, señor,
que parentesco en amor
como oro en azul está.
  Yo he vestido mi afición
del casamiento que estima,
porque pienso que una prima
es la mejor guarnición.
  Grandes fiestas hemos hecho,
que deudos tan principales
dan en ocasiones tales
muestras de su noble pecho.
  Casa hemos puesto también,
porque dos primos casados
con sesenta mil ducados
bien pueden ponerla bien.
  Treinta, y más, el dote vale
de doña Leonor; mi hacienda,
ya la sabéis; mas no hay prenda
que con su virtud se iguale.
  Para mis caballos tengo
notable necesidad
de un esclavo. Esa ciudad,
que por saberlo os prevengo,
  suele tener abundancia
de algunos de Berbería;
compradme, por vida mía,
un alarbe de importancia
  para el oficio que os digo,
mozo fuerte y de buen talle,
que quiero en esto ocupalle
y para que ande conmigo.
  Que esta merced, como es justo,
con las demás la pondré,
y en vuestro servicio haré
lo que fuere vuestro gusto.
  Dios os guarde, de Toledo
y junio».


<<<
>>>

Pág. 042 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LAURENCIO:

Razón será
que se le lleves.

HERRERA:

Está
con este gusto, y no puedo
  dejar de esperar aquí
que desembarquen algunos.

LAURENCIO:

¿No hay en la ciudad ningunos?

HERRERA:

Dos o tres pienso que vi,
  pero no en bastante edad
para lo que es menester.

LAURENCIO:

Hoy le puedes responder.

HERRERA:

Débole amor y amistad.
Ven a la iglesia.

LAURENCIO:

  No puedo
dejar de acordarme en ella
de aquella máquina bella
de nuestra insigne Toledo.


<<<
>>>

Pág. 043 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


HERRERA:

  Muy linda es esta, y lo son
cuantas a Dios aposentan.

LAURENCIO:

La mar ven, si aquí se asientan.

HERRERA:

Entra; hagamos oración.
(Váyanse, y en una parte de lo alto del teatro se vea una galeota turca con sus velas y lunas, y en la popa moros y HAMETE y ARGELINA.)

HAMETE:

  Nunca pensé que tuvieras
ánimo de acompañarme.

ARGELINA:

Aquel libro de Dalima,
Hamete amigo, fue parte,
porque si el pájaro eres
que al viento la pluma esparces,
no quiero yo que te vayas
ni de mi mano te apartes
para que no cantes libre,
sino que en mi jaula cantes.

HAMETE:

¿Que se me fuese el navío?
¿Que no pudiese alcanzalle?

ARGELINA:

Vuélvete, por vida mía;
no le sigas ni te canses.


<<<
>>>

Pág. 044 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


HAMETE:

Codicioso de las telas
que pensaba presentarte,
me parecen, Argelina,
pequeños los anchos mares.
Por el mar Mediterráneo
me obliga tu amor que pase,
entre Formentera y Denia,
entre Ibiza y Alicante,
entre Mallorca y Oliva,
Moncolibre y los Alfaques;
y llegaré hasta Colibre
por todo el mar de Levante.
Pero, tened; ¿qué es aquello
que ha dos días que me trae
sospechoso? Vive Alá
que, si no refresca el aire,
que hemos dado con las cruces
de San Juan. ¡Oh, chusma infame!
¡Boga, boga! ¡Arranca, perro!
¡Mátame ese bogavante,
que nos alcanzan! ¡Villanos!
¡Pues, si desnudo el alfanje,
nariz ni oreja no pienso
que le ha de quedar a nadie!


<<<
>>>

Pág. 045 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


(Disparando se descubra otra cortina en la otra parte y se vea una galera de San Juan llena de estandartes con las cruces blancas, y en ella DON CRISTÓBAL, DON JUAN y BELTRÁN y otros comendadores.)
DON CRISTÓBAL:

¡Ea, turcos! ¡Ea, amigos!
Ninguno se me acobarde,
que tendréis lindo refresco
de pan blanco, vino y carne.
¡Por vida del gran Maestre,
dispara, boga!

HAMETE:

No hay ave
que corra como sus leños,
que dudo que ya me alcancen.
¡Pesar de Mahoma! ¡Perros!
¡Boga!

ARGELINA:

¡Ay, triste!

DON CRISTÓBAL:

Di que amainen

DON JUAN:

¡Amaina! ¡Amaina!

DON CRISTÓBAL:

Echa a fondo
si no amaina.

HAMETE:

¡Amaina, Zaide!
Ya abordan. ¿Qué haré, Argelina?

ARGELINA:

Rendirte.


<<<
>>>

Pág. 046 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


HAMETE:

¡Mahoma infame!
¡Vil hechicera Dalima!
¿Estas fueron las señales
de las cruces de San Juan?
Ya saltan; quiero matarme.

DON JUAN:

¡Tente, perro!

HAMETE:

¿Que me tenga?

DON JUAN:

¡Tente, perro! ¡Tente y date!
¡Y la mora esté por mía!

HAMETE:

Antes que te dé el alfanje,
di quién eres.

DON JUAN:

Español;
y Castelví por linaje.

HAMETE:

¿De qué lugar?

DON JUAN:

De Valencia.

BELTRÁN:

¡Qué de cuentas pide! Acabe
o meterele en la boca
tres palmos de la de juanes.

DON CRISTÓBAL:

¿Quién eres, pirata?


<<<
>>>

Pág. 047 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


HAMETE:

¿Yo?

DON CRISTÓBAL:

Tú, pues.

BELTRÁN:

El nombre declare,
aunque el de pila no puede,
o harele el rostro dos partes.

DON CRISTÓBAL:

¿Eres Jafer o Mami?
¿Eres Saleco o Arnaute?

HAMETE:

No soy tan cosario, no.
Hamete soy.

DON CRISTÓBAL:

¿De qué parte?

HAMETE:

Galán soy de Meliona,
de los moros benarajes
que de España procedieron.

DON CRISTÓBAL:

¿Dónde ibas?

HAMETE:

No a buscarte,
aunque te halló mi desdicha.

DON CRISTÓBAL:

En la persona y el talle
pareces hidalgo moro.


<<<
>>>

Pág. 048 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


HAMETE:

Si estuviéramos iguales
de galeras y de gente,
no llevaras tan de balde
estas pobres galeotas
ni tú, cristiano arrogante,
a caballo cuerpo a cuerpo
me quitaras el alfanje.

DON JUAN:

Cuando en el campo de Orán
con lanza y adarga salen
los cristianos, ya sabéis
que no os alabáis, alarbes.
Y cuando yo allí me viera,
supiera también quitarte
el alfanje con la vida.
{{Pt|HAMETE:|
¿Tú? ¿Sí?

DON JUAN:

([A HAMETE.])
No osaras mirarme.
([A DON CRISTÓBAL.])
Merced me has de hacer, señor,
que la tendré por notable,
de que Beltrán a Valencia,
porque no quiero rescate,
estos dos esclavos lleve.


<<<
>>>

Pág. 049 de 163
El hamete de Toledo Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON CRISTÓBAL:

¿Para quién son?

DON JUAN:

Para un ángel.

DON CRISTÓBAL:

Ea, boga.

BELTRÁN:

¡Linda presa!

DON JUAN:

Tu ayuda ha sido importante.

BELTRÁN:

Si no es por mí, no se prenden.

HAMETE:

Que voy a España, y que guarde
la vida para esta afrenta.

ARGELINA:

En tanto que no me faltes,
libertad es la prisión.

HAMETE:

¡Por Alá que he de vengarme!


<<<
>>>

Acto II
Pág. 050 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen BELTRÁN de soldado y HAMETE de cautivo.
BELTRÁN:

  Esta es, Hamete, Valencia.

HAMETE:

Ella es hermosa ciudad,
que en grandeza y majestad
hace a todas competencia
  cuantas he visto en España.
Mas, ¿dónde queda Argelina?

BELTRÁN:

Donde don Juan determina.

HAMETE:

¡Oh, cuánto el amor engaña!
  Tuve esperanza hasta aquí
que sirviéramos los dos
a un dueño juntos.

BELTRÁN:

¡Por Dios
que lo mismo pretendí!
  Pero apenas doña Juana
supo que eras su marido,
aunque moro bien nacido
en la nobleza africana,
  cuando me mandó venderte
y no te quiere en su casa.

HAMETE:

¿Cierto?


<<<
>>>

Pág. 051 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

Digo lo que pasa.

HAMETE:

¿Qué tardas, cobarde muerte?
  Pues, di: ¿qué le hiciera yo?

BELTRÁN:

No quiso en su casa amores.

HAMETE:

¿No éramos los dos mejores
para solo un dueño?

BELTRÁN:

No,
  porque dos enamorados
más son para ser servidos
que para servir, perdidos
en sus celosos cuidados.
  Tras esto, cuando te vio
que con una mano alzaste
la carga y que la llevaste
donde Beatriz te enseñó,
  dice que le diste miedo.
Lleva con paciencia alguna
este golpe de fortuna,
pues asegurarte puedo
  de venderte en la ciudad
donde verás cada día
tu esposa.

HAMETE:

Tus pies querría
besar por tanta amistad.
  Que como hay correspondencia
de Argel, Tremecén y Orán
a Valencia, bien podrán
verme y buscarme en Valencia.
  Tras esto, hay moros aquí
con quien lo podré tratar.


<<<
>>>

Pág. 052 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

Tú quedas en buen lugar,
tal me sucediera a mí,
  donde apenas sentirás
la prisión.

HAMETE:

Ansí lo creo;
de verle tuve deseo.

BELTRÁN:

Despacio verle podrás.

HAMETE:

¿Qué casa es esta?

BELTRÁN:

  El mesón
adonde nos apeamos.
(Sale[n] DON MARTÍN de camino y PÁEZ, mozo de mulas.)

HAMETE:

Pues, ¿a qué al mesón tornamos?

BELTRÁN:

Yo te diré la ocasión:
  aquí te vieron algunos
que trataron de comprarte.

HAMETE:

Ya vi más de dos rogarte
por mi persona importunos.

DON MARTÍN:

Páez...

PÁEZ:

¿Señor?


<<<
>>>

Pág. 053 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON MARTÍN:

  Apercibe
lo necesario y partamos.

PÁEZ:

Cuando quisieres nos vamos.

BELTRÁN:

Como hombre noble recibe
  estas desdichas, Hamete.

DON MARTÍN:

¿El moro volvéis acá?

BELTRÁN:

La mora he dejado allá.
Pero por más que promete
  ser fiel y servicial
Hamete, no le ha querido,
porque, viendo a su marido,
teme que la sirva mal.

DON MARTÍN:

  Yo me había aficionado
al moro.

BELTRÁN:

No os le vendí
entonces porque entendí
que le hubiera contentado.
  Agora ella propia quiere
que le venda, y me lo manda.

DON MARTÍN:

Bien en apartarlos anda.

HAMETE:

¿Ya no hay remedio que espere?


<<<
>>>

Pág. 054 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON MARTÍN:

  Dejádmele ver y hablar.
¿Qué nación?

HAMETE:

Alarbe soy.

DON MARTÍN:

¿Eres noble?

HAMETE:

No, que estoy
donde me puedes comprar.

DON MARTÍN:

¿Quién te cautivó?

HAMETE:

  Un bailío
de San Juan con seis galeras.

DON MARTÍN:

Luego tú cosario er[a]s.

HAMETE:

¿No ves en mi talle y brío
  si soy hombre de valor?

DON MARTÍN:

Tu tristeza da a entender
que no lo debes de ser.

HAMETE:

No te espantes: tengo amor.
  Otra vez cautivo fui
y no sentí la prisión;
mas quiero bien y es pasión
que más que yo puede en mí.
  Don García de Toledo
me prendió, siendo tan mozo
que aún no me apuntaba el bozo,
por arrojarme sin miedo
  a temerarias empresas.
Allí lo que sé aprendí
de vuestra lengua.


<<<
>>>

Pág. 055 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON MARTÍN:

De ti,
pues que la guerra profesas,
  estoy cierto que serás
noble, y vese en tu persona.

HAMETE:

Galán soy de Meliona;
no puedo decirte más.

DON MARTÍN:

¿Fuerzas tienes?

HAMETE:

  Fuerzas tengo.

PÁEZ:

¿Qué fuerzas puede tener
un perro de agua?

HAMETE:

¡A placer,
que esto sufro y no me vengo!

PÁEZ:

  Apostemos quién levanta
más peso.

HAMETE:

Porque te asombre,
¿quieres que levante un hombre
puesta en mi palma su planta?

PÁEZ:

  ¿A un hombre levantarás?

BELTRÁN:

Yo lo he visto. No porfíes
ni, atrevido, desafíes
al moro, que perderás.


<<<
>>>

Pág. 056 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PÁEZ:

  ¿Cómo perder? Si es tan bravo,
salga y luchemos aquí.

HAMETE:

¿Tú conmigo?

PÁEZ:

Yo.

HAMETE:

¿Tú?

PÁEZ:

Sí.

HAMETE:

Iguálasme; soy esclavo.
  Mas, ¿da licencia Beltrán
que luchemos este y yo?

BELTRÁN:

¿Tú con este?

HAMETE:

¿Por qué no?

PÁEZ:

¡Oh, qué arrogantes están!
  Pues lucharé con los dos.

BELTRÁN:

Hable despacio, galán,
que no conoce a Beltrán.
Beltrán es hombre, por Dios,
  que con rodela y espada
rindió solo la galera
deste moro, y que pudiera
del turco toda la armada.


<<<
>>>

Pág. 057 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

  Cristiano, pues que te precias
de suerte, dame esa mano.

PÁEZ:

¿Es de amistad?

HAMETE:

Sí, cristiano.

PÁEZ:

Mira que las tengo recias.

HAMETE:

  Pues apriétame sin miedo.

PÁEZ:

¡Ay, ay, ay! ¡Suelta!

BELTRÁN:

¿Qué es eso?

PÁEZ:

¡Ay, no me ha dejado hueso!

HAMETE:

Lo mismo haré con un dedo.

PÁEZ:

  Pesia al moro y quien lo vende.

BELTRÁN:

¿Yo no os avisé?

DON MARTÍN:

¡Gran fuerza!

HAMETE:

Di que este brazo me tuerza.
Llega; la mano me prende.

(Pruébele.)


<<<
>>>

Pág. 058 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON MARTÍN:

  A ver. Fuerte brazo tienes:
diez hombres no bastarán.
Véndeme el moro, Beltrán.

BELTRÁN:

Aficionándote vienes.

HAMETE:

  Si tienes dos herraduras,
romperelas juntas; muestra.
Y porque la amistad nuestra
se firme, si la procuras,
  vuélveme a tocar la mano.

PÁEZ:

¿Cómo la mano?

DON MARTÍN:

Beltrán,
¿han puesto precio? ¿Qué dan
por este alarbe africano?

BELTRÁN:

  Si tienes gusto, has de dar
dos mil reales por el moro.

DON MARTÍN:

¿Quieres cien escudos de oro,
y vámoslos a contar?

BELTRÁN:

  Tuyo sea; que yo sé
que en las ventas, la primera.

PÁEZ:

¡Lleve el diablo quien tal diera!
¡Ni aun cien ochavos!


<<<
>>>

Pág. 059 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON MARTÍN:

¿Por qué?

PÁEZ:

  Porque es llevar un demonio.

DON MARTÍN:

Ven a contar tu dinero;
llama a un notario, que quiero
que me haga un testimonio.
  Hamete, ¿caminas bien?

HAMETE:

¿Por qué lo dices, señor?

DON MARTÍN:

Porque también tengo amor
y estoy ausente también.

HAMETE:

  Luego, ¿tú no eres de aquí?

DON MARTÍN:

De Málaga, Hamete, soy,
y luego al punto me voy.

HAMETE:

¿De Valencia te vas?

DON MARTÍN:

Sí.
  Por eso, apresta los pies.
Ea, Páez: a ensillar.

PÁEZ:

¿Que este habemos de llevar?

DON MARTÍN:

¿Cuál para la huerta es?

PÁEZ:

  ¿Y cómo? No tengas pena
que a la fruta osen llegar.


<<<
>>>

Pág. 060 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Rabiando estoy de pesar:
partirse el cristiano ordena.

BELTRÁN:

  Hamete, a mí me ha pesado
de que sea forastero,
pero al fin es caballero.

HAMETE:

Si de algo estoy consolado
  es de que en Málaga viva.

BELTRÁN:

También es puerto de mar,
adonde podrás tratar
de rescatar tu cautiva.
(Éntrense, y salgan dos alcaldes villanos: SALICIO [y] SOLANO.)

SALICIO:

  Muy bien se hará la fiesta dese modo.

SOLANO:

¿Qué culpa tuve yo si el toro es ido?

SALICIO:

A vuestro cargo estaban las carretas
para tapar las calles.

SOLANO:

Yo las puse
desde que el alba se riyó en el cielo,
y con mucho cuidado.

SALICIO:

Pues, ¿por dónde
se trascoló el novillo?


<<<
>>>

Pág. 061 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


SOLANO:

Cuando quiso
que al corredor del regimiento entrase,
con verdugado, su mujer el médico,
abrieron un portillo temerario.
Y por donde mujer con verdugado
pudo entrar, ¿no queréis que salga un toro,
que puede con su trompa un elefante
y un camello también con su corcova?

SALICIO:

Pagarnos tiene el médico la burla;
y el toro, si le matan en el campo.

SOLANO:

No os lo aconsejo, que vengarse puede
con solo hacer del ojo al boticario.
(Suene dentro ruido y silbos del toro.)
(Dentro.)

[UNO]:

¡Ataja! ¡Ataja!

OTRO:

¡El diablo que le tenga!
¡A las viñas se va!

SALICIO:

¡Par diez, que dicen
que se va por las viñas!

SOLANO:

¿Qué más quieren
los muchachos? Hoy hacen su vendimia.

SALICIO:

Pues, ¿cuánto va que son las vuesas?


<<<
>>>

Pág. 062 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


SOLANO:

¿Cómo?

SALICIO:

Son las que del lugar están más cerca.

SOLANO:

¡Voto al Sol! Si eso fuese, que le había
de sentenciar al toro en todo el daño.

SALICIO:

¿Y de qué pagará?

SOLANO:

De sus costillas.
(Dentro.)

[UNO]:

¡Ataja! ¡Ataja!

SALICIO:

Mas, ¡que vuelve el toro!
(Dentro.)

DON MARTÍN:

Quítate acá; no te le acerques, moro.

SOLANO:

Allá anda envuelto en unos forasteros.

SALICIO:

Vamos a ver lo que es, que todo es fiesta.

SOLANO:

Llevemos a las viñas las mujeres
y corrámosle allá, pues que no gusta
de que sea en la plaza.
(Dentro.)

[UNO]:

¡Guarda el toro!


<<<
>>>

Pág. 063 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


[OTRO]:

(Dentro.)
Por los dos cuernos le ha rendido el moro.
(Silben y griten, y salga[n] DON MARTÍN, PÁEZ y HAMETE.)

PÁEZ:

  Demonio debes de ser.

DON MARTÍN:

Yo di cien escudos de oro
sobre los cuernos del toro.

HAMETE:

Que no hay, señor, que temer.

DON MARTÍN:

  ¿Cómo? No, cuerpo de tal;
no te burles de esa suerte,
que un toro es bestia muy fuerte.
{{Pt|HAMETE:|
Sí, pero en fin animal.
  ¿Un hombre que no sujeta
con la industria y el valor?
Esto es muy poco, señor.

DON MARTÍN:

Mi dinero me inquieta.

HAMETE:

  En África, por instantes
vamos a cazar leones,
que a los postreros arzones
suelen saltar arrogantes
  y deshacer el jinete,
donde a veces ha llegado
alarbe que, por el lado,
toda la lanza le mete.
  Yo he muerto más de cuarenta.


<<<
>>>

Pág. 064 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PÁEZ:

Tiemblo, vive Dios, del moro.

DON MARTÍN:

Yo sé que en España un toro
el león más bravo afrenta,
  que en el Real de Valencia
Vespasiano, deseoso
de ver si es tan valeroso
que hace a un león resistencia,
  encerró un toro y león
y un caballo que jamás
sufrió silla. ¿Pensarás
que los mató?

HAMETE:

¿No es razón?

DON MARTÍN:

  Pues no osó llegar al toro.

HAMETE:

¿Y el caballo?

DON MARTÍN:

Defendió
su vida a coces.

HAMETE:

¿Salió
manso?

DON MARTÍN:

Que valió un tesoro,
  porque era bello y bien hecho;
y fue tal desde aquel día,
que un muchacho le corría.


<<<
>>>

Pág. 065 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

La comparación que has hecho
  es, señor, muy desigual,
que un doméstico león
no sufre comparación
al que está en su natural;
  que un oso es fiero y, criado
en casa, juega y retoza.

DON MARTÍN:

Mucho esta fuente se goza
de guarnecer este prado.
  No entremos en el lugar
por el alboroto y fiesta.

PÁEZ:

Alhombra y cama está puesta.

DON MARTÍN:

La mula puedes atar,
  y pazca esa verde yerba
en tanto que duermo aquí.

PÁEZ:

No faltará para ti
pan, queso, bota y conserva.

DON MARTÍN:

  En durmiendo un cuarto de hora.

PÁEZ:

Recuéstate.

DON MARTÍN:

Allí te asienta
con Hamete.


<<<
>>>

Pág. 066 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PÁEZ:

Tú me cuenta,
Hamete, tu vida agora.
(Échase a dormir DON MARTÍN y siéntense PÁEZ y HAMETE.)

HAMETE:

  En vida tan mal gastada
poco habrá que te contar.

PÁEZ:

Ya comienzo a bostezar.

HAMETE:

¿Es eso sueño?

PÁEZ:

No es nada.

HAMETE:

  Nací en África, ya sabes
el lugar.

PÁEZ:

¿Es buena tierra?

HAMETE:

Buena para hombres de guerra.

PÁEZ:

¿Buenos caballos?

HAMETE:

Son aves
  y grandes trabajadores;
tienen uñas por las peñas.
Las ciudades son pequeñas,
los ánimos son mayores.

PÁEZ:

¿Hay iglesias?

HAMETE:

  Hay mezquitas.


<<<
>>>

Pág. 067 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PÁEZ:

¿Allá no hay obispos?

HAMETE:

No.

PÁEZ:

Pues, ¿qué?

HAMETE:

Alfaquíes.

PÁEZ:

Si yo,
Hamete, no encuentro ermitas,
  que acá ‘tabernas’ llamamos,
por la tierra que camino,
no voy con gusto.

HAMETE:

No hay vino;
mas del agua ardiente usamos.

PÁEZ:

¿Hay perniles?
{{Pt|HAMETE:|
  ¿Qué es perniles?

PÁEZ:

Muslos de puerco.

HAMETE:

Mahoma
los quitó por ley.

PÁEZ:

Pues coma
el perrazo pasas viles.

HAMETE:

  Habla bien, pues habla el moro
tan bien de vuestro Bautista.

PÁEZ:

Cerrado se me ha la vista;
llámame si vuelve el toro.


<<<
>>>

Pág. 068 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

  Amo y mozo se han dormido.
¡Ay, Argelina! ¿Qué haré?
¿Cómo mi bien te dej[é]?
¿Cómo tan ingrato he sido?
  Pero yo no pude más,
que la libertad no es mía.
¿Cómo a verte volvería
a la ciudad donde estás?
  ¿Será buen medio dar muerte
a estos dos? Mas no será,
porque, cuando vaya allá,
más voy a morir que a verte.
  Porque, ¿a quién he de llegar
que no me prenda? ¡Qué sueño
tiene el mozo! ¿A ver el dueño?
No le podrán dispertar
  el ruido de un cañón.
Las armas de los cristianos
son notables; si en mis manos
su dorada guarnición
  viera yo contra los dos,
y contra dos mil, y fuera
remedio, presto te viera.
¡Ciego estoy, válgame Dios!
  Sacarle quiero la espada
solo para ver su acero.
Bella hoja; pero quiero
vella de sangre esmaltada.
  Mal hago; mejor será
apartarme a vella allí.
¿Tendrá cinco palmos? Sí,
esos pienso que tendrá.
  Cortos los alfanjes son
y no hieren de estocada.
Esta es arma aventajada
y estimada con razón.
  A reparar y a ofender
puede servir desta suerte.
Brazo quiere diestro y fuerte;
de hoy más la quiero aprender.

(Silbos dentro y grita; despierten los dos.)


<<<
>>>

Pág. 070 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


[UNO]:

  ¡Ataja! ¡Ataja! ¡Que el toro
vuelve a las viñas!

DON MARTÍN:

¡Ay, cielo!

PÁEZ:

¡El toro!
(Dentro.)

[UNO]:

¡Ataja!

DON MARTÍN:

Recelo
que quiere matarme el moro.
¿Qué es eso, Hamete?

HAMETE:

  Señor,
pensé que el toro venía
y defenderte quería,
porque te he cobrado amor.

DON MARTÍN:

  No me sirvas de esa suerte
ni me desarmes jamás.
Y tú, bestia, ¿dónde estás,
que estoy por matarte?


<<<
>>>

Pág. 070 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PÁEZ:

Advierte.

DON MARTÍN:

  ¿Qué he de advertir, vive Dios?
De darte una cuchillada.
¿Quitar me dejas la espada?

PÁEZ:

Aquí estábamos los dos
  y por Dios que no le vi.

DON MARTÍN:

Dame la mula. Y tú, moro,
ve delante.

[UNO]:

(Dentro.)
¡Guarda el toro!

HAMETE:

¡Qué buena ocasión perdí!
(Vanse, y en pasando la grita del toro, salga[n] GASPAR SUÁREZ y DOÑA LEONOR.)


<<<
>>>

Pág. 071 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GASPAR:

  Prima y señora mía,
a quien con tal primor compuso el cielo
como al sol para el día
y en las tinieblas del obscuro velo
la luna y las estrellas,
aunque con mayor luz las vuestras bellas.
  ¿Cuál hombre más dichoso
de cuantos hizo Dios hallar se puede
que quien de vuestro esposo
merece el nombre, pues, si alguno excede
al que de primo tengo,
es este de que hoy a honrarme vengo?
  Si en el humilde estado
que puso a un pobre pastorcillo el suelo
os tuviera a mi lado,
al sol de julio y de diciembre al yelo
tan contento me viera
que poca envidia al Príncipe tuviera.
  No hay cosa en que el deseo,
de cuantas piensa el pensamiento humano,
y con sus ojos veo,
halle comparación con vuestra mano.
Quien tiene esta riqueza,
dichoso le formó naturaleza.


<<<
>>>

Pág. 072 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA LEONOR:

  Los encarecimientos,
hijos tal vez de un ánimo fingido,
en vuestros pensamientos
no dudo, primo, que de amor lo han sido.
Mi amor quiere que os crea,
aunque más gala que contento sea.
  Obligada me muestro,
puesto que en estimarme, señor mío,
estimáis lo que es vuestro,
y que me habéis de hacer merced confío,
pues estáis obligado
por primo y por marido a este cuidado.
  Parece que, en naciendo,
mis padres solo a vós me dedicaron,
y que, apenas pudiendo
formar la voz, cuando ellos me criaron
vuestro nombre aprendía
y desataba en él la lengua mía.
  Si hay letras en los ojos,
como decía un sabio, pues en ellos
los gustos, los enojos
escribe el alma, y se conocen dellos
en los míos cualquiera,
vuestro nombre sospecho que leyera.
  Para mayores muestras,
si a sus niñas alguno preguntara,
dijeran que eran vuestras,
que fue gusto del cielo que en la cara
dos esclavas tuviese,
porque, en viéndome, el dueño se supiese.


<<<
>>>

Pág. 073 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GASPAR:

  ¿Qué puede el amor mío,
Leonor querida, responder agora,
sino algún desvarío?
Mirad en qué tenéis gusto, señora,
y mandad a quien creo
que tiene esclavo en vós hasta el deseo.
  Ya suelen los amantes
las blancas perlas de la mar espumas,
los eternos diamantes,
la fénix rara de purpúreas plumas,
ofrecer a quien aman,
fuerza de amor los imposibles llaman.
  No el ave del Arabia;
diamantes sí, con que se casa el oro,
que yo sé que se agravia,
prometiendo imposibles, el decoro
de un amor verdadero,
que lo que puedo dar prometer quiero.
  Sedas, oro, diamantes...
Pedid, mi bien, y si quien ama tiene
riquezas semejantes,
en menos que su gusto el vuestro ordene
en que servir le pueda
quien obligado de mandarle queda.
  Mirad si el claro Tajo
queréis subir, aunque en batel pequeño,
o sus peñas abajo
seguir su curso, cuando olvido y sueño,
caballos de la noche,
saquen del Indio mar su negro coche.


<<<
>>>

Pág. 074 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GASPAR:

  Mirad si en esas huertas,
cuando el alba ceñida de alhelíes
al sol abra las puertas
y él salga coronado de rubíes,
queréis entre las flores
oír las aves repitiendo amores.
  Veréis cómo, subido
sobre las ruedas de su centro bajo
en plata convertido,
madejas de cristal devana el Tajo
para tejer labores
en las huertas de frutas y de flores.
  Veréis las aves mudas
en los álamos altos escuchando
las cantoras azudas,
órganos destemplados imitando;
veréis en su instrumento
cantar las aguas y pararse el viento.
  Si la pesca se acuerda,
por caña tomaréis de amor el arco
y por sedal la cuerda.
Yo seré el pez, mi pensamiento el barco
donde los dos iremos,
mis ojos ríos, mis cuidados remos.


<<<
>>>

Pág. 075 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA LEONOR:

  Yo no tengo más gusto
que veros y adoraros, dulce esposo.

GASPAR:

Haga, pues es tan justo,
nuestras bodas el cielo generoso
tan venturosas, prima,
pues sola esta prisión la muerte lima.
  Que viviendo más años
de los que suele dar naturaleza,
y libre de los daños
que siguen a la dicha y la riqueza
con sucesión dichosa,
os goce un siglo entero, dulce esposa.
  No pueda mal suceso,
no golpe de fortuna, hacer de suerte
que deje de estar preso,
a despecho del tiempo y de la muerte,
en la prisión que adoro.

DOÑA LEONOR:

Vós solo sois mi bien.

GASPAR:

Vós mi tesoro.
(Sale RIBERA.)

RIBERA:

  Albricias me puedes dar.

GASPAR:

¿De qué, Ribera?


<<<
>>>

Pág. 076 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


RIBERA:

Hoy sospecho
que acabará de llegar
el caballo más bien hecho
que hay desde el Tajo hasta el mar.
  No ha visto el Andalucía,
perdónenlo a mi alegría
las dehesas gamenosas,
bestia con tantas graciosas
artes.

GASPAR:

Es ventura mía.
  Toma este anillo, y con tinta
de tu buen gusto me pinta
ese caballo.


<<<
>>>

Pág. 077 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


RIBERA:

Tus manos
beso, honor de toledanos.
Oye una cifra sucinta:
  el caballo es bayo oscuro,
bebe con blanco y los cabos
son negros; de frente es duro:
de ojos rígidos y bravos,
puesto que hidalgo y seguro;
  es enjuto de mejillas,
alto de rostro y pequeño
de orejas; de las rodillas
firme, que bien puede el dueño
probarle de entrambas sillas;
  con anchos lomos levanta
mejor las manos; espanta
con las narices abiertas;
venas muestra descubiertas
desde la cuja a la planta;
  algo sobre el vientre hinchados
muestra los lados; el pecho
por ancho iguala los lados;
de pies pequeño y estrecho,
y de cascos bien formados;
  tiene viveza española,
una mancha blanca sola,
cola y clin, que limpia, en fin,
las rodillas con la clin
y la tierra con la cola;
  es un clarín relinchando;
de la vista, si se atufa,
rayos de fuego arrojando,
y la espuma, cuando bufa,
a los que le están mirando;
  es arrogante de paso,
limpio, igual, lustroso y raso;
pero solo considera
que, si con alas naciera,
fuera el caballo Pegaso.


<<<
>>>

Pág. 078 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GASPAR:

  Parece que estoy en él,
según le pintas.

RIBERA:

No siento
qué pueda decirte dél.
Él tiene lindo contento;
muy bien te hallarás con él.

GASPAR:

  Buen caballo, buena espada
y buena mujer, decía
un caballero.

RIBERA:

Y me agrada.

GASPAR:

Buena, Ribera, es la mía;
bien puede ser estimada.

RIBERA:

Pesiatal.

DOÑA LEONOR:

  Honraisme vós.

RIBERA:

Para en uno sois los dos.

GASPAR:

Honra y hacienda es poder
del mundo, mas la mujer
buena es de mano de Dios.
  ¿Qué nombre le llamaremos
al caballo?


<<<
>>>

Pág. 079 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


RIBERA:

Por lo vivo,
 ‘Truhán’ llamarle podremos.

GASPAR:

Aunque es humilde y no altivo,
alto ese nombre le demos.

DOÑA LEONOR:

No me agrada.

GASPAR:

  Pues, Leonor,
¿habéis vós nombre mejor?

DOÑA LEONOR:

No, pero dame molestia
el ver que, ‘truhán’ y bestia,
morirá de hambre, señor.

GASPAR:

  ¿Qué discreto advertimiento
no ha de ser bestia el ‘Truhán’?
¿Es caballo corpulento?

RIBERA:

Sí, señor.

GASPAR:

Será ‘Roldán’
buen nombre.

RIBERA:

Diome contento;
ese se llame.

DOÑA LEONOR:

  Y a mí
me parece bien ansí.


<<<
>>>

Pág. 080 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Entra FRANCISCA, criada.)
FRANCISCA:

El sastre ahora ha venido
para probarte el vestido.

DOÑA LEONOR:

¿El blanco?

FRANCISCA:

Señora, sí.
  Y también trujo el platero
la cintura aderezada.

DOÑA LEONOR:

Probarme el vestido quiero.
Adiós.

GASPAR:

Adiós, prenda amada,
bien de quien mi bien espero.
  ¿Hay contento como ver
una gallarda mujer
honrar una casa noble?

RIBERA:

Con hijos tendrás al doble
ese contento y placer.

GASPAR:

  Démelos Dios de Leonor
para servirle, y sean tantos
que me empobrezcan.

RIBERA:

¡Qué amor!


<<<
>>>

Pág. 081 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Entra[n] ANA, criada, y LAURENCIO.)
LAURENCIO:

No hagas tantos espantos,
Ana.

ANA:

Aquí está mi señor.

GASPAR:

  Laurencio, bien seas venido.

LAURENCIO:

Tú mil veces bien hallado
y bien casado.

GASPAR:

Ya he sido
bien hallado y bien casado.
¿Cómo por Málaga ha ido?
  ¿No viene acá tu señor?

LAURENCIO:

Pensó venir, y no pudo.

GASPAR:

¿No hubo esclavo?

LAURENCIO:

Y el mejor
de Berbería.

GASPAR:

No dudo
las partes de su valor,
  escogido de tal gusto.
¿Es hombre fuerte?


<<<
>>>

Pág. 082 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURENCIO:

Es robusto,
trabado, moreno, bravo
y muy galán, aunque esclavo.

RIBERA:

Hoy te viene todo al justo.
  Ya el caballo y los demás
que tienes tendrán quien tenga
cuidado dellos.

LAURENCIO:

Si estás
de gusto para que venga,
iré por él.

GASPAR:

Bien podrás.
¿De quién le compró?

LAURENCIO:

  Traía
este moro un caballero
que de Valencia venía.
Diole por menos dinero,
aunque por más cobardía,
  de lo que allá le costó,
y es que dice que le vio
con una espada desnuda
un día, y que tuvo duda
si quiso matarle o no.

GASPAR:

  ¡Lindo miedo en caballero!


<<<
>>>

Pág. 083 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURENCIO:

El moro realmente es fiero,
no de rostro, mas de fuerza,
que no hay hombre que le tuerza
el brazo.

GASPAR:

Ese esclavo quiero.

LAURENCIO:

  Sobre la palma levanta
un hombre; dos herraduras,
como dos naipes quebranta.

RIBERA:

¿Tú tienes lo que procuras?

LAURENCIO:

Ana de verle se espanta.

GASPAR:

Ve por él.

LAURENCIO:

  La carta dejo
con la ropa.

GASPAR:

Tiempo habrá.

ANA:

¡Ay, señor! No te aconsejo
que venga este moro acá.

GASPAR:

Tendrame como un espejo
  los caballos este moro.
Estímole a peso de oro,
no puedo vivir sin él.
Si es fuerte y sale fiel,
vale, Ribera, un tesoro.


<<<
>>>

Pág. 084 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Entra[n] HAMETE y LAURENCIO.)
LAURENCIO:

  Entra y échate a sus pies.

HAMETE:

¿Es este el señor?

LAURENCIO:

Él es.

GASPAR:

¡Bravo esclavo, por Dios!

RIBERA:

¡Bravo!

HAMETE:

Aquí tienes a tu esclavo
para que los pies le des.

GASPAR:

¿Cómo te llamas?

HAMETE:

  Hamete.

GASPAR:

¿Qué nación, que tu persona
buen servicio me promete?

HAMETE:

Galán soy de Meliona.

GASPAR:

Serás por fuerza jinete.

HAMETE:

  Bien sé por dónde se bate
con el agudo acicate
con más gracia y perfeción.


<<<
>>>

Pág. 085 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GASPAR:

Sirve bien, que la afición
es la puerta del rescate.
¿Quién te cautivó?

HAMETE:

  Un don Juan
del hábito de San Juan
con las galeras de Malta.

GASPAR:

Eras cosario.

HAMETE:

No es falta.

GASPAR:

¿Y dónde?

HAMETE:

A vista de Orán.

GASPAR:

¿Viste a Nápoles?

HAMETE:

  Ya vi
a Nápoles otra vez,
señor, que cautivo fui,
que soy pieza de ajedrez
y ando de aquí para allí.
  Juega Fortuna conmigo;
de las casas que ha mudado
vengo a la tuya.


<<<
>>>

Pág. 086 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GASPAR:

Un amigo,
si tú eres bueno, has hallado.

HAMETE:

El tiempo doy por testigo.

GASPAR:

  ¿Qué señal tienes ahí?

HAMETE:

Heridas son que en Orán
de cristianos recebí,
y estas que frescas están
es que a tu puerta caí,
  que al ir a entrar tropecé
y me quedé sin sentido;
pero luego imaginé,
pues a servirte he venido,
que la posesión tomé.
  Ya tengo perdido el miedo
que no tendré libertad:
para siempre esclavo quedo.

GASPAR:

Verás aquesta ciudad:
bien te agradará Toledo.
  Entra y dale que meriende,
Ana; y tú, Laurencio, toma
este doblón.

LAURENCIO:

¿Quién no emprende
servirte?


<<<
>>>

Pág. 087 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

¡Ah, cruel Mahoma!

LAURENCIO:

Tú quedas con rico fende.
  No hay sino servir y ser
fiel, que te vestirán
que todos tengan que ver.

HAMETE:

¿Cómo vestirme podrán
desnudo de tal placer?
(Vanse todos, ecepto ANA y HAMETE.)

ANA:

Triste quedas.

HAMETE:

  No he quedado
triste del dueño que tengo.

ANA:

Estuvieras engañado.

HAMETE:

Estoy triste porque vengo
de un alto a un humilde estado.

ANA:

  Es mi señor tan galán,
tan noble y tan virtuoso,
que, aunque habrás visto en Orán
su general generoso
y los que con él están,
  no habrás tratado persona
de valor y entendimiento
como la suya.


<<<
>>>

Pág. 088 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Aficiona
su talle, mis penas siento.

ANA:

¿Dejas algo en Meliona?

HAMETE:

  No dejo sino en Valencia
la mitad del alma agora.

ANA:

Menester habrás paciencia.
¿Quién es?

HAMETE:

Una hermosa mora
que ha hecho al Sol competencia.

ANA:

¿Era tu mujer?

HAMETE:

  Un mes
estuvimos desposados.

ANA:

Mudanza del mundo es.
Merienda; y de tus cuidados
me darás parte después.
¿Comes tocino?

HAMETE:

  ¿Tocino?

ANA:

Si te quieres alegrar,
bebe un traguillo de vino,
que sola para llorar
es buena el agua, imagino.


<<<
>>>

Pág. 089 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

  A Mahoma tengo miedo.

ANA:

Si creyeras en el Credo,
no le tuvieras.

HAMETE:

Paciencia.
Viva Argelina en Valencia
y muera Hamete en Toledo.
(Váyanse y entren CORCUERA y BELTRÁN, lacayos.)

CORCUERA:

  Otra vez quiero abrazarte.

BELTRÁN:

Bien lo debes a mi amor.

CORCUERA:

Deja, Beltrán, el temor
y las desdichas aparte,
  que mejor tierra es aquesta.

BELTRÁN:

¡Ay, Corcuera! ¿Cómo puedo?

CORCUERA:

Pues, ¿no te alegra Toledo
y el vernos andar de fiesta?


<<<
>>>

Pág. 090 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

  El haber venido a él
más por fuerza que por gusto
me ha dado aqueste disgusto,
aunque hay tanto gusto en él.
  Estaba, Corcuera hermano,
vuestro servidor Beltrán
con el famoso don Juan
de Castelví valenciano,
  hombre de la cruz bautista
y a fe gallardo soldado,
y que pudiera a su lado
perder mi oficio de vista.
  Porque, en fin, en las galeras
seguí diversas derrotas
en corso de galeotas
y con sus blancas banderas,
  adonde por mi valor
me prometió media cruz,
con que, habiendo poca luz,
fuera yo Comendador.
Y quiso el diablo...

CORCUERA:

  ¿Qué quiso?


<<<
>>>

Pág. 091 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

... que a Valencia me envió
con dos esclavos, que yo
fui carabela de aviso
  de una cierta doña Juana.
Mandome el uno vender;
vendile, y pudiera ser
que mi condición liviana,
  no se ofreciendo ocasión,
fuera en guardarle discreto
el oro, pero, en efeto,
la ocasión hace al ladrón.
  Con cien escudos pasaba
la plaza de la Olivera,
donde estaba una bandera
y mi desventura estaba.
  Entré, vi jugar, jugué
un escudo, perdí, y luego,
picado, dije: «Otro juego».
Perdí dos y otro saqué.
  Fuese con los dos, y al punto
saco tres, pierdo los tres,
venme el oro y meten pies
como cuervos al difunto.
  Echo un azar, saco veinte,
paro en un siete y llevar,
y, tras aquel, echo azar.
¿Qué quieres más que te cuente?
  Jugué aquellos, y jugué
los que llevaba el jubón,
que era escritorio y cajón
de lo que en Italia hurté.
  Como me vi sin el plus
y que, si comer quería,
había de andar cada día
a la sopa de Jesús,
  no pude a Italia volver
ni a la dama me atreví.


<<<
>>>

Pág. 092 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CORCUERA:

¿Es esa la historia?

BELTRÁN:

Sí.

CORCUERA:

Pues bien, ¿qué se puede hacer?
  Ya es perdido ese don Juan;
quizá fue por vuestro bien,
y en esta ciudad también
mil don Juanes se hallarán.
  Por dicha en la guerra os dieran
tostones en colación
destos que de plomo son
o alguna burla os hicier[a]n
  destas minas del abismo,
que un hombre, en estando rota,
salta como una pelota
y se hace falta a sí mismo.
  Mejor es andar por llano,
aunque no lo está Toledo;
mas no hay de caer el miedo
que haya por la guerra, hermano.
  Más vale aquí la ración
de un grande de Jesucristo
que cuantas pagas he visto
en el mejor escuadrón.


<<<
>>>

Pág. 093 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

  Pues, ¿qué grandes hay aquí?

CORCUERA:

Los canónigos son grandes
desta iglesia, y no hay más Flandes
que servirlos.

BELTRÁN:

¿Cómo ansí?

CORCUERA:

  Una mula, y a sus horas;
y a Dios, como al punto acuda.

BELTRÁN:

No hay en estrado viuda,
perdónenme las señoras,
  como una mula con tocas.
¡Con qué seso está a la puerta
de una iglesia!

CORCUERA:

Es cosa cierta.

BELTRÁN:

Y las visitas son pocas.
  Pero todo es día y vito,
y esto de ver babear
una mula, no hay pescar
con caña ni con garlito
  que quiera más sufrimiento.
Mejor vivo a lo seglar.

CORCUERA:

De todo se puede hallar
a quien servir a contento.
  El Corregidor tenía
necesidad de un lacayo.


<<<
>>>

Pág. 094 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

¿Quién es?

CORCUERA:

¡Oh, pesia a mi sayo,
honor del Andalucía!
Juan Gutiérrez Tello.

BELTRÁN:

  ¿Quién?

CORCUERA:

Tello el ‘Bravo’.

BELTRÁN:

Pesia tal.

CORCUERA:

Este no os estaba mal.

BELTRÁN:

Antes me estuviera bien.


<<<
>>>

Pág. 095 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CORCUERA:

  Sin eso hay aquí señores
Ayalos, Lasos, Riberas,
Guzmanes, Toledos, Veras,
Jurados y Regidores,
  y mercaderes que son
gente noble y principal,
indianos en el caudal,
reyes en la condición.
  Es la gente de Toledo
afable, discreta, honrosa,
caritativa, piadosa...
más que encarecerte puedo.
  Es para los forasteros
liberal, y pues de bravo
te picas, eso te alabo,
porque hay famosos aceros.
  Sirve aquí, deja la Corte,
que es Babilonia, Beltrán,
y de una ración que dan
se paga primero el porte.
  Aquí hay ventillas, y iremos
a merendar ensalada,
pie de puerco y empanada,
de Burguillos beberemos.
  Y no faltarán dos sotas
mejores que en Manzanares.


<<<
>>>

Pág. 096 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

Quitado me has los pesares,
el ánima me alborotas.
  Búscame un amo, aunque sea
en un cigarral.

CORCUERA:

Querría
acomodarte este día
con quien te diese librea.

BELTRÁN:

¿Hay casamiento?

CORCUERA:

  No digo
sino de toros y cañas.

BELTRÁN:

Esos son telas de arañas
y amapola en verde trigo.
  Sale un lacayo famoso
con dos rejones al lado
de un bayo rucio rodado
sonando el pretal lustroso.
  Lleva un coleto gentil
de badana acuchillado,
calza y jubón nacarado
con velo blanco y sutil
  de plata de poca estima,
que parece todo entero
asadura de carnero
con su tela por encima.
  Y cuando libra el pellejo
y se acuesta muy cansado,
halla el vestido arrugado
que parece trapo viejo.
  Véndele por la mañana
y da un ropante por él,
por oro de cascabel,
tres reales de mala gana.


<<<
>>>

Pág. 097 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CORCUERA:

  En la iglesia entrado habemos.
Esta es la famosa nave
de san Cristóbal.

BELTRÁN:

¡Qué grave
gente!

CORCUERA:

Aquí nos apartemos.
  En esta nave se embarca
de Toledo la nobleza;
cada día aquí se reza
todo lo que el mundo abarca.
  Es como patio en palacio
o cual gradas en Sevilla.

BELTRÁN:

La máquina maravilla.

CORCUERA:

Quiere ingenio y quiere espacio.
(Entren GASPAR SUÁREZ y su hermano y otros cuatro caballeros.)

GASPAR:

  Ya digo que jugaré,
aunque recién desposado.

CABALLERO 1.º:

Mucho me habéis obligado.

HERMANO DE GASPAR:

Y yo con mi hermano iré.

CABALLERO 2.º:

  Caballos no han de faltar.

GASPAR:

Hoy me ha de llegar un bayo
que puedo llamarle el ‘Rayo’.


<<<
>>>

Pág. 098 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CABALLERO 2.º:

Bueno será para entrar.

CABALLERO 3.º:

  ¿Jugará el Corregidor?

GASPAR:

¿Quién duda que jugará?

CABALLERO 4.º:

Buenos caballos tendrá
de la Corte.

GASPAR:

¿Quién mejor?

CABALLERO 1.º:

  ¿Qué librea sacaréis
si, como el nombre, andáis franco?

GASPAR:

Raso, azul, pajizo y blanco.

CABALLERO 2.º:

Ninguna cosa tenéis
  de las que decís aquí
en vuestra prima empleado,
pues ni sois casto casado
ni lo demás.

GASPAR:

Es ansí.
  Pero son propias colores
de mi Leonor.

CABALLERO 3.º:

Lo leonado
era del nombre.


<<<
>>>

Pág. 099 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GASPAR:

Es cansado
sin mucha plata, señores.
  Y aunque yo la pienso echar,
menos con lo blanco obliga.

CABALLERO 3.º:

Su color don Pedro diga.

CABALLERO 1.º:

Mi dueño me la ha de dar.

CORCUERA:

  Llegaré por aquel lado
y al que te digo hablaré,
que ha puesto casa.

BELTRÁN:

No sé
si, estando ya desposado,
  será acertado, Corcuera,
que, acabados de casar,
se retiran a horrar
y anda la ración ligera.

CORCUERA:

  Este es hombre principal
y muy rico, y tan gallardo
que, si te recibe, aguardo
de su mano liberal
  gran remedio para ti.
Dos palabras le quisiera
a vuesa merced.

GASPAR:

Afuera
me podéis hablar, no aquí.


<<<
>>>

Pág. 100 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CORCUERA:

  Es porque viera este mozo
si dél hay necesidad.

GASPAR:

¿Conócenle en la ciudad?

CORCUERA:

Sí, señor.

BELTRÁN:

Salto de gozo.

GASPAR:

  Llevalde a casa después
que se van estos señores.

HERMANO DE GASPAR:

Reñir sobre las colores
primer capítulo es
  del concierto de unas cañas.

CABALLERO 1.º:

Vamos.

CABALLERO 2.º:

No quede por eso.
Desconfianzas profeso;
tengo esperanzas estrañas
  y es lo verde impropio en mí.

CABALLERO 3.º:

Quiero daros mi color
si la tenéis por mejor.

CABALLERO 2.º:

Pues quede ansí.

CABALLERO 3.º:

Quede ansí.
(Vanse.)


<<<
>>>

Pág. 101 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CORCUERA:

  Que le vaya a ver después,
dijo.

BELTRÁN:

Pues vamos los dos.

CORCUERA:

Si te acomodas por Dios,
que de el cabello a los pies
  te enviste de terciopelo.
Que tiene cien mil ducados.

BELTRÁN:

Con seis hijos, y doblados
los goce.

CORCUERA:

Ruégalo al cielo.

BELTRÁN:

  ¿Tienes adónde acudir?

CORCUERA:

Cierta pobreta me aguarda.

BELTRÁN:

¿Qué gente?

CORCUERA:

Estameña parda
acabada de tundir.

BELTRÁN:

  Mejor dirás ‘batanar’.
¿Hay hermana, prima o tía?

CORCUERA:

Hay madre.

BELTRÁN:

Es vieja.


<<<
>>>

Pág. 102 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CORCUERA:

Es arpía,
mas puédete regalar.

BELTRÁN:

Habrá siete y seis.

CORCUERA:

  Añade.

BELTRÁN:

Dilo.

CORCUERA:

Unas.

BELTRÁN:

¡Válame Dios!

CORCUERA:

Y aun le quito más de dos,
mas puede ser que te agrade.

BELTRÁN:

¿Es sesenta?

CORCUERA:

  Punto menos.

BELTRÁN:

Pues, ¿cómo me ha de agradar?

CORCUERA:

Porque un no pedir y un dar
ha entretenido a mil buenos.

BELTRÁN:

  Materia es la carga. Camina.

CORCUERA:

La esquina desta calleja
habita.


<<<
>>>

Pág. 103 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

No basta vieja
sino vivir en esquina.
  Taberna parecerá.

CORCUERA:

Verdad.

BELTRÁN:

¿Hay dos puertas?

CORCUERA:

Sí,
que unos entran por allí
y otros salen por allá.
(Vanse, y entre HAMETE.)


<<<
>>>

Pág. 104 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

  Penosa y mísera vida
para los bienes ligera,
pesada para los males,
que allí paras y aquí vuelas.
¿Qué he de hacer en tal desdicha
viendo que ya no me queda
remedio para librar
el alma que está en Valencia?
Dejadme, tristes memorias,
que la mayor de las penas
no es perder las glorias, no,
sino la memoria dellas.
De todo quiero olvidarme,
porque no es razón que venza
un corazón como el mío
memorias flacas y tiernas.
¿Debajo de qué fortuna
bajó conmigo la rueda?
No fue tanta mi desdicha
como mi memoria piensa.
No en galeras de cristianos
con el remo y con la fuerza
azoto el mar y me azota
el duro cómitre en ellas.
No despierto al sonoroso
pito ni al alba risueña;
acudo almilla o capote,
el bonete o la cadena.
En buena ciudad estoy,
rica, ilustre, hermosa y bella;
buen amo tengo y buena ama:
amor notable me muestran;
mozos son recién casados,
pero la envidia me aqueja
de ver que en su propio nido
como palomas se besan.
Él es discreto y galán,
ella gallarda y discreta,
sus criadas virtuosas
cuidan mi comida y cena.
¡Ay, sueño! Olvídame un poco
de memorias lisonjeras;
duerma un esclavo que, en fin,
es libre en tanto que duerma.


<<<
>>>

Pág. 105 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Recuéstase, y salgan DOÑA LEONOR y ANA.)
DOÑA LEONOR:

Ana, mucho se ha tardado
mi primo esta vez.

ANA:

No creas
que ajeno gusto le ocupe.
Si alguna malicia piensas,
en la iglesia estará agora.

DOÑA LEONOR:

¿Agora estará en la iglesia?

ANA:

Sí, señora; y divertido,
como es ocasión de fiestas.

DOÑA LEONOR:

Las fiestas de un desposado
no las tengo yo por buenas
fuera de casa.

ANA:

Ni yo
tengo por buenas tus quejas.
Mi señor te está adorando.

DOÑA LEONOR:

Ana pagará la deuda
que debe a mi grande amor.


<<<
>>>

Pág. 106 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

(Durmiendo.)
Toda es desdichas la guerra.

DOÑA LEONOR:

¿Quién habla aquí?

ANA:

¡Ay, Dios! No sé.

DOÑA LEONOR:

El moro parece; llega
y échale de aquí.

ANA:

Entre sueños
habla.

DOÑA LEONOR:

Está un momento atenta

HAMETE:

Para poderme librar
ningún remedio me queda,
si no es matar.

DOÑA LEONOR:

¿A quién dijo?

ANA:

No dijo a quién.

HAMETE:

¡Mueran, mueran...!

DOÑA LEONOR:

¿Qué es esto, moro? ¿Con quién
hablas?

HAMETE:

¿Yo hablaba?


<<<
>>>

Pág. 107 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA LEONOR:

Despierta,
y otra vez no entres aquí.

HAMETE:

Perdona. ¡Ay, querida tierra!
Si pudiera conquistarte
con mis suspiros, Valencia,
con los de un hora no más
ya no tuvieras almena.

DOÑA LEONOR:

Vete a la caballeriza,
moro, y nunca sin licencia
a estos corredores subas.
Toda la sangre me altera.
(Entra GASPAR SUÁREZ.)

GASPAR:

¡Hola! Toma aquesta capa.
(Criados se la quitan.)

DOÑA LEONOR:

Primo, bienvenido seas.

GASPAR:

Quien viene a tus brazos, viene,
prima, a un cielo de la tierra.

DOÑA LEONOR:

¿Cómo te has tardado tanto?

GASPAR:

Estos señores que juegan
las cañas me han detenido,
y que los juegue.

DOÑA LEONOR:

No temas.


<<<
>>>

Pág. 108 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GASPAR:

Me mandan por vida tuya,
y aun quise decir ‘me ruegan’,
según me han importunado.
Que mis fiestas, Leonor bella,
son adorar esos ojos.

DOÑA LEONOR:

Mi vida, si tú te huelgas,
yo recibo mucho gusto.

GASPAR:

¡Guárdete Dios! ¡Qué discreta!

DOÑA LEONOR:

¿Escogiste las colores?

GASPAR:

Sí, mi señora.

DOÑA LEONOR:

¿Qué llevas?

GASPAR:

Azul, amarillo y blanco.
Escucha, no te entristezcas:
lo azul significa el cielo,
que comparo a tu belleza;
lo amarillo, el sol que sale,
y en tu verde edad comienza
a fertilizar el año,
que por muchos años sea;
lo blanco es la fe, que tiene
tal blancura la pureza
con que mi alma te adora.


<<<
>>>

Pág. 109 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA LEONOR:

Bien obligada me dejas;
y en tiempo que me encareces
y que de verme te alegras,
mercedes quiero pedirte.

GASPAR:

No agravies lo que desea
servirte un alma tan tuya.

DOÑA LEONOR:

El moro no me contenta.
¿Qué has comprado?

GASPAR:

No prosigas;
luego al instante se venda.

DOÑA LEONOR:

Oíle ciertas palabras
durmiendo, y si cuando sueña
habla de matar y herir,
mejor lo hará si despierta.

GASPAR:

Mañana a Madrid lo envío.

DOÑA LEONOR:

Temo, señor, que se atreva
a algún criado de casa
o alguna gente de fuera.
Ya vino vuestro caballo.

GASPAR:

Dadme, señora, licencia
para verle.


<<<
>>>

Pág. 110 de 163
El hamete de Toledo Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA LEONOR:

Iré con vós,
porque yo también le vea.

GASPAR:

¡Hola! Sáquenle a ese patio.

DOÑA LEONOR:

Creedme que es una perla.

GASPAR:

Si vós le dais ese nombre,
harele una caja.

DOÑA LEONOR:

Tenga
este solo por mi vida.

GASPAR:

Más que la naturaleza
habéis hecho, mi señora:
que naturaleza engendra
perlas en nácar, y vós
hacéis de las bestias perlas.


<<<
>>>

Acto III
Pág. 111 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen BELTRÁN y CORCUERA.
CORCUERA:

  ¡Qué buen agradecimiento
de haberos acomodado!

BELTRÁN:

He andado muy ocupado
y solo al servicio atento
  que vós sabéis que merece
Gaspar Suárez, mi señor,
cuya virtud y valor
hoy como el sol resplandece.
  Fuera desto, habéis estado
en la aldea y yo en Madrid.

CORCUERA:

A qué fuistes me decid,
que ya os tengo disculpado.

BELTRÁN:

  Fue por caballos mi amo
y volvió a traer de allá
aquel Hamete a quien ya
por todo estremo desamo,
  que le quería vender
por gusto de mi señora.

CORCUERA:

Bien ha hecho, porque agora
pienso que le ha menester.


<<<
>>>

Pág. 112 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

  Hallole ya puesto en venta
y el moro se enterneció
de verle. Al fin le obligó
a volverle.

CORCUERA:

¿Está contenta
  vuestra señora con él?

BELTRÁN:

No mucho, porque el esclavo
es muy arrogante y bravo,
aunque seguro y fiel.
  Pero debe de fundarse
en que es caballero.

CORCUERA:

Todos
los esclavos se hacen godos.

BELTRÁN:

Este bien puede estimarse,
  que yo me hallé con don Juan
el día que le prendió
y sé el valor que mostró.

CORCUERA:

Luego, ¿aqueste fue, Beltrán,
  el que en Valencia vendistes?

BELTRÁN:

Este fue aquel que jugué,
cuyo dinero se fue
de la manera que vistes.

CORCUERA:

  ¿Y está el moro bien con vós?


<<<
>>>

Pág. 113 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

Yo a lo menos estoy mal
con él.

CORCUERA:

Eso es natural:
sois elementos los dos.

BELTRÁN:

  Es un perrazo arrogante
a quien dan algunos días
tan fieras melancolías
que no hay ponerse delante.
  En lo demás, si por dicha
algún día está contento,
muestra buen entendimiento.

CORCUERA:

Dichosa fue su desdicha
  si por aqueste camino
viene a conocer a Dios.

BELTRÁN:

¿Y cómo?

CORCUERA:

¿Reñís los dos?

BELTRÁN:

Sí, mas no sobre el tocino,
  como los perros y gatos.

CORCUERA:

Ya es tarde y querrá cenar
mi señor. Dame lugar.

BELTRÁN:

Acá ya suenan los platos.


<<<
>>>

Pág. 114 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CORCUERA:

  Pues entrad, y por mi vida
que os dejéis ver.

BELTRÁN:

Vós veréis
la enmienda.

CORCUERA:

Entre siete y seis,
Beltrán, mañana os convida
  a lo del santo Corcuera
junto a la plaza Mayor.

BELTRÁN:

Allá voy como un azor;
mas sea la fiesta entera
  y despertemos el vino.

CORCUERA:

Tocino lo habrá de hacer.

BELTRÁN:

‘Alcahuete del beber’
llamó un flamenco al tocino.
(Éntrense, y salen GASPAR SUÁREZ y DOÑA LEONOR.)

GASPAR:

  Pienso que os habréis holgado.

DOÑA LEONOR:

Nunca me huelgo sin vós.

GASPAR:

Que os lo pago, sabe Dios,
prima, en el mismo cuidado.
  ¿Qué dijeron del vestido
esas señoras?


<<<
>>>

Pág. 115 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA LEONOR:

Que fue
de vuestro gusto.

GASPAR:

No sé,
prima, si del vuestro ha sido.

DOÑA LEONOR:

  La cadena de diamantes
les agradó.

GASPAR:

Yo quisiera
que toda de estrellas fuera
al mismo sol semejantes.
  Desea mi justo amor
serviros en cuanto puede,
y es fuerza que atrás se quede
por no igualar su valor,
  que si con él se midieran
las fuerzas, no hay India agora
para serviros, señora:
pobres sus riquezas fueran.
  Oro pisaran los pies
que pueden pisar mis ojos,
donde el amor sin despojos
confiesa que no lo es;
  cuanto produce la aurora
de ricas piedras vistiera
de esa alma la rica esfera
que es vuestro cuerpo, señora.
  Si naturaleza rara,
segundas perlas hiciera
de Cleopatra, y menos fuera
de sus milagros avara;
  de cada sutil cabello
una colgara, por Dios.
Pero hizo solas dos
porque no pudiese hacello.


<<<
>>>

Pág. 116 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA LEONOR:

  Tantas mercedes me hacéis,
tantos regalos me dais,
que pienso que conquistáis,
Gaspar, lo que ya tenéis.
  Mirad que lo que es tan vuestro
no se ha de tratar ansí,
que sospecharán de mí
que menos amor os muestro.
  Y creed que me ganáis
en mercedes que me hacéis
porque, como hombre, podéis,
y porque obligado estáis.
  Pero en amor no es posible.

GASPAR:

¿Cómo no, si os quiero tanto?

DOÑA LEONOR:

¿Queréis que os diga yo cuánto?

GASPAR:

Sí.

DOÑA LEONOR:

Oíd este imposible:
  Si el mundo todo en mi poder tuviera,
por rey del mundo, primo, os coronara;
y si pudiera hacer mundos, formara
otros mil mundos que a esos pies pusiera.
Si el cielo dilatarme concediera
las vidas de los hombres, dilatara
la vuestra tanto que hasta el fin llegara
del fin universal que el mundo espera.
Y si de Ovidio el artificio estraño
se estendiera a sucesos verdaderos
y su transformación no fuera engaño,
me convirtiera en vós para teneros
el amor que os tenéis. Si no me engaño,
yo os quiero más que vós podéis quereros.


<<<
>>>

Pág. 117 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GASPAR:

  Agradezco la merced
que me habéis hecho, Leonor;
pero que igualéis mi amor
por imposible tened.

DOÑA LEONOR:

  Yo lo tengo por posible.

GASPAR:

Eso no.

DOÑA LEONOR:

De vós me espanto.

GASPAR:

¿Queréis que os diga yo cuánto?

DOÑA LEONOR:

Sí.

GASPAR:

Oíd este imposible:
  Si fuera yo la juventud florida,
en vuestra verde edad me aposentara,
y si fuera yo el tiempo, me parara
para que fuera eterna vuestra vida.
Si fuera el sol la luz esclarecida
de vuestros ojos, por mi luz tomara
para que el mundo, en viéndola, os llamara,
sola del sol de tanta luz vestida.
Si no hubiérades sido, para hacerme
un ser de vuestro ser a pensar vengo
que, a poder ser que lo que no es se vea,
no quisiera haber sido por no verme
con ser sin vós, porque este ser que tengo
es ser por vós hasta que ser no sea.


<<<
>>>

Pág. 118 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA LEONOR:

  Venciome el entendimiento,
no el amor.

GASPAR:

Amor, señora,
es mi entendimiento agora
y alma de mi pensamiento.
  No tenéis que porfiar;
siempre mi amor es mayor.
(Entra ANA.)

ANA:

Ya si quiere mi señor,
señora, puede cenar.

DOÑA LEONOR:

¿Está a punto?

ANA:

  Sí, señora.

DOÑA LEONOR:

Entrad, mi bien.

GASPAR:

Voy con vós.
¿Qué es eso?

DOÑA LEONOR:

¡Válgame Dios!

GASPAR:

Buen galán he sido agora.

DOÑA LEONOR:

  Descorchóseme el chapín.

GASPAR:

¿Hicístesos mal?


<<<
>>>

Pág. 119 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DOÑA LEONOR:

No es nada.
(Vanse.)
(Y entre HAMETE, y quede ANA.)

HAMETE:

Ana, ¿en qué estás ocupada?

ANA:

¿Por qué lo dice el mastín?

HAMETE:

  Para como vengo yo,
¿es esa respuesta buena?

ANA:

Hamete, mi señor cena.
¿Quieres otra cosa?

HAMETE:

No.
  Pero vive Dios que tienes
un desabrimiento en ti.

ANA:

Pues bien, ¿qué quieres de mí?

HAMETE:

¿Qué he de querer?

ANA:

Bueno vienes.
  Como no tienes costumbre,
yo apostaré que algún trago
ha hecho en ti más estrago
que en Beltranillo una azumbre.

HAMETE:

¡Vive Dios!


<<<
>>>

Pág. 120 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ANA:

  Perro, ¿tú a mí
la mano alzada? ¡Pues calla!
(Vase.)

HAMETE:

No sabe esta que me halla
como en mi vida me vi.
Anda desde anoche en mí
una batalla tan fiera
que parece que me altera
todos los cinco sentidos
de ver al alma ofendidos
donde libertad no espera.
  Grande tristeza me ha dado
tu carta, hermosa Argelina,
pues ya tu amor imagina
que de ti vivo olvidado;
yo te escribiré el estado
en que está tu pobre Hamete:
piénsasme en Orán jinete,
piénsasme en la mar delfín.
¡Ay, que no sabes el fin
que esta prisión me promete!
  ¡Qué fiera melancolía!
¡Ay, mi patria! ¡Ay, cielo santo!
Ojos ha bañado el llanto
que el mismo fuego solía.
Eterna tristeza mía,
¿qué tienes hoy más que ayer?
De mi amo y su mujer
creo que nace esta rabia,
no porque nadie me agravia,
pero por verlos querer.


<<<
>>>

Pág. 121 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Entra BELTRÁN.)
BELTRÁN:

  Pues, Hamete, ¿cómo va?

HAMETE:

No estoy para burlas.

BELTRÁN:

¿No?

HAMETE:

No, digo.

BELTRÁN:

Pues quiero yo...

HAMETE:

¡Déjame! ¡Quítate allá!

BELTRÁN:

  ¿Hate mordido algún perro?
Entra, que te quiere dar
Figueroa de cenar.

HAMETE:

Déjame.

BELTRÁN:

No atarte es yerro.
(Éntrese HAMETE.)
  ¿Qué diablos tiene este galgo
que hoy nos pone a todos miedo?
(Entra un PAJECILLO.)

PAJECILLO:

Beltrán...

BELTRÁN:

¿Qué hay, niño?

PAJECILLO:

Oye quedo.


<<<
>>>

Pág. 122 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

Ya entiendo. Que luego salgo,
  en cenando mi señor.

PAJECILLO:

Mira que parece honrada.

BELTRÁN:

¿Viene tapada?

PAJECILLO:

Tapada.

BELTRÁN:

¿Buena ropa?

PAJECILLO:

Y buen olor.

BELTRÁN:

  Alguna que habrá caído
en el talle de Beltrán,
destas pobretas que van
a la sopa de Cupido.
  Si preguntaren por mí,
di que a la esquina llegué.

PAJECILLO:

Vete, que yo lo diré.
(Vase BELTRÁN.)
(Dentro.)

ANA:

Pues, ¿tú me tratas ansí?
  ¿La cena que está en la mesa
me arrebatas?


<<<
>>>

Pág. 123 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale HAMETE con un plato comiendo.)
HAMETE:

Pues, ¿qué quieres?
El diablo son las mujeres.
De que no le di me pesa
  con el plato, ¡vive Dios!

GASPAR:

Ana, ¿qué es eso?

ANA:

Este moro,
que anda bravo como un toro.

GASPAR:

¿Por qué le dejáis las dos
que suba arriba?

ANA:

  La cena
me ha tomado.

GASPAR:

Espera un poco.

DOÑA LEONOR:

¿Adónde vais? ¿Estáis loco?

PAJECILLO:

Hamete...

HAMETE:

¿Qué?

PAJECILLO:

Tengo pena
  que señor te quiere dar.

HAMETE:

Lleva este plato allá dentro.

PAJECILLO:

Muestra.


<<<
>>>

Pág. 124 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Vete pues.

PAJECILLO:

Ya entro.

HAMETE:

¿Qué haré?

PAJECILLO:

Limpiarte y negar.
(Entra GASPAR SUÁREZ con una caña.)

GASPAR:

  Perro, ¿de cuándo acá sois atrevido?
¿Para eso os truje de Madrid, bellaco?
¡Cuán mejor estuviérades vendido!

HAMETE:

Señor...

GASPAR:

Con humildades no me aplaco.

HAMETE:

¿Palos, cristiano, a un hombre bien nacido?

GASPAR:

Pues vive Dios que si la espada saco...

HAMETE:

Pluguiera a Dios que cuatro cuchilladas
dejaran esta cara y barba honradas.

GASPAR:

¿Palos siente un esclavo?

HAMETE:

  ¡Basta! ¡Tente!


<<<
>>>

Pág. 125 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale DOÑA LEONOR.)
DOÑA LEONOR:

¡Jesús, y qué disgusto!

HAMETE:

¡Ay, cielo airado!

GASPAR:

¡Perro, bellaco, bárbaro insolente!

DOÑA LEONOR:

¡Dejalde! ¡Buena cena me habéis dado!

GASPAR:

En sufriendo a un esclavo impertinente,
por momentos será desvergonzado.
Yo os haré que sepáis que las criadas
han de ser en mi casa respetadas.
  ¡Vós, tomalles la cena de la mesa!

DOÑA LEONOR:

¡Basta, señor! ¡Entraos, por vida mía!

GASPAR:

¡La desvergüenza del perrazo...!
(Éntranse los dos.)

HAMETE:

Hoy cesa
la vida, la esperanza y la porfía.
Hoy me levanto a la mayor empresa,
ya que la rabia del furor me guía,
que ha cabido en esclavo eternamente,
pues he sufrido que Gaspar me afrente.
  ¿Palos a mí, que general he sido?
¿Palos a mí, galán de Meliona?
¿Palos a mí, que tantos he vencido
en los campos de Orán por mi persona?
¿Al bárbaro más noble y bien nacido
de cuantos hoy el África corona?
¿Palos con una caña, y en España,
donde es mayor la infamia con la caña?
  ¿Qué guardo yo la vida, si en Toledo,
tan lejos de mi patria, pobre esclavo,
la tengo de acabar? Afuera miedo,
pues la desdicha con la vida acabo:
con un cuchillo remediallo puedo;
vitupero el vivir, la muerte alabo,
blasfemo de Mahoma. ¿A mí de palos?
Los buenos con agravios se hacen malos.
(Vase.)


<<<
>>>

Pág. 126 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Dentro.)
ANA:

  ¿Adónde vas de esa suerte?
¿Estás loco, moro infame?
¡Señor! ¡Señor!

GASPAR:

Figueroa,
¿qué es eso?

ANA:

Este perro alarbe,
que de aquí tomó un cuchillo.

GASPAR:

¡Beltrán! ¡Hola, Enrique! ¡Pajes!

ANA:

Ninguno está aquí, señor.

GASPAR:

¿Déjanme cenando y vanse?
¡Dadme unas esposas! ¡Presto!

DOÑA LEONOR:

Señor, importa que llames
algún hombre que te ayude.

GASPAR:

Corriendo salgo a la calle.
(Sale.)
¡Señor Capitán Guevara!


<<<
>>>

Pág. 127 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

¿Quién es?

GASPAR:

Yo soy: Gaspar Suárez.

CAPITÁN:

¿Qué quiere vuesa merced?

GASPAR:

Mande que al instante bajen,
vuesa merced, dos criados
para que me tengan y aten
este moro.

CAPITÁN:

Iré yo mismo.

GASPAR:

Quiero entrar y amenazarle
que, si contra mí se vuelve,
vive el cielo que le pase.
¿Agora cerráis la puerta?
¡Mas si es él! ¡Hamete, abre!
¡Abre, Hamete! ¡Hola, Francisca,
Ana, Luis...! ¿No me oye nadie?
(Dentro.)

HAMETE:

Yo mat aré lo que adoras,
cristiano, para vengarme.

DOÑA LEONOR:

¡Ay, Hamete! ¿A mí por qué?

GASPAR:

¡Oh, perro traidor! ¿Qué haces?

DOÑA LEONOR:

¡Jesús! ¡Virgen del Sagrario!


<<<
>>>

Pág. 128 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GASPAR:

Leonor se queja.

ANA:

¡Que trates
desta suerte a mi señora...!

GASPAR:

¡Que no hay un hombre que pase
que me ayudara a romper
esta puerta...! ¿Eres diamante,
duro cerrojo?

ANA:

¡Ay de mí!

FRANCISCA:

¿A mi hija, perro infame?

HAMETE:

Muere tú también.

FRANCISCA:

¡Jesús!

GASPAR:

¡Oh, puertas inexorables!
¡Hijo Hamete! ¡Hamete, hijo!
Yo soy tu señor, tu padre,
tu amigo, tu hermano... ¡Tente!
(Sale[n] el CAPITÁN y gente.)

CAPITÁN:

¿Qué es esto?

GASPAR:

Desdicha grande.
Rempujad todos las puertas
y entre todos abriranse,
que no son yerba del pito
mis lágrimas miserables.


<<<
>>>

Pág. 129 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Ábrense las puertas del teatro y, en abriéndola[s], entre todos se vea DOÑA LEONOR dada de puñaladas.)
CAPITÁN:

¡Jesús, qué triste tragedia!

GASPAR:

¡Mi Leonor llena de sangre!
¡Si la ha muerto! Entrad, señores,
a buscarle y a matarle.
Leonor mía, ¿tienes vida?
Esposa, ¿puedes hablarme?
¡Prima mía, amores míos...!

DOÑA LEONOR:

¡Gaspar de mis ojos!

GASPAR:

¡Ángel!

DOÑA LEONOR:

Dame el abrazo postrero.
¡Jesús!

GASPAR:

Espiró. ¡Que acabe
tan presto el cielo tu vida...!
Detente, espíritu amable,
o troquemos y entra en mí
para que mi vida falte
y entre mi alma en tu cuerpo,
o mejor es que me mates.
Vida mía, ¿no respondes,
prima mía?
(Sale el CAPITÁN.)

CAPITÁN:

Que saltase
por unas tapias tan altas...


<<<
>>>

Pág. 130 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GASPAR:

¿Fuese?

CAPITÁN:

O se ha muerto en la calle.
Mas, ¿qué hay de doña Leonor?

GASPAR:

Que es muerta.

CAPITÁN:

¡Caso notable!
También lo están dos criadas;
pienso que son hija y madre.
Los demás se han escondido.

GASPAR:

Todo el mundo ha de culparme
por no haber muerto este moro.

CAPITÁN:

Toda la ciudad se arde.
¡Cerrad las puertas!

GASPAR:

¡Ay, triste!
(Cierren las puertas y salga BELTRÁN.)

BELTRÁN:

En casa siento quejarse,
y parece que dan voces.
(Entra HAMETE con un cuchillo y un palo.)

HAMETE:

Al río quiero arrojarme
y esconderme entre los montes.

BELTRÁN:

¿Quién es?


<<<
>>>

Pág. 131 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Apártese.

BELTRÁN:

Aguarde.
¿Es Hamete?

HAMETE:

El mismo soy,
y tome porque se aparte.
(Vase HAMETE. Sale[n] el CORREGIDOR y ALGUACILES y gente.)

BELTRÁN:

¡Ay, que me han muerto!

ALGUACIL:

Aquí hay gente.

TELLO:

Pasen las hachas delante.
¡Jesús! ¿Doña Leonor muerta?

ALGUACIL:

¡Tente al Rey!

BELTRÁN:

Ya llegan tarde.

TELLO:

¿Has encontrado, por dicha,
a Hamete, el de Gaspar Suárez?

BELTRÁN:

Él ha encontrado comigo.

TELLO:

¿Hiriote?

BELTRÁN:

¿No ven la sangre?

ALGUACIL:

Este es criado de casa.


<<<
>>>

Pág. 132 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO:

¡Caminen! No dejen calle
en toda Toledo. Tú
entra comigo a curarte.
Y en aquesta información
dirás también lo que sabes,
si viste a Hamete matar
a doña Leonor.

BELTRÁN:

¡Oh, infame!
¿A doña Leonor ha muerto?

TELLO:

¡Oh, plega a Dios que le alcancen!
Dese un pregón por Toledo;
porque no le encubra nadie,
pena de muerte.

BELTRÁN:

Fiad
de bárbaros.

TELLO:

Dios me guarde.


<<<
>>>

Pág. 133 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Vanse, y sale HAMETE todo mojado.)
HAMETE:

  Aunque vestido, he pasado,
Tajo, tu veloz corriente
templando mi fuego ardiente
en tu cristal sosegado.
Ya de mis palos vengado
salgo honrado a tu ribera.
¡Ojalá que muerto hubiera
a quien los palos me dio!
Aunque presumo que yo
tomé venganza más fiera:
  si puede un hombre matar
el alma de que le agravia,
yo vengué mejor mi rabia
de lo que pude pensar.
No maté el cuerpo a Gaspar,
pero el alma le maté.
Luego más venganza fue,
pues, matándole a Leonor,
puedo decir en rigor
que hasta el alma le saqué.
  ¿Adónde irá este camino?
Bueno será desviarme
y por las peñas entrarme;
lo más seguro imagino.
Gente hay en este molino;
también nadan más abajo.
Por aquí voy con trabajo,
¡quién se convirtiera en ave!
No fuera esta barca nave
y el mar de Valencia el Tajo...


<<<
>>>

Pág. 134 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Dentro.)
NADADOR:

  San Juan y la Madalena,
y ya va.

HAMETE:

Que sin congoja
aquel nadador se arroja
y el agua rompida suena.
¿Si pasaré desta arena...?

NADADOR:

(Dentro.)
¿Queréis que haga el barquete?

HAMETE:

¿Por adónde irás, Hamete?
(Dentro.)
¡Que me ahogo!

HAMETE:

¡Ay! ¡Si yo fuera,
qué descansado estuviera
del mal que Alá me promete!
(Canten dentro.)

[MOLINERO] :

Molinico, ¿por qué no mueles?
Porque me beben el agua los bueyes.

HAMETE:

  Cantando está el molinero.
Quiero ver si tiene espada.
(Sale el MOLINERO.)

MOLINERO:

¡Qué noche tan sosegada!


<<<
>>>

Pág. 135 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Buenas noches, molinero.

MOLINERO:

¿Quién es?

HAMETE:

Soy un caballero.

MOLINERO:

¿En campo negro o en blanco?
Pues si aquella estaca arranco,
de la cabeza a los pies
le diré presto si es
el moro de Gaspar Franco.

HAMETE:

Conócesme.

MOLINERO:

  Luego no.
¿Qué has hecho, perrazo, allá
que ansí te vienes acá?

HAMETE:

[Aparte.]
(Aqueste me conoció,
y si aquí le dejo yo,
dirá que me ha visto aquí.
Esto se ha de hacer ansí.)
¡Muere, perro!

MOLINERO:

¡Ay, que me ha muerto!


<<<
>>>

Pág. 136 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Agora estaré más cierto
que no dirás «yo le vi».
  Mal voy por este camino;
Madrid en su Corte encierra
seis esclavos de mi tierra:
que acierto en ir imagino.
Ya se alborota el molino.
Ellos podrán esconderme
y de allí en salvo ponerme.
Alá, socorre mi vida,
que, según de mí se olvida,
pienso que Mahoma duerme.
(Vase.)
(Entra[n] GIL y BARTOLO, villanos.)

BARTOLO:

  Echa ese cañada abajo,
Gil, que comienza el albor.
Por acá el arroyo atajo.

GIL:

Este oficio de pastor
es temerario trabajo.
  Agora está el cortesano
durmiendo en cama de seda,
y acá el mísero villano
sacando desta arboleda
las ovejuelas al llano.

BARTOLO:

  Yo precio más ver reír
el alba por estas flores
y al claro viento bullir
entre sus varias colores,
perla, granate y safir,
  que toda su seda y oro.
¿Dónde iba aquel correo
que os habló?


<<<
>>>

Pág. 137 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GIL:

Buscando un moro
por el delito más feo
que ha bañado en luto y lloro
  pueblo, villa ni ciudad.

BARTOLO:

¿Fue en Toledo?

GIL:

Nunca arrasa
la súbita tempestad
el campo como él su casa.
Las piedras mueve a piedad.
  Mató su ama y mató
las criadas; solamente
lo que no vio perdonó.

BARTOLO:

¿Cómo se huyó?

GIL:

La corriente
del Tajo a nado pasó
  y en los montes escondido
piensan algunos que está,
y otros que a Madrid es ido.

BARTOLO:

Gran gente en su busca irá.
(Entra HAMETE.)

HAMETE:

Mejor acuerdo he tenido,
  porque nadie ha de pensar
que en Madrid me atrevo a entrar.
Fuera de camino voy,
pero yo pienso que estoy
no lejos de algún lugar.
  Dos villanos hay allí.
¡Ah, buena gente!


<<<
>>>

Pág. 138 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BARTOLO:

¿Quién es?

HAMETE:

¿Vase a Madrid por aquí?

GIL:

Errados lleváis los pies.

HAMETE:

'Errados' dijo, ¡ay, de mí!;
  sin duda me conoció.

GIL:

Echad sobre man derecha,
por donde aquel perro echó.

HAMETE:

'Perro' dijo; mi sospecha
el labrador confirmó.
  ¿Cómo los podré matar?
¿Tenéis algo que me dar,
que camino desde ayer
sin parar y sin comer?

GIL:

¿Mandele yo caminar?
  Váyase a espulgar un galgo.

HAMETE:

'Galgo' me llamó, ¿qué dudo?
De rabia de seso salgo.
¿Tratar un villano pudo
desta suerte un moro hidalgo?
  Acercarme quiero más.

GIL:

Hombre, repara en que vas
fuera de camino.


<<<
>>>

Pág. 139 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

¿Y tú
dónde irás muerto?

GIL:

¡Jesús!

BARTOLO:

¡Oh, traidor! ¿Por qué le das?

HAMETE:

  Aguárdame tú también.

BARTOLO:

¿Cómo aguardar?

HAMETE:

¡Oye, espera!
Por Alá que le di bien:
cayó a tres pasos. Quisiera
ver ansí cuantos me ven.
  ¡Espera, villano, un poco!

BARTOLO:

¡Ah de la villa! ¡Justicia,
que ha dado a Gil muerte un loco!


<<<
>>>

Pág. 140 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Vengarse el alma codicia
cuando mis agravios toco.
  Palos a mil, ¡vive Alá!,
que han de costar dos mil vidas.
Este a su lugar se va,
estotro con sus heridas
pidiendo venganza está.
  Quiero atravesar la tierra
para que no den conmigo.
Hoy verás, canalla perra,
cómo la maldad castigo
que tu infame pecho encierra.
  A las honras ofendidas
da la ocasión mil cabellos,
que primero que lo impidas
no ha de haber palo de aquellos
que no cueste treinta vidas;
  pues, si me acierto a escapar
y una vez entro en el mar
como por la cava, España
se ha de perder por la caña
con que me afrentó Gaspar.
(Vase, y entre[n] una MESONERA, villana y LUCÍA.)

MESONERA:

¡Hola! ¿Muchacha?

LUCÍA:

  ¿Señora?

MESONERA:

¿Tiene ese huésped recado?


<<<
>>>

Pág. 141 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUCÍA:

Juan a la mula le ha dado,
y él está cenando agora.

MESONERA:

  ¿Hiciste al padre Agustino
la cama?

LUCÍA:

También.
(Entren dos labradores, PASCUAL y LORENZO.)

PASCUAL:

Entremos,
que aquí, ¡voto al Sol!, podemos
echar a quien paga el vino.

LORENZO:

¿Traéis los naipes?

PASCUAL:

  Aquí
los traigo, aunque no cabales.

LORENZO:

Sentaos en estos poyales.
Lucía, ¿hay buen vino?

LUCÍA:

Sí,
  que en verdad que nos lo ha puesto
a veinte el Alcalde hoy.

PASCUAL:

¿A qué echamos?

LORENZO:

Al rentoy.


<<<
>>>

Pág. 142 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PASCUAL:

Con este envido mi resto.

LORENZO:

¿Es figura?

PASCUAL:

  ¿De qué sale?

LORENZO:

De bastos.
(Entre un CORREO.)

CORREO:

Muy tarde es ya,
un poco nublado está;
no hay alegría que iguale
  al caminar con el día.
La noche es toda tristeza;
hambre, cansancio y pereza
me combaten a porfía.
  Yo paro en este mesón.

PASCUAL:

Rentoy.

CORREO:

¿Habrá qué cenar?

LORENZO:

Quiérole.

LUCÍA:

No ha de faltar.

LORENZO:

Tres más.

PASCUAL:

Tres más; buenas son.


<<<
>>>

Pág. 143 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CORREO:

  Venga presto lo que hubiere,
que he de pasar adelante.

LUCÍA:

Buen pan y vino bastante,
y un palomino si quiere.

CORREO:

  Venga agora el pan y el vino,
y sáquele, pesia a mí,
que pienso que traigo aquí
cierto hueso de tocino.

LUCÍA:

  Llegue y siéntese a la mesa,
que aquí hay pan.

CORREO:

Tráigame el vino.

PASCUAL:

Ocho piedras.

LORENZO:

Imagino
que pago.

PASCUAL:

A mí no me pesa.

LORENZO:

Pues rindibuy.

PASCUAL:

  Miraré.


<<<
>>>

Pág. 144 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Entre HAMETE.)
HAMETE:

Fiado en la oscuridad
del cielo y de su piedad,
en este lugar entré,
  que la hambre me ha forzado.
Gente juega y cena aquí.
¡Ah, mancebo!

CORREO:

¿Dice a mí?

HAMETE:

¿Quiéreme dar un bocado
  de eso que cenando está?

LUCÍA:

Ya el palomino se asa.

CORREO:

¿Dónde, gentil hombre, pasa?
¿Va a la Corte o dónde va?

HAMETE:

  A la Corte voy. Y vós,
¿dónde vais?

CORREO:

Allá también.
Sentaos, que yo haré que os den
alguna cosa. ¡Por Dios
  que parece al moro este hombre
que a doña Leonor mató!

LUCÍA:

¿Este?


<<<
>>>

Pág. 145 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Si soy o si no,
agora sabrán mi nombre.
(Dale.)

CORREO:

  ¡Ay, que me ha muerto!

LUCÍA:

¡Oh, traidor,
que el moro debes de ser!

HAMETE:

Ansí lo podrás saber.
(Dala.)

LUCÍA:

¡Jesús! ¡Justicia, favor!

PASCUAL:

  ¡Oh, traidor! ¿Por qué das muerte
a un hombre y una mujer?

HAMETE:

Por poderos responder
que lo hice desta suerte.
(Dalos.)

PASCUAL:

¡Justicia!

LORENZO:

  ¡Aquí de la villa!
(Sale la MESONERA.)

MESONERA:

¿Qué destruición es aquesta?


<<<
>>>

Pág. 146 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

Pues si lo preguntas, esta,
si acaso te maravilla.
(Dale.)

MESONERA:

  ¡Muerta soy! ¡Confisión!

HAMETE:

¡Cielos,
si os he servido en mi ley!
¡Libradme!
(Dentro.)

[UNA VOZ] :

¡Favor al Rey!

HAMETE:

De mi fin me dan recelos.
(El ALCALDE y labradores con chuzos y un MAESTRO DE ESGRIMA.)
  Llegad, nadie tenga miedo.

HAMETE:

Muchos vienen.

ALCALDE:

¡Ah, traidor!

MAESTRO DE ESGRIMA:

Llegad con tiento, señor,
que es el moro de Toledo.

HAMETE:

  ¡Que no tuviera una espada...!

MAESTRO DE ESGRIMA:

¡Date, perro!

HAMETE:

Muerto sí.


<<<
>>>

Pág. 147 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALCALDE:

¡Que este se defienda así...!

HAMETE:

La fortuna viene airada.

ALCALDE:

  ¡... con un cuchillo no más!

MAESTRO DE ESGRIMA:

¡Date o matarete, perro!

ALCALDE:

¡Mirad que matarle es yerro!

MAESTRO DE ESGRIMA:

Perro, ¿tan herido estás
  y te quieres defender?

ALCALDE:

Cayó. ¡Asilde!

LABRADOR:

Aquí tenelde.

MAESTRO DE ESGRIMA:

Pues, perro, ¿aquí estás rebelde?

HAMETE:

¡Matadme!

MAESTRO DE ESGRIMA:

Pudiera ser
  si tu vida no importara.

ALCALDE:

Atalde muy bien.

HAMETE:

Mahoma,
mi muerte a tu cargo toma,
pues ya mi fin se declara.

ALCALDE:

  Más sogas podéis traer.


<<<
>>>

Pág. 148 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MAESTRO DE ESGRIMA:

¿Hay buena cadena?

LABRADOR:

Brava.

MAESTRO DE ESGRIMA:

¿Y esposas?

ALCALDE:

Pensando estaba
que fueran bien menester;
  pero sogas y cordeles
harán oficio de esposas.

HAMETE:

Matadme, heridas dichosas;
será piedad ser crueles.

ALCALDE:

  Vaya un aviso a Toledo.
Ve tú, Pascual, si codicias
ganar famosas albricias.

LABRADOR:

Ya sabéis que al viento excedo.

MAESTRO DE ESGRIMA:

¿Hay cepo?

ALCALDE:

  Y puertas bien fuertes.

MAESTRO DE ESGRIMA:

La guarda esté apercebida.

HAMETE:

Perros, yo tengo una vida;
no vengaréis tantas muertes.


<<<
>>>

Pág. 149 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Éntrense, y salga GASPAR SUÁREZ con luto.)
GASPAR:

  Alma de mi muerta vida,
mártir inocente, santa
que pisa con pura planta
el sol de su luz vestida.
Como mi gloria, eres ida
para gozar tanta gloria;
tengo envidia a tu vitoria
como a mí lástima el suelo
de que te me diese el cielo
para tan llorosa historia.
  Poco tiempo te gocé,
poco tiempo me gozaste.
Mas, en fin, tú me dejaste,
que yo a ti no te dejé.
Donde tu espíritu fue
todo es gloria, prima mía,
todo es luz y todo es día,
mas en esta soledad
todo es noche, escuridad,
tristeza y melancolía,
  de suerte que yo he quedado
en desventura tan cierta
que, aunque tú has sido la muerta,
he sido yo el agraviado.


<<<
>>>

Pág. 150 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GASPAR:

Si en este mísero estado,
querida Leonor, reparas,
tus heridas verás claras;
mátanme memorias fieras.
¡Oh, qué piadosa que fueras
si contigo me llevaras!
  Tal me tienes el deseo
que forma con mi pasión
mi fuerte imaginación
la imagen con que te veo,
y tan de veras lo creo
que voy, señora, a abrazarte.
No llego, Leonor, a parte
que no te imagine allí,
y apenas me acerco a ti
cuando tu imagen se parte.
  ¿Adónde, mi vida, estás,
pues te has llevado mi vida?
Prima, prima mía querida,
responde. Mas no querrás.
Si de mis ojos te vas,
¿adónde hallarán mis ojos
paz para tantos enojos?
Leonor, ya es mi voz perdida,
que en el cielo está su vida
y en la tierra sus despojos.


<<<
>>>

Pág. 151 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Entra su HERMANO.)
HERMANO DE GASPAR:

¡Albricias, hermano!

GASPAR:

  ¡Ay, cielo!
Albricias en tal dolor...
¿Ha parecido Leonor?

HERMANO DE GASPAR:

No está Leonor en el suelo.
Pero si hay algún consuelo
en la muerte lastimosa
de tu prima y de tu esposa
es que ya el moro está preso.

GASPAR:

¿Qué le importa a mi suceso
ni al alma que en paz reposa?

HERMANO DE GASPAR:

  Pues, ¿no importa la venganza?

GASPAR:

No, hermano.

HERMANO DE GASPAR:

¿Qué dices?

GASPAR:

Digo
que el ejemplo y el castigo
importan a la templanza
con que la justicia alcanza
el respeto que se debe;
este es bien que un hombre apruebe.
Pero, ¿vivirá Leonor
por ese fiero rigor?


<<<
>>>

Pág. 152 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


HERMANO DE GASPAR:

Toda la ciudad se mueve
  al espectáculo fiero,
porque el Alcalde Mayor
le trae; el Corregidor
sale a recebirle.

GASPAR:

Espero
en el juez verdadero
muy diferente venganza.

HERMANO DE GASPAR:

Siempre tuve confianza
que le habían de prender.

GASPAR:

¿Qué venganza ha de poner
en tanto dolor templanza?
(Vanse, y entra el CORREGIDOR y un SECRETARIO.)

TELLO:

  Ventura ha sido, más que diligencia.

SECRETARIO:

Muchos han dicho que, a no hallarse entonces
el maestro de armas, que le dio en efeto
las heridas que tiene, se escapara
o que más gente que mató matara.

TELLO:

¿Que a tantos diese muerte? Estraño caso.

SECRETARIO:

Desconfiado de poder librarse,
cuantos le conociesen mataría.
Siete muertos se prueban y once heridos.

TELLO:

Si él lo está mucho, temo que se muera,
cosa de que en estremo me pesara.


<<<
>>>

Pág. 153 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


SECRETARIO:

Dale alguna esperanza de la vida
cuando le veas, que este pensamiento
podrá ser que algún día la dilate.

TELLO:

Ni pienso hacerle cargo ni que tomen
su confesión. Las de las dos criadas
y aquesta información que han hecho en juncos
basta para el castigo que pretendo
hacer, tan ejemplar que a los esclavos
y a los que no lo son quede escarmiento.

SECRETARIO:

Ya llega el moro.

TELLO:

Sus heridas siento.
(Con cadenas y esposas y guarda de arcabuces delante, saquen a HAMETE el ALCALDE MAYOR y el ALCALDE DEL LUGAR y el DE TOLEDO.)

ALCALDE MAYOR:

Ya puede estar vuesa merced contento.

TELLO:

Agora sí, supuesto que fue dicha
más que cuidado y diligencia nuestra,
aunque se ha hecho lo que fue posible.
¿Qué hay, Hamete? ¿No hablas?

ALCALDE DEL LUGAR:

Viene enfermo.

TELLO:

Pues por vida del Rey, perro bellaco,
que, si vivís, que yo os eche a galeras,
y que habéis de remar más de seis años.
¡A vuestra ama, traidor, y a las criadas,
al molinero pobre y al correo,
sin otros mil en los caminos!


<<<
>>>

Pág. 154 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


HAMETE:

¡Cielos!
¡Galeras dice! ¡Corazón turbado,
no te desmayes! ¡Ánimo! Vivamos,
pues este, con estar con tanto enojo,
con ellas me amenaza por castigo.

TELLO:

Ea, llévenle luego a ese bellaco,
que antes de un mes sabrá qué son galeras.
(Llévanle.)

SECRETARIO:

¿Dices las del infierno?

TELLO:

Por las mismas.
Oíd lo que se ha de hacer de aqueste moro:
primeramente, atado en un madero,
que vaya puesto en la mitad del carro,
le han de sacar pedazos de sus carnes
con tenazas ardiendo en todo el cuerpo
hasta que no descubra cosa sana;
luego, en Zocodover, entrambas manos
le han de cortar, y luego, de la horca
que ya he mandado hacer, han de colgarle
por los pies, la cabeza abajo, a efeto
de que muera rabiando deste modo.

SECRETARIO:

Grande castigo, pero poco es todo.

TELLO:

Escribid desta suerte la sentencia,
que no hay tiempo de hacer más diligencia
ni hay que aguardar con un villano moro
que mañana ha de estar en el infierno.


<<<
>>>

Pág. 155 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


SECRETARIO:

Con todo eso, cuando salga es justo
que algún fraile le hable; ser podría
que le tocase Dios.

TELLO:

Dios puede hacerlo.
Aunque él es tal que al cielo desobliga,
más bien será llamar quien se lo diga.
(Váyase, y entren tres villanos [y] JUANA, INÉS [y] BENITA con sombreros y mantellinas.)

JUANA:

  No le dejaré de ver,
¡por el siglo de mi padre!
Mató a mi hermana y mi madre.

INÉS:

Ofrézcole a Lucifer,
  que tal me puso a mi tía.

BENITA:

Luego le quieren sacar,
que temen no ha de llegar
si le aguardan a otro día.

JUANA:

  Como no hay que prevenir
ni aguardar a confisión,
y temerán con razón
que se les puede morir.
  Yo apostaré que no está
en la cárcel seis horas.

INÉS:

Las calles cubren, señoras;
todo el mundo a verle va.


<<<
>>>

Pág. 156 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENITA:

  Pienso que si acaso un mes
su muerte se detuviera,
que de Sevilla viniera
gente para velle, Inés.
  ¿Murió ya el pobre Correo?

JUANA:

Tres horas solas vivió.

INÉS:

El perro no ejecutó
como quiso su deseo,
  que si una espada tuviera,
como un cuchillo tenía,
no es de creer que aquel día
hombre de juncos viviera.

BENITA:

  Dicen que en un olivar
mató también un pastor.

INÉS:

Quien mató a doña Leonor,
¿qué dejara de matar?
  Tarjeta dice que ha sido
el cura.

JUANA:

¿Tarjeta?

INÉS:

Sí.

JUANA:

‘Tragenia’ pienso que oí,
por las muertes que ha tenido.


<<<
>>>

Pág. 157 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

  ‘Tarjeta’ o ‘targenia’. En fin,
pagará el perro este día
el haber muerto a Lucía
y a Juana de San Martín.
  Voto a mi sayuelo, amén,
que no me veré vengada
si a cualquiera tenazada,
como torrezno en sartén,
  no chilla y salta el bellaco.

JUANA:

¿Dejáranle tirar?

BENITA:

No.

JUANA:

Pues, si no le tiro yo,
poco la cólera aplaco.

INÉS:

  La cabeza han de poner
y allí la podréis tirar,
pues que se la ha de llevar
de aquí a un hora Lucifer.

BENITA:

  Echa por aquesta calle,
que siento grande roído.

INÉS:

Si él se muere, habrán querido
despachar presto y matalle.

JUANA:

  Todo el mundo se alborota.


<<<
>>>

Pág. 158 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

Si esta noche se le entregan,
¿cuánto va que con él juegan
los diablos a la pelota?
(CORCUERA y BELTRÁN con un paño en la cabeza.)

BELTRÁN:

  Salir a verle quise, aunque me muera.

CORCUERA:

Es cosa que a Toledo ha dado espanto,
como si el mismo fin del mundo fuera.

BELTRÁN:

  Aún no me podré ver vengado tanto.

CORCUERA:

En un carro salió que, a no ser moro,
bañara la ciudad en tierno llanto;
  mas, como falta el celestial decoro
de la cristiana crisma, aquello siente
que cuando ve en la plaza herido un toro.
  Vienen delante en un brasero ardiente
las tenazas que sacan a bocados
desde los pies la carne hasta la frente;
  pero el valiente moro los airados
ojos vuelve no más a quien le quema
sin resistir los miembros abrasados.
  Predícanle, mas el ciego en su tema
solo a Mahoma entre los dientes nombra
y alguna vez de nuestra fe blasfema.
  La mano le pidió, cosa que asombra,
el verdugo, y la puso en un madero
como si la pusiera en una alfombra;
  cortó los huesos el cuchillo fiero
y, antes que la siniestra le pidiesen,
ya estaba puesto al riguroso acero.
  Mas no que por aquesto le moviesen
a quejarse, a dolerse de sí mismo;
ni una palabra de su boca oyesen.


<<<
>>>

Pág. 159 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BELTRÁN:

  ¡Ay, si pidieras bárbaro el bautismo,
tan cerca estabas de gozar del cielo
como lo estás del temeroso abismo!

CORCUERA:

  Volved los ojos, que me cubre un hielo
de solo verle en tantas desventuras.

BELTRÁN:

Aunque este es moro, la piedad recelo
  que bastará a mover las piedras duras.
(Descúbranse aquellas puertas y véase dentro un teatro, y en el medio HAMETE atado a un palo, atenaceado; un brasero delante con las tenazas, dos frailes a los lados, el verdugo y alguna gente abajo.)

FRAILE:

  Hamete, vuélvete a Dios,
que aún tienes agora tiempo.
Mírale en aquesta cruz
por nuestros pecados muerto.
Mírale abiertos los brazos
para que solo diciendo
«Pequé, señor» se desclave
para abrazarte con ellos.
Cuando Dios murió en cuanto hombre,
estaba a su lado diestro
un ladrón que acompañaba
al inocente Cordero,
y porque dijo: «Señor,
creyendo ser Dios eterno,
acuérdate de mí cuando
estuvieres en tu Reino»,
le dijo: «Hoy serás comigo
en los descansos del cielo»,
y le cumplió la palabra.


<<<
>>>

Pág. 160 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


FRAILE:

Haz tú lo mismo, te ruego.
Di: «Señor, yo creo en Vós»,
que, con solo decir ‘creo’,
te bautizaré y irás
con este Señor inmenso.
¿No quieres? ¿No me respondes?
¡Virgen santa cuyos pechos
criaron este Señor
que Madre y Virgen nos dieron!
Rogad por él, Ángel santo
de la Guarda; Apóstol Pedro,
rogad a Dios que le mire;
Ladrón santo, llegad presto.
Y en señal de la ganzúa
con que robastes el cielo,
Bautista, pues que los moros
os llaman ‘profeta nuestro’
y hacen fiestas vuestro día,
dad a este moro remedio.
¿No respondes?

HAMETE:

Sí, mi padre.

FRAILE:

¿Y qué dices?

HAMETE:

Que en Dios creo,
y que Bautista me llamo.
Llámenme a mi amo presto.


<<<
>>>

Pág. 161 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


FRAILE:

Si lo haces porque piensas
que has de vivir, hoy te advierto
que, aunque te vuelvas cristiano,
te han de dar dos mil tormentos.
No lo hagas por la vida
temporal, porque respeto
de la eterna es punto, es nada.

HAMETE:

Yo no lo digo por eso:
bien sé que no he de vivir
sin manos y roto el cuerpo.
Por gozar de Dios lo digo,
y porque en los aires veo
dos mil cruces de San Juan
donde un pronóstico entiendo
en que vi cadenas, horca,
cruces, mar, cuchillo y fuego,
que todo está aquí cumplido.
Solo el mar falta: ese espero;
porque el agua del bautismo
es mar de gracia en que puedo,
con aquesta contrición,
salvarme y llegar al puerto.
(Sale GASPAR SUÁREZ.)

FRAILE:

Ya tu señor está aquí.

HAMETE:

Señor mío...


<<<
>>>

Pág. 162 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GASPAR:

Hamete...

HAMETE:

Pienso
que ninguna cosa puede,
con ser tantos mis tormentos,
templar tu enojo y rigor
como ver este buen celo
con que me vuelvo cristiano.

GASPAR:

Bien dices. Por Dios te ruego
que tu salvación procures.

HAMETE:

Perdóname el haber muerto
aquel ángel de tu esposa.

GASPAR:

Bautízate, Hamete, y presto
la verás con otra vida.

HAMETE:

Pues, dadme el bautismo, y luego
iré a ver a mi señora.

GASPAR:

Por tu padrino me ofrezco.

HAMETE:

Padre, di que me perdonen.

FRAILE:

Ya todos lo están diciendo.
Mientras el agua le doy,
cubridle con ese velo.
(Pongan un velo delante.)

GASPAR:

Si alguna cosa podía
templar mi gran sentimiento
es ver a Hamete cristiano.

HERMANO DE GASPAR:

¡Cuán digna de vuestro pecho
es esa piedad cristiana!


<<<
>>>

Pág. 163 de 163
El hamete de Toledo Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GASPAR:

Mártir hermoso, ángel bello,
tus oraciones son estas;
sin duda que por tus ruegos
hizo Dios merced a este hombre
de que te viese en el cielo.

HERMANO DE GASPAR:

El velo quitan.

FRAILE:

Ya tienes
el bautismo, Hamete.

HAMETE:

El Credo
me ve diciendo, señor.

FRAILE:

Gran fe.

GASPAR:

Que se muere entiendo.

HAMETE:

Jesús, María, Bautista:
a todos tres me encomiendo.

GASPAR:

Murió porque quiso Dios
que fuese a gozarle presto.
Noten los que esclavos tienen
desta tragedia el ejemplo,
que con esto se da fin
al Hamete de Toledo.

Fin01.jpg


<<<