El jardín de Falerina: 012

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 012 de 154
El jardín de Falerina Jornada I Pedro Calderón de la Barca


MARFISA:

y como dice el proverbio,
«amor en nuestras niñeces,
(para seguir el concepto)
hirió nuestros corazones»;
pero no prosigo el verso,
«con arpones diferentes»;
pues fue el arpón uno mesmo;
bien que templado en tan dulce
yerba, en tan blando veneno,
que confesándole amor,
no sé qué linaje nuevo
de amor le confiese; pues
entre cariño y respeto,
era amor sin esperanza,
esperanza sin deseo,
deseo sin presunción,


<<<
>>>