El jardín de Falerina: 115

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 115 de 154
El jardín de Falerina Jornada II Pedro Calderón de la Barca


RUGERO:

¡Cielos! ¿Qué confusión
esta que ha entrado en mí,
que no me deja, ay triste,
ni hablar ni discurrir?

LA MÚSICA:

¡Ay mísero de ti!

RUGERO:

Un letargo, un delirio,
un pasmo, un frenesí
los sentidos embarga,
sin ver, ni hablar, ni oír.

LA MÚSICA:

¡Ay mísero de ti!

RUGERO:

Trabado el corazón,
late, tan sin latir,
que a no animar, anima,
y vive a no vivir.


El jardín de Falerina de Calderón

Elenco - Acto I - Acto II