El jardín de Falerina: 144

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 144 de 154
El jardín de Falerina Jornada II Pedro Calderón de la Barca


ROLDÁN:

Ajenos de sí, elevados,
atónitos y rendidos
a profundo embargo, yacen
cuantos la voz han oído,
sino yo solo, ¡ay de mí!,
a cuya cuenta ha corrido
su riesgo. Y pues a mi cuenta
habrá de correr su alivio,
sea desta suerte. Fieras,
ya que a vosotros me libro,
no a mí os libraréis vosotras.
De Durandana a los filos
moriréis, ya que sois
tan fantásticos vestiglos,
¿no me decís quién es dueño
deste encanto?

ZULEMILLA:

¿Quién decirlo
poder, si no tener voz,
que no sonar a rogido?


El jardín de Falerina de Calderón

Elenco - Acto I - Acto II