El jardín de Falerina: 150

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 150 de 154
El jardín de Falerina Jornada II Pedro Calderón de la Barca


ARGALÍA:

Muestra
pues, que yo podré decilo.
(Lee.)
«¡Ay, Falerina, de ti,
el día que los dos hijos
de Agramante se conozcan
por herederos de Egipto!
Que es el término en que está
el pacto comprometido
que hice, para haber obrado
tantos extraños prodigios.
A cuya causa, teniendo
en sus fortunas dominio,
y no en sus vidas, porque
nunca llegase, atrevido
hurté a los dos de sus cunas,
a los ásperos retiros
de Aglante huyendo con ellos;
y para más dividirlos,
al uno en un barco al mar
entregué, y entre unos riscos
el otro a las fieras. Esto
en el último suspiro
de mi vida te declaro;
porque vivas sobre aviso,
que en tu sueño y en la mira
con que siempre los asisto.
Marfisa y Rugero son
en quien está su peligro.»


El jardín de Falerina de Calderón

Elenco - Acto I - Acto II