El laberinto de Creta(Lope): 022

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 022 de 123
El laberinto de Creta(Lope) Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


FINEO:

  ¿No fuera más acertado
que este Minos, o cominos,
matara este monstruo airado,
que no por tales caminos
dar a la fama cuidado?
  ¿Está loco?

ALBANTE:

Puede ser.

FINEO:

Hará bien, pues su mujer
ha dado en esta flaqueza;
de aquel toro, en la cabeza
las armas ha de tener.
  Y desde hoy queda sabido
que por este blanco toro,
el desdichado marido
a quien se pierde el decoro,
queda en toro convertido.
(Vanse, y entran ORANTEO, príncipe de Lesbos, y ARIADNA.)

ARIADNA:

  No puedo significar
mi pena con más rigor.

ORANTEO:

Yo no me quejo de amor,
que amor no puede agraviar;
de mí me debo quejar,
no por el alto sujeto,
mas porque no fui discreto
en amar tan confiado,
causa que nunca ha dejado
de producir tal efeto.


<<<
>>>