El laberinto de Creta(Lope): 057

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 057 de 123
El laberinto de Creta(Lope) Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


FINEO:

  Ya la gente, lastimada
del valeroso Teseo,
deja ventanas y rejas;
todos le cuentan por muerto.
Y para mí, si a la plaza
que es del Laberinto el centro,
ha llegado, ya lo está
como otros valientes griegos.
¡No fuera este medio toro
un hombre de los que vemos
pacer, mansos, por las calles,
y no tan bárbaro y fiero!
¡Ah, cielos, mi buen señor
a manos de un toro pierdo!
Estoy por entrar. ¿Qué haré?
Mas que no he de acertar temo,
que me falta el hilo de oro;
oro me falta, no puedo,
porque monstruo de mujer
sin oro, es cosa de cuentos;
aun en negocios de acá,
ni acertamos, ni podemos,
en faltando el hilo de oro,
que es con que se sale de ellos.
Ya no se siente rüido:
¡Oh, Pasife del infierno,
como hiciste un torihombre,
no hicieras un hombriciervo!
Que los ciervos son cobardes,
y aunque armados, van huyendo;
pero los toros son bravos,
y más en hombre enjertos.
La noche baja, y sus luces
enciende la luna al cielo,
dos bultos vienen aquí:
¡Si son las sombras del miedo!
Mas ya, ¿qué puedo temer?


El laberinto de Creta(Lope) de Lope de Vega

Dedicatoria - Elenco - Acto I - Acto II - Acto III