El laberinto del amor: 010

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 010 de 107
El laberinto del amor Jornada I Miguel de Cervantes


[CIUDADANO] 1 So aquel sayal hay al, sin duda alguna:

o yo sé poco, o no sois vos villano.


[CIUDADANO] 2 Mudan los trajes trances de fortuna, 240

y encubren lo que está más claro y llano.
No sé yo si debajo de la luna
se ha visto lo que hemos visto. ¡Oh mundo insano,
cómo tus glorias son perecederas,
pues vendes burlas, pregonando veras! 245

 
(Éntranse.)
 
(Salen JULIA y PORCIA en hábito de pastorcillos, con pellicos.)

  

JULIA Porcia amiga...



PORCIA ¡Bueno es eso!

Rutilio me has de llamar,
si es que quieres escusar
un desastrado suceso.
    Yo no sé cómo te olvidas 250
de nuestros nombres trocados.


JULIA Suspéndenme los cuidados

de nuestras trocadas vidas;
    y no es bien que así te asombre
ver mi memoria perdida: 255
que, quien de su ser se olvida,
no es mucho olvide su nombre.
    Rutilio amigo, ¡ay de mí!,
que arrepentida me veo,
muerta a manos de un deseo 260
a quien yo la vida di.
    Mientras más, Rutil[i]o, voy
considerando lo hecho,
más temor nace en mi pecho,
más arrepentida estoy. 265


El laberinto del amor de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III