El laberinto del amor: 022

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 022 de 107
El laberinto del amor Jornada I Miguel de Cervantes


DORLÁN Es el camino largo, y presurosa

la gana de volver al suelo amigo.
¡A Dios quedad!

 
[Vase.]

  

MANFREDO Fortuna rigurosa, 625

¿qué es esto? ¿Quién soy yo, o qué pasos sigo
tan malos, que se estrema así tu furia
en hacerme una injuria y otra injuria?
    ¡Infamada mi esposa, y yo infamado,
y por lo menos de traición! ¿Qué es esto? 630
¡En tan triste sazón me tiene puesto!


EMBAJADOR Señor, si en nada desto estás culpado,

no es bien que te congoje nada desto:
tu esposa aún no era tuya: estotra culpa
en tu pura verdad tiene disculpa. 635


MANFREDO No me aconsejes ni me des consuelo,

y a Rosena mi gente luego vuelva;
que este rigor con que me trata el Cielo
quiere que en éste sólo me resuelva.


EMBAJADOR Aunque con vengativo, airado celo, 640

su fuerza el hado contra ti resuelva,
yo no le he de dejar.


MANFREDO Escucha un poco:

quizá dirás de veras que estoy loco.


El laberinto del amor de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III