El laberinto del amor: 026

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 026 de 107
El laberinto del amor Jornada I Miguel de Cervantes



(Entran TÁCITO y ANDRONIO,
estudiantes capigorristas.)

  
ANDRONIO Deja los libros, Tácito;

digo, deja el tomar de coro agora, 725
y, a nuestro beneplácito,
gozando el fresco de la fresca aurora,
por aquí nos andemos.


TÁCITO ¡Por Dios, que es buen encuentro el que tenemos!

    Villano es el morlaco. 730
¿Quieres que le tentemos las corazas,
y veremos si es maco?


ANDRONIO Siempre en las burlas, Tácito, que trazas

salimos mal medrados.
Talle tienen los mozos de avisados. 735


TÁCITO Por esta vez, probemos:

que si el pacho consiente bernardinas,
el tiempo entretendremos.


ANDRONIO ¡Con qué facilidad te determinas

a hacer bellaquerías! 740


CORNELIO Hacia nosotros vienen.



TÁCITO No te rías.

    Díganos, gentilhombre,
así la diosa de la verecundia
reciproque su nombre,
y el blanco pecho de tremante enjundia 745
soborne en confornino:
¿adónde va, si sabe, este camino?


ANASTASIO Mancebo, soy de lejos,

y no sé responder a esa pregunta.


TÁCITO Dígame: ¿son reflejos 750

los marcurcios que asoman por la punta
de aquel monte, compadre?


CORNELIO ¡Bellaco sois, por vida de mi madre!

    ¿Bernardinas a horma?
Yo apostaré que el duque no le entiende. 755


El laberinto del amor de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III