El laberinto del amor: 027

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 027 de 107
El laberinto del amor Jornada I Miguel de Cervantes


ANASTASIO Habláisme de tal suerte,

que no sé responderos.


TÁCITO Pues atienda,

gamicivo, y está atento.


CORNELIO ¡Qué donaire y qué gracioso acento!



TÁCITO Digo que ¿si mi paso 760

tiendo por los barrancos deste llano,
si podrá hacer al caso?


ANASTASIO Digo que no os entiendo, amigo hermano.



TÁCITO Pues bien claro se aclara,

que es clara, si no es turbia, el agua clara. 765
    Quiero decir que el tronto,
por do su curso lleva al horizonte,
está a caballo, y prompto
a propagar la cima de aquel monte.


ANASTASIO ¡Ya, ya; ya estoy en ello! 770



TÁCITO Pues ¿qué quiero decir, gozmio, camello?



ANASTASIO Que son bellacos grandes

los mancebitos de primer tonsura.


TÁCITO Tontón, no te desmandes,

que llevarás del sueño la soltura. 775


CORNELIO Mi señor estudiante,

mire no haga que le asiente el guante.


ANASTASIO Confieso que al principio

yo no entendí la flor de los mancebos.


ANDRONIO Arena, cal y ripio 780

trago, mi señorazo papahuevos.


CORNELIO Su flor se ha descubierto.



TÁCITO Pues zarpo déste y voyme a mejor puerto.


El laberinto del amor de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III