El laberinto del amor: 029

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 029 de 107
El laberinto del amor Jornada I Miguel de Cervantes


JULIA A mí, casi ninguna.

Mal al temor resisto; 810
estudiantes son éstos.


TÁCITO La fortuna

mi atrevimiento ayude;
si en trabajo me viere, Andronio, acude.
    ¿Son estudiantes, señores?


PORCIA Sí, señor, y forasteros. 815



TÁCITO ¿Pacacios, o caballeros?



JULIA No somos de los peores.



TÁCITO ¿Y qué han oído?



PORCIA Desgracias.



JULIA Y en ellas somos maestros.



ANDRONIO Por mi vida, que son diestros 820

y que saben decir gracias.
    Pues háganme este latín,
ansí Dios les dé salud:
«Yo soy falto de virtud,
tan bellaco como ruin». 825


PORCIA No venimos dese espacio.



ANDRONIO No se deben de escusar,

si es que nos quieren mostrar
que son hombres de palacio.


JULIA Ni aun de nada somos hombres. 830



ANDRONIO Pues, ya que se escusan desto,

dígannos, y luego, y presto
de dónde son, y sus nombres,
    qué estudian, la edad que tienen,
si es rico o pobre su padre, 835
la estatura de su madre,
dónde van y de a dó vienen.
    ¡Turbados están! ¡Apriesa,
respondan, que tardan mucho!


El laberinto del amor de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III