El laberinto del amor: 030

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 030 de 107
El laberinto del amor Jornada I Miguel de Cervantes


PORCIA Con gran paciencia te escucho, 840

mancebito de traviesa.
    Váyase y déjenos ir,
y serále muy más sano.


ANDRONIO ¡Jesús, qué mal cortesano!

¿Tal se ha dejado decir? 845

   

JULIA Es tarde, y hay que hacer,

y servimos, y tardamos.


TÁCITO Ténganse, que aquí cobramos

la alcabala del saber;
    porque cuando el sacrilegio 850
a Mahoma se entregó,
esta autoridad nos dio
nuestro famoso colegio.
    ¡Miren si voy arguyendo
con razones circunflejas! 855


PORCIA Atruénasme las orejas,

mancebito, y no te entiendo.


TÁCITO Andronio.



ANDRONIO Ya estoy al cabo.


 
(Pónese ANDRONIO detrás de JULIA
para hacerla caer;
pero no la ha de derribar.)

  

TÁCITO Volviendo a nuestro comienzo,

el asado San Lorenzo, 860
cuyas virtudes alabo,
    en sus Cuntiloquios dice...


JULIA ¡Ésta es gran bellaquería,

y juro por vida mía...!


TÁCITO Y dirán que yo lo hice. 865



JULIA Pero aquí viene nuestro amo,

y mala ventura os mando.


El laberinto del amor de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III