El laberinto del amor: 048

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada II
Pág. 048 de 107
El laberinto del amor Jornada II Miguel de Cervantes


ANASTASIO Debe de ser de vil naturaleza, 355

o a quien soberbia natural inclina
a tan infames hechos de bajeza.
Pues a fe que fabricas tu ruïna,
Manfredo ingrato: que Dorlán bien suele
amansar tu arrogancia repentina. 360


MANFREDO A un pobre labrador, ¿por qué le duele

tanto de Julia y Porcia el robo incierto?
Quizá miente la fama.


PORCIA ¿Hablaréle?



JULIA Háblale; pero no te ha descubierto.



ANASTASIO ¡Siempre son ciertas las desdichas mías! 365



MANFREDO ¿Desdichas tuyas? ¡Bueno estás, por cierto!



ANASTASIO ¿Qué scita vive en sus regiones fieras,

qué garamanta en su abrasada arena,
o en tierras, si las hay, de amubaceas,
que apruebe que un gran duque de Rosena, 370
siendo del de Dorlán huésped y amigo...


JULIA Aquestos argumentos me dan pena.



ANASTASIO ...como astuto ladrón, como enemigo,

haberle de sus prendas despojado,
sin que diga lo mismo que yo digo: 375
que fue Manfredo ingrato y mal mirado?


JULIA Apostaré que el duque te conoce.



PORCIA Desvíate en buen hora a esotro lado.



MANFREDO Buen hombre, no es razón que se alboroce

así vuestro sentido: que a Manfredo 380
no le estima cual vos quien le conoce.


JULIA Que han de reñir los dos tengo gran miedo.



PORCIA Pues, por Dios, que si riñen...



JULIA Calla o vete.


El laberinto del amor de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III