El laberinto del amor: 054

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada II
Pág. 054 de 107
El laberinto del amor Jornada II Miguel de Cervantes


PORCIA ¿Y has alguna verdad averiguado? 520



ANASTASIO Ninguna.



PORCIA Pues, ¿qué ordenas?



ANASTASIO Que te pongas

en el traje que digo disfrazado,
    y a dar a Rosamira te dispongas
un papel, y a sacarle de su pecho
cuanto tuviere en él.


PORCIA Como compongas 525

bien el rústico traje, ten por hecho
lo que pides.


ANASTASIO La entrada está segura,

dejando al carcelero satisfecho.
    Has de llevar el rostro con mesura.


PORCIA Para una labradora, poco importa; 530

basta que lleve el pecho con cordura.
La carta escribe y la partida acorta,
que yo de parecer mujer no dudo.


ANASTASIO Habla sutil, y en pláticas sé corta.



PORCIA ¡Ah ciego amor, de pïedad desnudo, 535

y en qué trance me pones!


ANASTASIO ¿Te arrepientes?



PORCIA Nunca del buen intento yo me mudo.

Aunque tuviera el caso inconvenientes
mayores, con mi industria los venciera
y buscara los medios suficientes. 540


ANASTASIO Si supieses la paga que te espera,

cual yo la sé, mancebo generoso,
a más tu voluntad se dispusiera:
que soy otra persona que este astroso
hábito muestra.


El laberinto del amor de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III