El laberinto del amor: 064

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada II
Pág. 064 de 107
El laberinto del amor Jornada II Miguel de Cervantes


MANFREDO Con todo, será cordura

huir del daño mayor. 875
    Si la recibo, me hago
en su huida culpado;
si la vuelvo, habré mostrado
que a ser quien soy satisfago,
    escusaré el desafío, 880
cobraré el perdido honor.


JULIA ¡Oh! ¡Mal haya tanto amor,

mal pagado y mal nacido!
    ¡Desdichada de la triste
que te quiso sin porqué! 885


[MANFREDO] En esos trances se ve

quien su gusto no resiste.
    Pero vámonos a casa,
que, con todo, pienso vella.


JULIA Quizá vendrás a querella. 890



MANFREDO No es mi fuego desa brasa.


 
(Éntrase MANFREDO.)

  

JULIA ¡Ay, crüel, cómo te vas

triunfando de mis despojos!
¿Qué consejo en mis enojos
es, ¡oh Amor!, el que me das? 895
    En gran confusión me veo.
¿Quién me podrá aconsejar?
En fin, habré de acabar
a las manos del deseo.


El laberinto del amor de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III