El laberinto del amor: 087

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada III
Pág. 087 de 107
El laberinto del amor Jornada III Miguel de Cervantes


PORCIA ¿No ves

    que soy tuya y que a ti toca
disponer de mí a tu gusto?


ANASTASIO ¡Alma, ahora sí que es justo

que os vuelva este gusto loca! 460


CORNELIO Déjate desas sandeces;

haz, señor, lo que has de hacer:
que no es tiempo de expender
el tiempo así todas veces.
    Recíbela por esposa; 465
acaba, y vamos de aquí.


ANASTASIO Señora, ¿queréislo ansí?



PORCIA Sí, y me tengo por dichosa.



ANASTASIO Pues dadme esa hermosa mano,

y tomad mi fe y la mía. 470

(Danse las manos.)

  

PORCIA Veisla ahí; que una porfía,

cualquier risco vuelve en llano.


ANASTASIO Ya, pues, que hasta vuestro cielo

levantaste mi caída,
sed, mi señora, servida 475
de alzar dél el negro velo,
    para que las luces bellas
vea cúyos rayos fueron
los que han hecho y deshicieron
las nubes de mis querellas, 480
    y para que, con su llama
alentado el corazón,
de la esperada quistión
se prometa triunfo y fama.


El laberinto del amor de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III