El laberinto del amor: 094

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada III
Pág. 094 de 107
El laberinto del amor Jornada III Miguel de Cervantes


MANFREDO Camina, 665

que me importa quedar solo.


GÜÉSPED Encubierta trae este Apolo

su angélica faz divina.

 
(Vase el GÜÉSPED
y entra JULIA muy bien adrezada de mujer,
cubierta con su manto hasta los ojos,
y pónese de rodillas ante MANFREDO.)

  

JULIA Si no halla en tu valor

disculpa mi atrevimiento, 670
en las disculpas no siento
que la puede haber mejor;
y si no tiempla el rigor
    de tu indignación mi pena,
acabaré esta jornada 675
culpada y desesperada,
como mi suerte lo ordena.


MANFREDO Levanta, señora mía,

que esta tu tamaña culpa
el deseo la disculpa 680
que en tus entrañas se cría:
que de Amor la tiranía
    a peores cosas fuerza,
y sé yo por experiencia
que no hay hacer resistencia 685
a los golpes de su fuerza.
    Pues ya Amor me ha descubierto
tus pasos, tu intento y celo,
descúbreme tú ese cielo
que traes con nubes cubierto; 690
y si lo ignoras, te advierto
    que son seguras verdades
las que la experiencia apura:
que es parte la hermosura
para mudar voluntades. 695


El laberinto del amor de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III