El laberinto del amor: 095

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada III
Pág. 095 de 107
El laberinto del amor Jornada III Miguel de Cervantes


JULIA Harélo, como es razón;

mas, ¡ay de mí!, que barrunto
que ha de llegar en un punto
mi muerte y tu admiración.
No te espante esta visión 700
    ni este nunca visto estilo;
que el amor que en mí se esmera,
de Julia la verdadera
hizo un fingido Camilo.


MANFREDO Gran desenvoltura es ésta, 705

Camilo, y pensando voy
por qué te burlas si estoy
más de luto que de fiesta;
y es cosa muy descompuesta
    burla de tal proceder 710
en tiempo turbado y triste;
y el que de mujer se viste,
mucho tiene de mujer.


JULIA Julia soy la desdichada,

y, entre mi pena crecida, 715
más siento el no ser creída,
que siento el ser mal pagada.
Como no repara en nada
    aquel que llaman Amor,
quiere que sus hechos cante 720
Julia vuelta en estudiante,
que primero fue pastor.
    Soy la que vio Rosamira
en visión ante tus pies;
soy, señor, la que no es 725
en los ojos de tu ira;
soy la que de sí se admira,
    viendo las muchas mudanzas
que Amor en sus trajes pone,
y que en ninguno dispone, 730
el fin de sus esperanzas.


El laberinto del amor de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III