El laberinto del amor: 106

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada III
Pág. 106 de 107
El laberinto del amor Jornada III Miguel de Cervantes


MANFREDO Levanta, pues que ya el Cielo

tus deseos asegura,
gracias a tu hermosura
y a mi siempre honrado celo.
    Anastasio, mira agora 995
con gusto y admiración
que yo nunca fui ladrón
ni de condición traidora.
    Aquésta es Julia, tu hermana,
y ésa, tu prima, cual dice, 1000
con las cuales nunca hice
traición ni fuerza villana.
    Ellas te dirán después
del modo que aquí vinieron;
basta que el fin consiguieron, 1005
y es gusto de su interés.
    Tu industria y el cielo han hecho
que les seamos esposos;
ellos son lances forzosos;
no hay sino hacerles buen pecho. 1010
    Quien se pudiera quejar
de Rosamira era yo;
mas si el Cielo esto ordenó...


ANASTASIO Que paciencia y barajar.



DAGOBERTO ¡Oh hermana mía!



PORCIA ¡Oh mi hermano! 1015



DAGOBERTO ¡Buenos pasos son aquéstos!


PORCIA Nunca pasos descompuestos

ganaron lo que yo gano.


ANASTASIO Más es tiempo de aliviallas

aquéste, que de reñillas. 1020


DUQUE Aquéstas son maravillas

dignas solas de admirallas.


ANASTASIO En fin, mi hermana es tu esposa.



MANFREDO Así es.


El laberinto del amor de Miguel de Cervantes

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III