El libro de Job: Capítulo 11

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


1. Y respondió Zolar, el naamatés, y dijo:

2. ¿Por dicha, muchedumbre de palabras no oirá? ¿Y si varón de labios se justificará?

3. ¿A ti solo mortales enmudecerán, y mofarás, y no escarnecedor?

4. Y dijiste: Luciente habla mía, y puro fui en ojos suyos.

5. Y cierto, ¿quién diese hablar Dios y abrir sus labios contigo?

6. ¿Y hiciese saber a ti secreto de su sabiduría, y que doblado según ley, y entender [que es a ti Dios allende culpa tuya] que eres castigado mucho menos que es tu maldad?

7. ¿Quizá escondrijo de Dios hallarás, si hasta fin de Omnipotente alcanzarás?

8. Más alto que el cielo, ¿qué farás?; más profundo que el infierno, ¿cómo le conocerás?

9. Longura más que tierra medida suya, y anchura allende mar.

10. Si atalare y encerrare y apiñar hiciere, ¿quién le retraerá?

11. Que él conoce mortales de vanidad, y ve maldad, ¿y no atenderá?

12. Que hombre vano se desvanece, y como pollino salvaje hombre nacido.

13. Si tú establecieres corazón tuyo, y desplegares a él palmas tuyas.

14. Si maldad de tus manos la alongares, y no reposare en tu morada iniquidad.

15. Entonces alzarás tus faces sin mancilla, serás firme y no temerás.

16. Y trabajo tuyo olvidarás, como aguas que pasaron te membrarás.

17. Y tu luz de medio día te lucirá a la tarde, y cuando te tuvieres por acabado nacerás como lucero.

18. Confiarás porque hay esperanza, y cavado dormirás confiado.

19. Y reposarás, y no asombrante; y pregarán tus faces muchos.

20. Y ojos de malvados consumirán, y guarida perecerá de ellos, y esperanza suya cuita de alma.

Capitulo XI