El libro de Job: Capítulo 13

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


1. Veis; todo esto vio mi ojo, oyó mi oreja, y lo entendió.

2. Cual saber vuestro sé yo también; no menor yo que vosotros.

3. Mas yo cierto al Omnipotente hablaría, y gustaría de argüir con el Alto.

4. Que cierto, vosotros componedores de mentira, maestros de vanidad vosotros todos.

5. ¡Quién hiciera que callando callárades, y fuera para vosotros sabiduría!

6. Escuchedes, pues, el mi argumento, y a barajas de mis labios dad atención.

7. ¿Por ventura en favor de Dios razonaréis mentira, y por Él razonaréis engaño?

8. ¿Si faces dél levantaréis, y en favor dél haréis juicio?

9. ¿O aplacerále al que nada se le esconde, o será engañado como hombre con vuestras astucias?

10. Arguyendo argüirá a vosotros, porque en escondido sus faces levantáis.

11. ¿Por ventura en conmoviéndose no os asombrara, y espanto suyo no caerá en somo?

12. Memorias vuestras palabras de polvo, alturas de lodo vuestras cervices.

13. Poneos silencio, y hablaré yo todo lo que me viniere a las mientes.

14. ¿Que para qué levantaré carne mía con dientes míos, y pongo mi alma en mis palmas?

15. Veis: matarme ha; en Él esperaré; pero argüiré mis caminos delante dél. Y Él a mí también será salvación: que no delante del malvado.

16. Oíd oidura de mi palabra, y mi razón en vuestras orejas.

17. Si me pusiere en juicio, sé que yo saldré justo.

18. ¿Mas quién barajará conmigo? Venga; que ¿Por qué callaré, y moriré?

19. Pero dos cosas no hagas conmigo; entonces de tu presencia no me esconderé.

20. Tu palma alueña de mí, y fortaleza tuya no me asombre.

21. Hable, y yo responderé; o hablaré, y vuélveme respuesta.

22. Cuántas maldades y pecados, a mí, rebeldías mías y delictos míos házmelos saber.

23. ¿Por qué faces tuyas encubres, y me cuentas como enemigo a Ti?

24. La hoja arrojada quebrantarás; la astilla seca perseguirás.

25. Que escribes amarguras contra mí, y me harás poseedor de vanidades de niñez.

26. Y pondrás cepo a pies míos, y guarda a mis sendas todas, y sobre raíces de mis pies será estatuido.

27. Mas como podredumbre seré consumido, como manto comido de polilla.