El libro de Job: Capítulo 20

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


1. Respondió Sofar, el nahamatés ,y dijo:

2. ¿Por qué pensamientos míos me revuelven, y por qué va y viene en mí mi sentido?

3. Doctrina con que me arguyes oiré, y espíritu entendimiento mío me responderá.

4. ¿Por ventura no sé yo esto de siempre, desde que se puso hombre sobre la tierra?

5. Que cántico de malos de cerca, y alegría de hipócritas hasta momento.

6. Si subiere al cielo su alteza, y su cabeza tocare las nubes.

7. Como estiércol para siempre perecerá: los que le vieron dirán: ¿Adónde él?

8. Como sueño volará, y no le verán; será conmovido como visión de las noches.

9. Ojo que lo vio, no añadirá, y no lo verá más su lugar.

10. A sus hijos ablandará la pobreza, y sus manos retornarán su dolor.

11. Sus huesos son llenos de sus vicios, y con él yacerán sobre el polvo.

12. Si se endulzare en su boca maldad, cubijarla ha debajo su lengua.

13. Endurarla ha, y no la dejará; y contenerla ha en su gargüero.

14. Su pan en sus entrañas se convirtió en fiel de escorpiones, allá bien de dentro.

15. Haber tragó, y gomitólo; el Señor lo desterrará de su vientre.

16. Cabeza de áspide mamará, y matarlo ha lengua de víbora.

17. No verá corrientes ríos, y arroyos de miel y manteca.

18. Pagará lo que hizo, y no será consumido; padecerá conforme a sus muchos embustes.

19. Porque quebrantó y dejó mendigos; casa robó y no la fraguará.

20. Porque no supo pacificarse en su vientre, y en su deseo no alcanzará libertad.

21. No restó de comer, y por tanto no permanecerá su bien.

22. Cuando abondo se rellenare, angustia será a él; toda mano de desventura le acometerá.

23. Sea que se hincha su vientre, enviará en él la ira de su furor, y lloverá su guerra sobre él.

24. Fuirá de arma de fierro; pasarlo ha arco acerado.

25. Desenvainó y sacó de su vaina, y relampagueó en amargura; andarán sobre él miedos.

26. Toda escuridad ascondida para su ascondimiento; comerlo ha fuego no soplado, será quebrantado remanecido en su tienda.

27. Descubrirán cielos su delicto, y tierra se levantará contra él.

28. Será descubierto el pimpollo de su casa, y cortado en el día del furor del Señor.

29. Esta es la parte que de Dios lleva el malo, y la heredad que por su estilo ha de Dios.