El libro de Job: Capítulo 22

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


1. Y respondió Elifaz, el temanés, y dijo:

2. ¿Por ventura el hombre se compara con Dios, por más sabio que sea?

3. ¿Por dicha es gusto en el Abastado que te justifiques? ¿O le es provechoso que perficiones tus carreras?

4. ¿Por caso temiéndole argüirá contigo? ¿O entrará contigo en juicio?

5. De cierto tu malicia grande, y no fin a tus delictos.

6. Sacaste prenda a tus hermanos sin causa, y paños de desnudos feciste desnudar.

7. No diste agua al cansado, y quitaste el pan al hambriento.

8. Y varón de brazo a él la tierra, y honrado de faces mora en ella.

9. Viudas enviaste vacías, y brazos de huérfanos feciste pedazos.

10. Por tanto, lazos en derredor de ti, y de súbito te conturba el espanto.

11. ¿Pensabas no ver nunca tinieblas y no ser cubijado de muchedumbre de aguas?

12. ¿Por ventura Dios no en altura de cielos, y ve cabeza de estrellas que se levantan?

13. Y dijiste: ¿Qué sabe Dios? ¿Y si juzgará por entre espesuras?

14. Nubes en encubrimiento a Él y no ve, y círculo de cielos pasea.

15. ¿Si por dicha camino de mundo seguirás, que pisaron varones de tortura?

16. Que fueron cortados sin hora; río derramado derrocó su cimiento.

17. Que decían a Dios: Apártate de nos y ¿qué podrá hacer a ellos el Abastado?

18. Y Él había henchido su casa de bienes; mas consejo de malos arredrado de mí.

19. Verán justos, y alegrarse han, y inocentes escarnecerán de ellos.

20. ¿Por dicha no fue cortada su erguidez, y su restante tragado de fuego?

21. Conversa agora con Él y séi pacífico, y por ello te vendrá mucho bien.

22. Toma agora ley de su boca, y pon sus dichos en tu corazón.

23. Si te volvieres a Dios, serás fraguado; alejarás tortura de tus tiendas.

24. Y pondrá por tierra pedernal, y por pedernal arroyos de oro.

25. Y será el Poderoso contra tus enemigos, y la plata crecerá en montón para ti.

26. Que entonces te deleitarás; sobre el Abastado serán tus deleites y alzarás tus faces a Dios.

27. Orarás a él, y oírte ha; pagarás tus promesas.

28. Sentenciarás dicho, y afirmarse ha a ti, y sobre tus carreras esclarecerá luz.

29. Cuando se humillaren, dirás [helos en] alteza, y a la caída de ojos salvará.

30. Escapará el inocente, y será escapado por limpieza de tus palmas.