El libro de Job: Capítulo 28

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


1. Que tiene la plata su vena, y lugar el oro [do] fundirán.

2. El hierro del polvo se toma, y piedra desatada con fuego metal.

3. Tiempo puso a tinieblas, y todo fin él considera piedra de escuridad y sombra de muerte.

4. Divide arroyo de peregrino, los que olvidó el pie del mendigo, los descaminados.

5. Tierra de do nacía pan; en lugar dél es deshecha con fuego.

6. Lugar de zafir piedras suyas, y polvos de oro a ella.

7. Senda no la conoció la ave, ni la vio a ella ojo de buitre.

8. No la hollaron hijos de mercader; no pasó leona por ella.

9. A pedernal tendió su mano; trastornó montes de raíz.

10. En riscos hizo salir ríos, y todo lo precioso vio el ojo suyo.

11. Lo profundo de los ríos escudriñó, y lo ascondido sacó a luz.

12. Y sabiduría, ¿dónde será hallada? ¿Y cuál el lugar de entendimiento y saber?

13. Ignora hombre su precio, y no será hallada en tierra de vivos.

14. Abismo dijo: No en mí ella. Y mar dijo: No está conmigo.

15. No se dará oro de Tibar por ella; no se pesará a plata su precio.

16. No se apreciará con colores de India, con zafir o precioso sardonio.

17. No la igualará oro y cristal, ni trueque suyo vasos de oro fino.

18. Lo alto y eminente no será mentado en su comparación; tráese de lueñe el saber.

19. No iguala con ella esmeralda de Etiopía, y tinturas purísimas no se comparan con ella.

20. Y sabiduría, ¿de dónde vendrá? ¿Y cuál es el lugar del entender?

21. Ascondióse ella de los ojos de todo viviente, y a las aves del cielo está oculta.

22. Perdición y muerte dijeron: En orejas nuestras oímos su fama.

23. Dios entiende su carrera, y Él conoce su lugar.

24. Que Él oteará hasta fines de tierra; debajo de todos los cielos verá.

25. Para dar peso a los vientos, y pesará con medida las aguas.

26. Cuando hizo ley a la lluvia, y camino al relampaguear de los truenos.

27. Entonces la vio y la relató; aparejóla, y trájola a luz.

28. Y dijo al hombre: Ves; temor de Dios ésa es sabiduría, y el esquivar lo malo saber.