El libro de Job: Capítulo 31

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


1. Concierto establecí a mis ojos, para no pensar de doncella.

2. Que ¿qué parte tuviera en mí el Señor de arriba? ¿Y qué herencia del Abastado desde las alturas?

3. ¿Por ventura no quebrantó al malo, y ajenamiento a obreros de maldad?

4. ¿Por ventura Él no considera mis carreras y contará mis pasos todos?

5. Si anduve con mentira, y aguijó a engaño pie mío;

6. Péseme en peso de justicia, y sabrá Dios mi perfección.

7. Si desvió mi pie de camino, si en pos mis ojos caminó mi corazón, si se apegó torpeza a mis manos;

8. Sembraré y comerá otro; y mis pimpollos serán desarraigados.

9. Si se dejó llevar corazón mío de mujer, y si puse celada a puerta de mi amigo;

10. Ramera de otro sea mi mujer; y otros en somo de ella se encorven.

11. Que esto, tacañería, y ello maldad grandísima,

12. Que esto, fuego que hasta consumir traga, y todos los frutos desarraiga.

13. Si desdeñé juicio de mi sirviente y de mi sirvienta, cuando ellos pleitearon conmigo;

14. Y ¿qué hiciera cuando se levantare Dios a juicio? Y cuando visitare, ¿qué responderá a Él?

15. ¿Por ventura no hizo a mí quien hizo a él en el vientre y en la madre nos compuso uno mismo?

16. Si negué su deseo a los pobres, si hice esperar a sus ojos de viuda.

17. Y si comí mi bocado a solas, y no comió huérfano dél.

18. (Que de mis niñeces creció conmigo piedad de padre, y del vientre de mi madre salió conmigo.)

19. Si vi perecer sin vestido, y no di cobija al mendigo;

20. Si no me bendijeron sus costillas; si de la tresquiladura de mis ovejas no cobró calor;

21. Si levanté contra huérfano mano mía, por verme superior en la puerta;

22. Mi lado caiga de su hombro, y mi brazo quebrado sea por su canilla.

23. Que siempre temí a Dios, como olas hinchadas sobre mí, y su peso soportar no podré.

24. Si puse oro fortaleza mía, y al oro de Tibar dije: Mi fiucia;

25. Si me regocijé por muchedumbre de mis haberes, y porque mucho hallaron mis manos;

26. Si miré al sol cuando resplandecía, si a la luna que caminaba con claridad;

27. Y se alegró en ascondido mi corazón, y besó a mi mano mi boca.

28. (Que también esta maldad grandísima, y negamiento de Dios altísimo.)

29. Si me gocé de caída de mi aborreciente, y me regocijé de que el mal le hallase;

30. Ni di mi paladar a pecar, deseando con maldiciones su ánima;

31. Si no dijeron varones de mi tabernáculo: ¿Quién dará sus carnes dél para hartarnos?

32. Peregrino no quedó fuera; mi puerta abierta a viandante;

33. Si encubrí como hombre pecados míos, y ascondí en mi seno mi maldad;

34. Si me asombré a gran muchedumbre, y me espantó desprecio doméstico, sino antes callé, ni salí de mi puerta.

35. ¿Quién me dará oyente, que mi deseo oiga el Poderoso, y escriba libro el mismo que juzga?

36. Traerlo he sobre mi hombro, y rodearlo he como guirnalda.

37. Por todos mis pasos lo pronunciaré, y como a príncipe le ofreceré.

38. Si contra mí mi tierra vocea, y con ella lloran sus sulcos;

39. Si comí su fruto sin dinero, y afligí ánima de sus labradores;

40. Por trigo me nazcan abrojos, y espinas por cebada. Acabáronse las palabras de Job.