El libro de Job: Capítulo 39

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


1. ¿Por aventura cazarás presa a la leona, y la vida de sus cachorros hartarás,

2. Cuando reposan en sus cuevas, y están acechando en sus escondrijos?

3. ¿Quién apareja al cuervo su manjar, cuando sus pollos vocean a Dios, vagueando por fallar comida?

4. ¿Por ventura conociste el parto de la cabra montesa en la peña; o consideraste las siervas que paren?

5. ¿Contaste los meses de su preñez, y supiste los tiempos de su parir?

6. Encórvanse a su parto, y paren, y echan bramidos.

7. Apartados son sus hijos, y vanse a los pastos; salen y no vuelven a ellas.

8. ¿Quién envió libre al asno salvaje?; y sus ataduras, ¿quién las soltó?

9. A quien puse desiertos casa suya, y tabernáculos dél salitrosa.

10. Escarnecerá muchedumbre de ciudad; vocerío de cobrador no oirá.

11. Otea montes de su pasto, y después busca todo lo verde.

12. ¿Por dicha querrá rinoceronte servir a ti, o hará noche sobre pesebre tuyo?

13. ¿Por ventura ligarás al rinoceronte para el sulco con tu coyunda? ¿O romperá las tierras de los valles en pos de ti?

14. ¿Por dicha fiarás en él, porque mucha su fortaleza y encomendarásle a él tus trabajos?

15. ¿Por dicha confiarás dél, que te volverá lo que sembraste, y que allegará tu era?

16. Pluma de avestruz semejante a la del herodio y gavilán.

17. Cuando deja en la tierra sus huevos y sobre el polvo, ¿calentarlos has?

18. Y olvídase que pie los desparza, y que bestia del campo los patee.

19. Endurécese para sus hijos, no suyos; en vano trabajó sin forzarla temor.

20. Que olvidóla Dios de sabiduría, y no le repartió a ella entendimiento.

21. Al tiempo que ensalza sus alas escarnecerá del caballo y del caballero.

22. ¿Por dicha darás al caballo valentía? ¿Por dicha ceñirás su pescuezo de relincho?

23. ¿Por dicha levantarlo has como langosta? Hermosura de su nariz espanto.

24. La tierra cava con el pie, arremete con brío; saldrá a los armados al encuentro.

25. Desprecia el temor, y no se espanta, ni se retrae de la espada.

26. Sobre él sonará el carcax; hierro de lanza y escudo.

27. Hervoroso y furibundo sobre la tierra, y no estima que voz de bocina.

28. Cuando oye la trompa dice: ¡Ha!, ¡ha!, y de lueñe huele la batalla, el ruido de los capitanes y el estruendo de los soldados.

29. ¿Por dicha por tu saber toma plumas el gavilán, y extiende sus alas al ábrego?

30. ¿Por ventura a tu mandamiento se ensalzará el águila, y pondrá en las cumbres su nido?

31. En breñas morará; en el pico tajado se asentará; en los riscos no accesibles.

32. Desde allí otea el manjar, y de lueñe sus ojos miran.

33. Sus pollos lamen sangre, y donde cuerpo muerto luego ella allí.

34. Y añadió el Señor, y habló a Job:

35. ¿Por dicha quien baraja con Dios calla tan presto? Y quien arguye a Dios, responda.

36. Y respondió Job al Señor, y dijo:

37. Hable livianamente. ¿Qué podré responder? Pondré mi mano sobre mi boca.

38. Una hablé, que ojalá no hablara, y otra a que no añadiré.