El mágico prodigioso Jornada 1: 1

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 1 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


Salen CIPRIANO, vestido de estudiante, y CLARÍN y MOSCÓN, de gorrones, con unos libros

CIPRIANO:

               En la amena soledad
               de aquesta apacible estancia,
               bellísimo laberinto
               de flores, rosas y plantas,
               podéis dejarme, dejando
               conmigo--que ellos me bastan
               por compañía--los libros
               que os mandé sacar de casa;
               que yo, en tanto que Antioquía
               celebra con fiestas tantas
               la fábrica de ese templo
               que hoy a Júpiter consagra,
               y su traslación, llevando
               públicamente su estatua
               adonde con más decoro
               y honor esté colocada,
               huyendo del gran bullicio
               que hay en sus calles y plazas,
               pasar estudiando quiero
               la edad que al día le falta.
               Idos los dos a Antioquía,
               gozad de sus fiestas varias,
               y volved por mí a este sitio
               cuando el sol cayendo vaya
               a sepultarse en las ondas,
               que entre oscuras nubes pardas
               al gran cadáver de oro
               son monumentos de plata.
               Aquí me hallaréis.

MOSCÓN:

               No, puedo,
               aunque tengo mucha gana
               de ver las fiestas, dejar
               de decir, antes que vaya
               a verlas, señor, siquiera
               cuatro o cinco mil palabras.
               ¿Es posible que en un día
               de tanto gusto, de tanta
               festividad y contento,
               con cuatro libros te salgas
               al campo solo, volviendo
               a su aplauso las espaldas?

CLARÍN:

               Hace mi señor muy bien;
               que no hay cosa más cansada
               que un día de procesión
               entre cofadres y danzas.

MOSCÓN:

               En fin, Clarín, y en principio,
               viviendo con arte y maña,
               eres un temporalazo
               lisonjero, pues alabas
               lo que hace, y nunca dices
               lo que sientes.

CLARÍN:

               Tú te engañas,
               que es el mentís más cortés
               que se dice cara a cara;
               que yo digo lo que siento.

CIPRIANO:

               Ya basta, Moscón; ya basta,
               Clarín. Que siempre los dos
               habéis con vuestra ignorancia
               de estar porfiando, y tomando
               uno de otro la contraria.
               Idos de aquí, y, como digo,
               volved aquí cuando caiga
               la noche, envolviendo en sombras
               esta fábrica gallarda
               del universo.