El mágico prodigioso Jornada 1: 11

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 11 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


CIPRIANO:

               Que me oigáis. Yo seré breve.

                  Hermosísima Justina,
               en quien hoy ostenta ufana
               la naturaleza humana
               tantas señas de divina:
               vuestra quietud determina
               hallar mi deseo este día;
               pero ved que es tiranía,
               como el efeto lo muestra,
               que os dé yo la quietud vuestra,
               y vos me quitéis la mía.
                  Lelio, de su amor movido...
               (¡No vi amor más disculpado!) Aparte
               ...Floro, de su amor llevado...
               (¡No vi error más permitido!) Aparte
               ...el uno y otro han querido
               por vos matarse los dos;
               por vos lo he estorbado--¡ay Dios!--
               pero ved que es error fuerte
               que yo quite a otros la muerte
               para que me la deis vos.
                  Por excusar el que hubiera
               escándalo en el lugar,
               de su parte os vengo a hablar,
               (¡oh nunca a hablaros viniera!) Aparte
               porque vuestra elección fuera
               árbitro de sus recelos
               y jüez de sus desvelos;
               pero ved que es gran rigor
               que yo componga su amor
               y vos dispongáis mis celos.
                  Hablaros, pues, ofrecí,
               señora, para que vos
               escogierais de los dos
               cuál queréis...(¡infeliz fui!) Aparte
               que a vuestro padre...(¡ay de mí!) Aparte
               os pida. Aquesto pretendo;
               pero ved... (¡yo estoy muriendo!) Aparte
               que es injusto...(¡estoy temblando!) Aparte
               ...que esté por ellos hablando
               y que esté por mí sintiendo.

JUSTINA:

               De tal manera he extrañado
               vuestra vil proposición
               que el discurso y la razón
               en un punto me han faltado.
               Ni a Floro ocasión he dado,
               ni a Lelio, para que así
               vos os atreváis aquí:
               y bien pudiérades vos
               escarmentar en los dos
               del rigor que vive en mí.

CIPRIANO:

               Si yo, por haber querido
               vos a alguno, pretendiera
               vuestro favor, mi amor fuera
               necio, infame y mal nacido.
               Antes por haber vos sido
               firme roca a tantos mares,
               os quiero, y en los pesares
               no escarmiento de los dos;
               que yo no quiero que vos
               me queráis por ejemplares.
                  ¿Qué diré a Lelio?

JUSTINA:

               Que crea
               los costosos desengaños
               de un amor de tantos años.

CIPRIANO:

               ¿Y a Floro?

JUSTINA:

               Que no me vea.

CIPRIANO:

               ¿Y a mí?

JUSTINA:

               Que osado no sea
               vuestro amor.

CIPRIANO:

               ¿Cómo, si es dios?

JUSTINA:

               ¿Será más dios para vos
               que para los dos lo ha sido?

CIPRIANO:

               Sí.

JUSTINA:

               Pues ya yo he respondido
               a Lelio, a Floro y a vos.

Vanse CIPRIANO y JUSTINA, cada uno por su puerta



El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera