El mágico prodigioso Jornada 1: 12

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 12 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


CLARÍN:

               Señora Livia.

MOSCÓN:

               Señora Livia.

CLARÍN:

               Aquí estamos los dos.

LIVIA:

               Pues ¿qué queréis vos? Y vos
               ¿qué queréis?

CLARÍN:

               Que usted ahora,
               por si por dicha lo ignora,
               sepa que bien la queremos.
               Para matarnos nos vemos;
               pero atentos a no dar
               escándalo en el lugar,
               que uno escoja pretendemos.

LIVIA:

               Es tan grande el sentimiento
               de que así me hayáis hablado
               que mi dolor me ha dejado
               sin razón ni entendimiento.
               ¡Qué uno escoja! ¿Hay sufrimiento
               en lance tan importuno?
               ¡Uno yo! ¿Pues oportuno
               no es para tener--¡ay Dios!--
               este ingenio a un tiempo dos?
               ¿Qué queréis que escoja uno?

CLARÍN:

               ¿Dos a un tiempo, cómo quieres?
               ¿No te embarazarán dos?

LIVIA:

               No, que de dos en dos los
               digerimos las mujeres.

MOSCÓN:

               ¿De qué suerte te prefieres
               a eso?

LIVIA:

              ¡Qué necia porfía!
               Queriéndós la lealtad mía

MOSCÓN:

               ¿Cómo?

LIVIA:

               Alternative.

CLARÍN:

               Pues
               ¿qué es alternative?

LIVIA:

               Es
               querer a cada uno un día.

Vase LIVIA

MOSCÓN:

               Pues yo escojo este primero.

CLARÍN:

               Mayor será el de mañana;
               yo le doy de buena gana.

MOSCÓN:

               Livia, en fin, por quien yo muero,
               hoy me quiere y hoy la quiero.
               Bien es que tal dicha goce.

CLARÍN:

               Oye usted, ya me conoce.

MOSCÓN:

               ¿Por qué lo dice? Concluya.

CLARÍN:

               Porque sepa que no es suya,
               en dando que den las doce.

Vanse MOSCÓN y CLARÍN. Salen FLORO: y LELIO, de noche, cada uno por su puerta


El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera