El mágico prodigioso Jornada 1: 14

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 14 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


LELIO:

               ¡Bueno es eso,
               querer deslumbrar ahora
               la luz de mis sentimientos,
               atribuyéndome a mí
               delito que sólo es vuestro!
               Quién sois tengo de saber,
               y dar muerte a quien me ha muerto
               de celos, saliendo ahora
               por ese balcón.

FLORO:

               ¡Qué necio
               recato, encubrirse cuando
               está el amor descubierto!

LELIO:

               En vano la lengua apura
               lo que mejor el acero
               hará.

FLORO:

               Con él os respondo.

LELIO:

               Quién ha sido, saber tengo,
               hoy el admitido amante
               de Justina.

FLORO:

               Ése es mi intento.
               Moriré, o sabré quién sois.

Salen CIPRIANO, MOSCÓN y CLARÍN

CIPRIANO:

               Caballeros, deteneos,
               si a aquesto puede obligaros
               haber llegado a este tiempo.

FLORO:

               Nada me puede obligar
               a que deje el fin que intento.

CIPRIANO:

               ¿Floro?

FLORO:

               Sí, que con la espada
               en la mano, nunca niego
               mi nombre.

CIPRIANO:

               A tu lado estoy;
               muera quien te ofende.

LELIO:

               Menos
               que temer me daréis todos
               que él me daba solo.

CIPRIANO:

               ¿Lelio?

LELIO:

               Sí.

A FLORO

CIPRIANO:

               Ya no estoy a tu lado,
               porque es fuerza estar en medio.
               ¿Qué es esto? ¡En un día dos veces
               he de hallarme a componeros!

LELIO:

               Ésta la última será,
               porque ya estamos compuestos;
               que con haber conocido
               quién es de Justina dueño,
               no le queda a mi esperanza
               ni aun el menor pensamiento.
               Si no has hablado a Justina,
               que no la hables te ruego
               de parte de mis agravios
               y mis desdichas, habiendo
               visto que Floro merece
               sus favores en secreto.
               De ese balcón ha bajado
               de gozar el bien que pierdo;
               y no es mi amor tan infame
               que haya de querer, atento
               a celos averiguados,
               con desengaños tan ciertos.

Vase LELIO


El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera