El mágico prodigioso Jornada 1: 15

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 15 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


FLORO:

               Espera.

CIPRIANO:

               No has de seguirle...
               (De haberle oído estoy muerto) Aparte
               que si es él el que ha perdido
               ...lo que has ganado, y dispuesto
               a olvidar está, no es bien
               apurar su sufrimiento.

FLORO:

               Tú y él apuráis el mío
               con estas cosas a un tiempo;
               y así a Justina no hables
               por mí; que aunque yo pretendo
               a costa de mis agravios
               vengarme de sus desprecios,
               ya la esperanza de ser
               suyo cesó, porque creo
               que no es noble el que porfía
               sobre averiguados celos.

Vase FLORO

CIPRIANO:

               (¿Qué es esto, cielos? ¿Qué escucho?
               ¿El uno del otro a un tiempo
               unos mismos celos tienen,
               y yo de uno y otro los tengo?
               Los dos sin duda padecen
               algún engaño, y yo tengo
               que agradecerle, pues ya
               los dos desisten en esto
               de su pretensión. Desdichas,
               aunque haya sido consuelo
               este discurso, buscado
               de mis ansias, le agradezco.)
               Moscón, prevenme mañana
               galas; Clarín, tráeme luego
               espada y plumas; que amor
               se regala en el objeto
               airoso y lucido; y ya
               ni libros ni estudios quiero,
               porque digan que es amor
               homicida del ingenio.

Vanse todos

FIN DE LA PRIMERA JORNADA


El mágico prodigioso
Jornada primera - Jornada segunda - Jornada tercera