El mágico prodigioso Jornada 1: 2

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 2 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


MOSCÓN:

               ¿Qué va,
               que, aunque defendido hayas
               que es bueno no ver las fiestas,
               que vas a verlas?

CLARÍN:

               Es clara
               consecuencia. Nadie hace
               lo que aconseja que hagan
               los otros.

MOSCÓN:

               (Por ver a Livia, (Aparte)
               vestirme quisiera de alas.)

Vase MOSCÓN

CLARÍN:

               (Aunque, si digo verdad, (Aparte)
               Livia es la que me arrebata
               los sentidos. Pues ya tienes
               más de la mitad andada
               del camino, llega, Livia,
               al "na," y sé, Livia, liviana.)

Vase CLARÍN

CIPRIANO:

               Ya estoy solo, ya podré,
               si tanto mi ingenio alcanza,
               estudiar esta cuestión
               que me trae suspensa el alma
               desde que en Plinio leí
               con misteriosas palabras
               la difinición de Dios.
               Porque mi ingenio no halla
               este Dios en quien convengan
               misterios ni señas tantas,
               esta verdad escondida
               he de apurar.

Pónese a leer. Sale el DEMONIO, de galán, y lee CIPRIANO

DEMONIO:

               (Aunque hagas (Aparte)
               más discursos, Ciprïano,
               no has de llegar a alcanzarla,
               que yo te la esconderé.)

CIPRIANO:

               Ruido siento en estas ramas.
               ¿Quién va? ¿Quién es?

DEMONIO:

               Caballero,
               un forastero es, que anda
               en este monte perdido
               desde toda esta mañana,
               tanto que, rendido ya
               el caballo, en la esmeralda
               que es tapete de estos montes
               a un tiempo pace y descansa.
               A Antioquía es el camino
               a negocios de importancia;
               y apartándome de toda
               la gente que me acompaña,
               divertido en mis cuidados,
               caudal que a ninguno falta,
               perdí el camino y perdí
               criados y camaradas.