El mágico prodigioso Jornada 1: 3

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Pág. 3 de 15
El mágico prodigioso Jornada 1 Pedro Calderón de la Barca


CIPRIANO:

               Mucho me espanto de que
               tan a vista de las altas
               torres de Antioquía, así
               perdido andéis. No hay, de cuantas
               veredas a aqueste monte
               o le línean o le pautan,
               una que a dar en sus muros,
               como en su centro, no vaya.
               por cualquiera que toméis
               vais bien.

DEMONIO:

               Ésa es la ignorancia:
               a la vista de las ciencias,
               no saber aprovecharlas.
               Y supuesto que no es bien
               que entre yo en ciudad extraña,
               donde no soy conocido,
               solo y preguntando, hasta
               que la noche venza al día,
               aquí estaré lo que falta;
               que en el traje y en los libros
               que os divierten y acompañan
               juzgo que debéis de ser
               grande estudiante, y el alma
               esta inclinación me lleva
               de los que en estudios tratan.

Siéntase

CIPRIANO:

               ¿Habéis estudiado?

DEMONIO:

               No;
               pero sé lo que me basta
               para no ser ignorante.

CIPRIANO:

               Pues ¿qué ciencia sabéis?

DEMONIO:

               Hartas.

CIPRIANO:

               Aun estudiándose una
               mucho tiempo no se alcanza,
               ¿y vos--¡grande vanidad!--
               sin estudiar sabéis tantas?

DEMONIO:

               Sí, que de una patria
               soy donde las ciencias más altas
               sin estudiarse se saben.

CIPRIANO:

              ¡Oh, quién fuera de esa patria!
               Que acá mientras más se estudia,
               más se ignora.

DEMONIO:

               Verdad tanta
               es ésta que sin estudios
               tuve tan grande arrogancia
               que a la cátedra de prima
               me opuse, y pensé llevarla,
               porque tuve muchos votos;
               y, aunque la perdí, me basta
               haberlo intentado; que hay
               pérdidas con alabanza.
               Si no lo queréis creer,
               decid qué estudiáis, y vaya
               de argumento; que aunque no
               sé la opinión que os agrada,
               y ella sea la segura,
               yo tomaré la contraria.

CIPRIANO:

               Mucho me huelgo de que
               a eso vuestro ingenio salga.
               Un lugar de Plinio es
               el que me trae con mil ansias
               de entenderle, por saber quién
               es el dios de quien habla.

DEMONIO:

               Ése es un lugar que dice
               --bien me acuerdo--estas palabras,
               "Díos es una bondad suma,
               una esencia, una sustancia;
               todo vista y todo manos."

CIPRIANO:

               Es verdad.

DEMONIO:

               ¿Qué repugnancia
               halláis en esto?

CIPRIANO:

               No hallar
               el dios de quien Plinio trata;
               que si ha de ser bondad suma,
               aun a Júpiter le falta
               suma bondad, pues le vemos
               que es pecaminoso en tantas
               ocasiones: Dánae hable
               rendida, Europa robada.
               Pues ¿cómo en suma bondad,
               cuyas acciones sagradas
               habían de ser divinas,
               caben pasiones humanas?

DEMONIO:

               Ésas son falsas historias
               en que las letras profanas
               con los nombres de los dioses
               entendieron disfrazada
               la moral filosofía.